+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

test de la verdad

Una unidad pionera de neurociencia forense apoyará la investigación policial en Zaragoza

 

La psicóloga Cristina Andreu ante el director del Instituto de Medicina Legal de Zaragoza, Salvador Baena, explica el funcionamiento de las pruebas P300 y N400, que proporcionan información sobre los datos que permanecen en la memoria del sujeto y que se - Foto: EFE / JAVIER CEBOLLADA

EFE / Zaragoza
16/09/2014

El Instituto de Medicina Legal de Aragón, ubicado en Zaragoza, acogerá en breve una unidad pionera en España de neurociencia forense que se valdrá de las más innovadoras tecnologías para trabajar con imputados y procesados y apoyar así las investigaciones forenses y policiales.

En esta unidad está ubicada la popularmente denominada "máquina de la verdad", un aparato que sirve para realizar la prueba neurofisiológica P-300, a la que se sometió voluntariamente el pasado febrero Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo, para orientar la búsqueda del cadáver de la joven, aún infructuosa.

Ahora, a la prueba P-300, que arroja información sobre los datos que permanecen en la memoria del sujeto, se suma la llamada N-400, que evidencia las discrepancias que surgen en el individuo que se somete a la prueba cuando se le presentan una sucesión de estímulos, han explicado hoy el director del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), Salvador Baena, y la psicóloga Cristina Andreu, quien dirigirá la unidad de neurociencia cuanto ésta se cree.

Probablemente será el exmiembro del Grapo Fernando Silva Sande, condenado por el secuestro del empresario zaragozano Publio Cordón en 1995, el primero en estrenar esta prueba, a la que se someterá de forma voluntaria, primer requisito para realizarla.

Autorizada ya por el juez, aún no se conoce la fecha en la que se realizará esta prueba a Silva Sande, y Baena ha rehusado dar más información al ser un asunto "sub iudice" y sometido a confidencialidad.

A la prueba P-300 también se sometió Antonio Losilla, quien supuestamente mató a su mujer en un pueblo de Zaragoza y escondió su cadáver, pero hasta el momento tampoco han trascendido datos concluyentes sobre el paradero del cuerpo.

Eso no quiere decir, según Baena, que la prueba no sea útil, porque científicamente "hay que valorar otras cosas importantes" que se pueden descubrir al usar esta herramienta.

Con esta prueba N-400 no solo se puede ratificar un hallazgo, algo que correspondería a la memoria, sino también "excluir líneas de investigación", algo que es "casi tan importante como abrirlas", ha apuntado Baena.

Ha reconocido, además, que se ha generado una gran "espectación científica" en torno al uso de la máquina con fines forenses.

El aparato que realiza las pruebas P-300 y N-400 lleva décadas utilizándose con fines clínicos en los hospitales. La novedad es su aplicación, con un método ya validado científicamente, al campo policial y judicial, lo que ha generado mucho interés internacional.

La psicóloga Cristina Andreu, por su parte, ha explicado el funcionamiento de la máquina, que incorpora un gorro con diecinueve electrodos que se le coloca al sujeto en la cabeza.

A éste se le muestran estímulos en la pantalla de un ordenador, en forma de imágenes o texto, que le provocan reacciones medibles en tiempo y longitud de onda, lo que permite a los investigadores, posteriormente, determinar si un recuerdo es verdadero o si algo le resulta incongruente.

Además de para intentar solucionar casos "mediáticos" como los de Marta del Castillo o Publio Cordón, la prueba puede tener otras aplicaciones forenses, como la detección de simulaciones o mentiras por parte de algunos sujetos o la objetivización de diagnósticos médicos cuando éstos deben ser analizados por un juez.

   
2 Comentarios
02

Por poligrafero 19:21 - 16.09.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

digo yo ¿y por qué no llaman a la poligrafísta de la tele, la Conchita de Fuentes?

01

Por lclv 17:39 - 16.09.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aparte que ojala sirva para lo que se desea, tengo que hacer una apreciación. Agapito Iglesias lo citan siempre como empresario soriano y a Publio Cordón como zaragozano. O todos moros o todos cristianos. Los dos nacieron en la provincia de Soria para bien o para mal.