+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

las reacciones

El riesgo de la indiferencia

Los voluntarios de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) que ayer salieron a la calle en Zaragoza y Huesca a pedir donativos lamentan que se cuestione a organizaciones asentadas

 

Mesa de donaciones instalada por la Asociación Española Contra el Cáncer junto a la sede de la Policía Nacional en Zaragoza, ayer. - JAIME GALINDO

EL PERIÓDICO
07/06/2019

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) sacó ayer a la calle en Zaragoza y en Huesca un centenar de mesas para celebrar su cuestación anual. Los voluntarios se afanaron con sus huchas y pegatinas en difundir la campaña #1MinutoContraElCancer que tanto en las redes sociales como en los lugares más concurridos de las capitales busca concienciar de la necesidad de ayudar a las personas que sufren esta patología. Pero, por culpa de la red fraudulenta que se ha destapado esta semana, lo que en otras ocasiones era entusiasmo se ha transformado en indiferencia entre algunos ciudadanos. Por eso piden a las autoridades que tomen medidas para que algo así no se pueda volver a repetir.

«Notamos a la gente más ausente de lo habitual», lamentó la voluntaria Elena Somoano en el paseo de la Independencia de la capital aragonesa. Pese a todo, el desánimo no cunde y en las huchas la recaudación no ha descendido de forma evidente. Las previsiones estiman que podrían cerrar la jornada con unos aportes voluntarios en torno a los 100.000 euros solo en Zaragoza. «El dinero no es lo más importante, pues muchas personas vienen ha hablar con nosotros para que les expliquemos la labor que realiza la asociación, eso es lo más gratificante», explica.

Respecto a la polvareda levantada por el fraude de Linceci, considera que las autoridades deberían tener más cuidado a la hora de tratar con este tipo de entidades advenedizas y apostar por marcas reconocidas que han demostrado su voluntad solidaria. Además, creen que la ciudadanía debería ser menos crédula para no dar pábulo a estafas. «Mucha gente viene a darnos una donación de buena fe, pero piensan que somos la Cruz Roja, por eso se pueden producir este tipo de engaños», asegura.

PREVENCIÓN

La AECC ha indicado que en 2018 recaudó en la cuestación en España cerca de seis millones de euros, que han permitido a la asociación que 1.770.919 personas se hayan beneficiado de los programas cuyo fin es prevenir y también atender a casi 500.000 pacientes y familiares. Por otro lado, también destinan fondos a 334 proyectos de investigación.

«La labor de esta asociación está más que reconocida, como saben los enfermos y los familiares, pues la investigación avanza y mejora año tra año», explica el voluntario Victor Peribáñez en la plaza de España de Zaragoza.

La gente sigue siendo generosa, pero todos son conscientes de que se producen estafas. «No sabemos con claridad lo que ha pasado, por eso se tiene que investigar a fondo y poner todo tipo de medidas para que no vuelva a suceder algo parecido», indica.

En este dejarse ver por la calles la Policía Nacional en Zaragoza colaboró con la colocación de una mesa petitoria en la sede del cuerpo en el paseo del María Agustín, así como con huchas en dependencias policiales. En los próximos días el verde de la agrupación también se verá en los centros comerciales y otras zonas concurridas.

Para quienes están afectados por la enfermedad, la AECC dispone de programas de apoyo y acompañamiento que, a través de distintos canales y las 24 horas del día, permiten atender sus necesidades desde el primer momento del diagnóstico y durante todo el proceso de la enfermedad. El presidente de la asociación en Zaragoza, José Luis Ansó, destacó en este sentido que «merece la pena financiar proyectos de investigación, porque sin investigación no hay esperanza ni futuro» para combatir esta enfermedad.

Todos los servicios de la AECC son totalmente gratuitos y se pone a disposición de pacientes y familiares casi mil profesionales y más de 25.000 personas voluntarias en toda España. Y según reconocen, ningún escándalo podrá evitar que mantengan la ilusión en su causa solidaria. «A pesar de todo la gente sigue teniendo una buena respuesta con nosotros, eso se agradece», explican.