+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Reflexiones acerca de la marca España

 

Juan Bolea Juan Bolea
31/01/2018

Escuchaba la otra noche en TVE al alto comisionado para la marca España, Carlos Espinosa de los Monteros --a quien el presentador llamaba muy respetuosamente don Carlos--, hablando de la difusión y el prestigio de nuestro país en el mundo.

Según Espinosa de los Monteros, ---perdón, don Carlos--, hay solo en el mundo tres países en los que España no es especialmente querida.

«El primero es Venezuela, por razones coyunturales y obvias. El segundo, donde también sufrimos una campaña en permanente contra, es Bolivia. Y el tercero... el tercero es España».

Una vez emitido tan asombroso aserto, y obtenido de los tertulianos la correspondiente y sorpresiva reacción, Espinosa se puso a defender que el español es el más crítico con su país. Que somos nuestros peores enemigos (junto con bolivianos y venezolanos). Que, mientras el inglés, el francés, el italiano, vienen a visitarnos encantados con nuestros atractivos, nosotros ni siquiera reparamos en ellos, negándonos, ya no a apreciar o a ponderar, sino a ver, a contemplar nuestras realidades y ventajas.

Lo siento por el alto comisionado, pero no puedo estar más en desacuerdo.

Lo estoy porque no conozco un solo español que diga qué feos son estos paisajes, qué horribles son nuestras iglesias, qué aburridos nuestros museos, qué sucias nuestras costas, qué asquerosa nuestra comida o qué ridícula es nuestra manera de hablar, bailar o comportarse en familia. En cambio, todos dicen: qué mala es nuestra clase dirigente.

Discrepo asimismo en la manera en que Espinosa está gestionando la marca España.

Un reclamo que, con los resultados en la mano, solo beneficia a las grandes empresas y corporaciones que en el mundo hispano son, y que tienen intereses en numerosos países. Petroleras, gasísticas, entidades bancarias y financieras... para ellos, la marca abre puertas.

No tanto, amigo don Carlos, para la cultura.

En este capítulo, programas serios, más allá de exportar grupitos folclóricos, no hay apenas. En la cultura viva, entre las comunidades de artistas, escritores, músicos, la marca es tan desconocida como una nueva promesa de El Dorado.

Y del Cervantes, mejor no hablemos los que hablamos bien de España.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
3 Comentarios
03

Por manuel garcía gracia 18:34 - 31.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La ingente cantidad de extraordinarios escritores, poetas, músicos y gente de la cultura de la que España puede presumir, solo puede ser ignorada por quienes la cultura no es importante en su escala de valores. También, porque no decirlo, la lista de buenos políticos podría ser interminable el nombrarlos a todos. Esa es la verdadera “marca” España y no, como dice muy acertadamente el periodista, la que nos quieren vender.

02

Por Raimon 11:27 - 31.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

hOLA jUAN ES MÚ MALA LA GENTE DE POR AQUI,...QUE DECIR DE LA DE POR ALLA EN EL NOROESTE, QUE TODO LO TRABUCAN, SON TRILEROS DE COJONES LOS DE LA BARRETINA, SALUD ESCRITOR.

01

Por Esloquehay 10:47 - 31.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Amigo Bolea, es que lo que no nos gusta de España son los demás españoles. No nosotros mismos, con quiénes estamos encantados y cada uno se da la razón a sí mismo, sino con los vecinos, que siempre trabajan mal, hablan peor, no reflexionan ni saben dónde viven ni ven la realidad con nuestra claridad. Con tal embriaguez en la política, la cultura, en cada parcela donde anide nuestro cainismo... Como no vamos a condenar a nuestro país si renegamos de nosotros como nación en cuanto el vecino no atiende servilmente a nuestras verdades. Humildad... pecado mortal entre los hidalgos antes, entre los youtubers de pacotilla de ahora.