+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA JOTA

Sufrir por el fútbol

  •  Lo
  •  

    Amor al deporte Las madres acompañan a diario a sus hijos por el descampado. - Foto:ANGEL DE CASTRO

    Mojados Cuatro chavales, junto al Entrerríos. - Foto:ANGEL DE CASTRO

    C. SORIAC. SORIA 04/04/2004

    La basura se amontona a ambos lados del camino de acceso al campo de fútbol de La Jota y cuando llueve, como ha ocurrido durante toda la semana, los charcos que se forman parecen pequeñas lagunas de las que nunca se sabe a ciencia cierta su profundidad. Es el escenario perfecto para una película de aventuras, en la que los 150 jugadores de la Unión Deportiva de la Jota se convierten en protagonistas cada vez que acuden a entrenar a las instalaciones conocidas como Entrerríos, cedidas gratuitamente por el Real Zaragoza.

    Aunque hace 30 años, cuando se construyó el campo, despertaba la admiración de los entendidos en asuntos futbolísticos, hoy da pena verlo rodeado del más absoluto abandono. "De los postes de luz mal alineados, la mitad no funcionan y los pinos de la entrada amenazan con caerse vencidos por el propio peso de las ramas. Cuando llueve, los chavales se llenan de barro por el camino y a más de uno hemos tenido que empujar porque las ruedas del coche se le habían quedado atascadas", explica el presidente del club, José Esteban.

    La aventura comienza junto al tercer cinturón, donde arranca el camino de acceso al campo. "Los equipos que vienen de fuera nunca nos encuentran porque estamos al otro lado de las vías, en medio del campo y sin ningún tipo de señalización. Hay que cruzar un túnel que en cuanto llueve se inunda con dos palmos de agua y, claro, ven tan cutre el camino de tierra que ni de lejos se imaginan que estamos allí", añade.

    La pasada semana el concejal presidente del distrito del Rabal, el socialista Ricardo Cavero, visitó las instalaciones y reconoció que los accesos son "de vergüenza". Aseguró que va a pedir al Ayuntamiento de Zaragoza que se eche grava al camino, se arregle el alumbrado y se corten las ramas de los pinos. Pequeños parches que servirán hasta que el consistorio construya el nuevo campo de la Azucarera, en Marqués de la Cadena.

    "Sabemos que tiene muchos novios pero nuestras únicas esperanzas se concentran en ese suelo, es el único que hay en el barrio y esperamos que en el pliego de condiciones se prime la cercanía", comentó el presidente del club.

    La Asociación de Vecinos de La Jota les ha mostrado su apoyo. "Entendemos que este equipo mueve a muchísimas familias del barrio y ya que no disponen de campo propio, al menos, deberían contar con unos accesos dignos", dijo la presidenta, Maribel Chamorro.