+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Margen Izquierda.

La última romería

La peregrinación a la érmita de San Gregorio es la única que queda en la ciudad de Zaragoza y es compartida por dos barrios.

 

Baile. El grupo de Dance de la Asociación Royo del Rabal. - FOTO: IRENE PERALTA

Bien preparados. Un grupo almuerza al lado de la ermita. - FOTO: IRENE PERALTA

O. GÜELLO. GÜELL 09/05/2011

La tradición y la devoción se dieron cita ayer en la romería de San Gregorio, la última peregrinación urbana que queda en Zaragoza. Una mañana primaveral acompañó a los cientos de personas que se acercaron a pasar la mañana a la ermita de San Gregorio, actualmente situada en terreno militar, y a la que solo puede acceder el público en general este día del año.

A pesar del buen tiempo, la afluencia de público a este acto, organizado conjuntamente por los barrios de San Gregorio y Arrabal, fue ligeramente inferior a otros años. Un autobús de TUZSA y dos furgonetas de la Asociación de Vecinos de Arrabal facilitaron la llegada.

Los actos arrancaron con la bendición de términos en la cruz en la que se pide protección para la cosecha, los animales y las personas. A continuación, con el tradicional dance del rabal de la sección de Dance de la Asociación Cultural Royo del Rabal, comenzó el regreso a la ermita.

Tras él se celebró una misa al aire libre, momento en el que los que acuden por tradición comienzan el almuerzo, los devotos lo hacen al acabar el oficio religioso. En el primer grupo se encontraba Francisco Haró, que acudió con algunos amigos. "Vengo casi desde que nací y he dejado a mi familia en casa para poder subir", apuntó.

Ahora, un vecino de San Gregorio guardará el santo hasta que en la romería del 2012 se lo entregue a otro de la Arrabal, y de esta forma continuar la tradición de la custodia y romería compartidas de San Gregorio.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.