+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Salud pública.

El THM permitido en España eleva el riesgo de sufrir cáncer de vejiga

Un estudio prueba que a partir de 50 microgramos por litro crecen las posibilidades.La contaminación de los ríos españoles obliga a un exceso de cloro, según expertos.

 

Kogevinas, con su grupo de investigación. - Foto:SERVICIO ESPECIAL

C. PUYODC. PUYOD 26/08/2007

Una mayor exposición a los Trihalometanos (THM) en el agua de boca va ligada a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de vejiga. Esta es la principal conclusión obtenida por el mayor estudio epidemiológico realizado en España y en Europa hasta el momento y que ha sido publicado este año por la Revista Americana de Epidemiología, la más acreditada y prestigiosa en este sector.

"A partir de 50 microgramos de THM por litro existe más probabilidad de desarrollar esta patología oncológica, unos niveles que están todavía muy lejos de los que permite la legislación española, de 150, e incluso de los que marca la UE de 100, y que se aplicarán en España a partir de 2009", asegura Manolis Kogevinas, coordinador de dicho estudio epidemiológico, y codirector del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona. "Por supuesto, los principales factores que favorecen el cáncer de vejiga son el alto nivel de tabaquismo en España, sobre todo por uso de tabaco negro, los contactos laborales con agentes químicos y también la exposición al agua. Precisamente, España es el país con mayor incidencia de cáncer de vejiga de Europa, por todos esos factores, pero también porque la calidad de nuestras aguas es mala debido a la contaminación de nuestros ríos".

Esto obliga a las potabilizadoras a un uso excesivo de niveles de cloración --apunta que este tratamiento es a su vez uno de los mayores avances de los últimos años-- para combatir la cantidad de materia orgánica que arrastran las aguas. "Y no solo estamos hablando del agua del grifo que bebemos, sino también las partículas que inhalamos en el agua de la ducha así como las que absorbe nuestra piel en el agua de piscina". En este sentido, recordó que hay municipios en España con niveles muy altos de THM de forma periódica, como por ejemplo, Sabadell, con 150 microgramos de THM por litro, casi siempre. "El agua que tenemos en el Llobregat es increíble y eso exige una alta cloración". En cuanto al agua de Zaragoza, Kogevinas valoró los datos de 103 microgramos de THM que ofrecía zaragoza en un muestreo nacional publicado por Interviú. No obstante, los niveles medios proporcionados esta semana desde la potabilizadora rondas entre los 60 y 70, aunque se reconocía que en ocasiones se alcanzan picos, como el de 103, o de 136, en ocasiones relacionado con altas temperaturas. "No ocurre nada porque un día el agua tenga un pico de THM porque son cantidades bajísimas, lo preocupantes es que esto sea periódico. En cualquier caso deberíamos aprender de Holanda o Alemania, con niveles de 20, y con ríos muy limpios".

Manolis Kogevinas, griego afincado en España, es médico epidemiólogo y trabaja en el CREAL y en el Instituto Municipal de Investigaciones Medicas (IMIM) de Barcelona. El grupo de investigadores que dirige ha publicado los resultados del estudio comparativo realizado entre 1998 y 2001 entre 1.200 enfermos de cáncer de vejiga, procedentes de 18 hospitales españoles, en concreto de Cataluña, Asturias, Valencia y Tenerife-- y un grupo de 1.200 personas sanas.

El estudio comparó las diferencias entre una alta y una baja exposición a los THM, dado que en España prácticamente todo el mundo está expuesto a este tipo de sustancias, salvo en puntos de alta montaña.