+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA EVOLUCIÓN DEL TIEMPO

La punta de la crecida llega esta noche a Zaragoza con 1.500 m3

La riada, que es de carácter ordinario, ha inundado 700 hectáreas en Novillas. La urbanización Torre de Urzaiz se ha desalojado como medida de precaución

 

El agua empieza a inundar el camino asfaltado que corre paralelo al Ebro junto al puente de La Almozara. - ángel de castro

Un aficionado a la bici de montaña, ayer, junto a un puente de madera que da acceso a los galachos de Juslibol. - ángel de castro

F. V.
27/01/2019

Más fotos

Crecida del Ebro en Zaragoza.

Ver galería completa

Crecida del Ebro en Zaragoza.

Ver galería completa

Crecida del Ebro en Zaragoza.

Ver galería completa

La punta de la crecida del Ebro se aproxima a Zaragoza, por donde está previsto que empiece a pasar a última hora de hoy o en la madrugada del lunes, con un caudal situado entre 1.500 y 1.700 metros cúbicos, según las predicciones de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

De momento, y como medida de carácter preventivo, ayer se procedió al desalojo de la urbanización Torre de Urzaiz, aguas abajo de la capital aragonesa, pues es uno de los primeros lugares que se inundan cada vez que aumenta de forma notable el nivel del agua. Además, se cerró el paso de vehículos al galacho de Juslibol, ya que el agua ha inundado algunos caminos.

A primeras horas de la tarde de ayer se alcanzó el máximo nivel del río en el término de Castejón de Navarra, con un total de 1.850 metros cúbicos por segundo. Y en la primera localidad de Aragón, Novillas, la crecida experimentada estos días, que ha elevado la altura del agua a siete metros, produjo la inundación de unas 700 hectáreas de tierras agrícolas en la zona inundable, según explicó su alcalde, José Ayesa.

«Esperamos que la punta de la avenida llegue aquí en la madrugada», añadió el regidor, que subrayó que los diques y motas que protegen las calles del pueblo han sido reforzados y no se teme que el agua pueda penetrar en el casco urbano.

Sin embargo, Ayesa comentó la necesidad de mejorar también las defensas en las zonas de cultivos y pidió que se lleve a cabo una limpieza profunda del cauce, en particular de los bancos de arena y la vegetación.

Ganaderos de esa parte de la Ribera Alta manifestaron ayer su inquietud ante la próxima llegada de la cresta de la riada, que pese a tener carácter ordinario, según la CHE, puede suponer la evacuación de las granjas de ganado situadas en las proximidades del cauce o en zonas que han quedado anegadas en anteriores episodios de crecida del Ebro.

Paralelamente, la avenida ha ido perdiendo fuerza debido al rápido descenso del nivel en los afluentes del Ebro situados entre Cantabria y Navarra. No obstante, como se esperan nuevas precipitaciones en distintos puntos de la cuenca, no se descartan otras puntas, si bien con un caudal ya muy inferior a las registradas.

Con todo, la Confederación Hidrográfica del Ebro avisó ayer de que las predicciones pueden cambiar con el paso de las horas, en función de múltiples variables, por lo que recomendó permanecer atentos a las actualizaciones de sus boletines de predicción.

La Agencia Estatal de Meteorología anuncia para hoy intervalos nubosos, más abundantes en zonas de montaña, nevadas en el Pirineo que serán más intensas por la tarde, y rachas muy fuertes de viento del oeste y noroeste por la tarde.