+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

COMUNICACIONES EN LA HOYA DE HUESCA

Santa Eulalia fleta una lanzadera para paliar el cierre por obras del puente que conduce al pueblo

Algunos vecinos recurrirán a taxis porque la alternativa es un rodeo de 97 kilómetros que dura una hora y tres cuartos

 

Unos operarios preparan las obras en el puente en la mañana de ayer. - AYTO. DE SANTA EULALIA

F. V.
18/01/2021

El Departamento de Carreteras de la la DGA empieza mañana las obras de mejora y mantenimiento del puente de Santa Eulalia de Gállego, en la Hoya de Huesca, una infraestructura de hierro construida en 1917. Las obras, que renovarán el tablero y sanearán el oxidado armazón, cuestan 94.000 euros y durarán un mes.

Por el ello el Ayuntamiento de Santa Eulalia ha fletado una furgoneta que hará de lanzadera entre el pueblo y el puente, distante dos kilómetros. Este servicio permitirá a los vecinos cruzar el puente a pie (se cerrará por tramos para facilitar su paso) y acceder al aparcamiento abierto al otro lado del río, en donde pueden estacionar sus vehículos. Desde allí se podrán dirigir a Ayerbe, Huesca o Zaragoza tanto para trabajar como para ir al médico o al colegio.

La alternativa, si no se dispone de coche propio o no se desea dejar estacionado a la intemperie, es contratar un taxi de Ayerbe que conduzca al cliente a destino. También se puede dar un rodeo de 97 kilómetros y 1 hora y 49 minutos de duración para  ir a Ayerbe por carreteras secundarias,  pasando por Biel, Erla y Biscarrués.

«Pero ningún vecino vamos a hacer eso», asegura José María, un residente de Santa Eulalia que necesita ir en coche a diario a supuesto de trabajo en Ayerbe. «Bajaremos en la lanzadera al puente y llamaremos a un taxi para que nos espere al otro lado», explica. «No quiero dejar mi coche en el parquin porque por las noches hiela y además va a hacer un tiempo inestable», agrega.

"El puente no se ha cerrado hoy, se hará mañana", indica el alcalde Santa Eulalia, José Antonio  Casaucau. «Han venido a poner la señalización  de obras y a colocar vallas, pero los coches aún pueden seguir pasando», comenta el primer edil. El estacionamiento, precisó, contará con espacio para 20 vehículos.

Décadas de abandono

 Casaucau subrayó que las obras «son muy necesarias». «Hay que tener en cuenta que es un puente centenario y que en esta zona, debido a que, durante décadas, hemos sufrido la amenaza del embalse de Biscarrués, hace años que la Administración dejó de invertir en infraestructuras, ya sean las carreteras o las líneas eléctricas», afirmó.

La lanzadera, que estará al servicio de todos  los vecinos las 24 horas del día, garantizará la movilidad pese a las limitaciones que supondrán los trabajos de conservación en el puente.

Pero algunos de los 70 habitantes de Santa Eulalia, situada a solo ocho kilómetros de Ayerbe, ya se han mudado temporalmente a otras  localidades de la zona para no sufrir los inconvenientes de las obras.  Este es el caso, por ejemplo,  de una mujer embarazada que está a punto de dar a luz y que necesita estar cerca del transporte sanitario por si hiciera falta desplazarse de forma repentina al hospital de Huesca.    

Adelantarse a los problemas

El Ayuntamiento de Santa Eulalia y sus vecinos han hecho todos los preparativos posibles para que el cierre no les coja desprevenidos. De momento, se adelantó la compra de un desfibrilador (que han aprendido a manejar) y los ganaderos han hecho acopio de forraje para el ganado estabulado en sus granjas.

 

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla