+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El transporte público ferroviario

El uso del Cercanías cae un 18% en solo un año, con 64.000 viajeros menos

Todas las estaciones de la red salvo la de Goya han visto reducida la afluencia de pasajeros. Renfe lo achaca a la crisis y a los cambios que ha experimentado la movilidad en la ciudad

 

Usuarios bajando del Cercanías en la estación zaragozana de Goya. - Foto: EL PERIÓDICO

D. L. G.
01/02/2015

Ni las mejoras en el servicio ni el abaratamiento de precios garantizan un buen resultado en la utilización del transporte público. Así lo refleja al menos el balance de usos que arrojó el Cercanías de Zaragoza en el 2014, en el que perdió un 18% de usuarios en solo un año, con 64.000 viajeros menos que en el 2013.

El pasado ejercicio se cerró con 303.000 pasajeros en este servicio, que conecta Casetas con Miraflores, a pesar de tener en servicio una parada en la intermodal de Delicias y las céntricas del Portillo y, sobre todo, de Goya. El efecto que tuvo el estreno de esta última se ha difuminado y la línea vuelve a la senda del descenso en la utilización y, por tanto, a la de aumentar el déficit por su explotación.

De hecho, todas las estaciones (en realidad solo hay seis) salvo la de Goya han experimentado un descenso en el número de personas que suben y bajan en ellas. Incluso la de Utebo, que se mantiene como la más utilizada de la línea, lo sufrió. Los 121.060 pasajeros que subieron en el 2013 fueron 111.300 el año pasado, aunque ha aumentado el de los que bajan en ella, con 87.300 por los 75.115 de hace un ejercicio.

 

SUBE GOYA

Una tendencia inversamente proporcional a la experimentada por la estación de Goya, que ha visto cómo los 59.696 que subían al Cercanías en ella y los 58.743 que bajaban hace dos años, durante el 2014 acabaron siendo 83.400 y 86.200, respectivamente. La centralidad y la posibilidad de enlazar con el tranvía le hace ganar más adeptos, aunque la estadística general demuestra que no anima a que haya más gente que apueste por la línea, simplemente cambian los desplazamientos de la que ya la usaba en los años anteriores.

Y esto se refleja en que para que unas estaciones aumenten sus registros otras los ven reducidos. Y de qué manera. Los que bajan en Miraflores, por ejemplo, fueron 22.500 el año pasado, casi la mitad de los que lo hacían en el 2013, un total de 40.094. Pero es que si antes subían 21.481, en el 2014 ya fueron 16.500, 5.000 menos y unas 45 de media diaria para 80 circulaciones.

La del Portillo se antoja como la que más ha padecido el efecto de Goya, ya que los 47.685 que subían al Cercanías en ella se han convertido en 27.300, y los 64.497 que bajaban, ahora son 28.800. Menos incluso que en la de Casetas, alejada del casco urbano y tradicionalmente una de las menos usadas por los zaragozanos. En este caso, los 48.489 que se apeaban en su andén en el 2013 ahora son 34.100, y los 68.185 que accedían allí al tren, ahora son únicamente 24.400 viajeros.

Por último, la parada de la estación intermodal de Delicias solo ha sufrido cambios en cuanto a las personas que llegan hasta ella en Cercanías. Quizá el autobús sea mejor opción o, sobre todo, más barata para los viajeros que enlazan con otras líneas. Los 80.148 que se bajaron allí en el 2013 --era la que más viajeros recibía en los desplazamientos habituales-- se han tornado en solo 44.200 en el 2014, muy lejos de las cifras de Utebo y Goya. Por contra, subían 48.980 y lo siguen haciendo 40.100, un descenso menos llamativo.

Pero si sorprende el descenso en las cifras de utilización del Cercanías, más lo hace que las fuentes oficiales de Renfe subrayen que este resultado "demuestra que se está consolidando el servicio" en Zaragoza. Más cerca de los 280.000 usuarios de su peor año que de los 367.000 esperanzadores del primer ejercicio en el que la estación de Goya estaba ya abierta.

Aún así, los gestores ferroviarios achacan el descenso a "la crisis económica y los cambios de movilidad internos" en la ciudad. No destacan la influencia de que el billete sencillo cueste 45 céntimos más que los del bus y el tranvía (1,80 euros por 1,35) o de que el viaje con el bono de diez trayectos cueste un 20% más que con la tarjeta bus de la capital aragonesa.

 

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
10 Comentarios
10

Por Luis Manuel 20:02 - 01.02.2015

A los aragoneses nos gusta ir en nuestro coche porque vamos más agusto y más cómodos....ARAGON VIVE DE FABRICAR COCHES ASI QUE YA VALE DE BICIS, PATINETES, TRANVIAS Y BICIS ....COCHES Y BUSES SI LO DEMAS TODO FUERA.

09

Por PIPO 18:33 - 01.02.2015

ABARATAMIENTO DE LOS PRECIOOOOSSS??? De barato nada de nada, sigue siendo mucho más caro que el autobús y eso que tampoco es barato, pero en 45 km hay casi 2 euros de diferencia, por lo tanto las poquísimas veces que viajamos en tren es porque nos vemos apurados y no nos queda más remedio que sino...

08

Por user 18:12 - 01.02.2015

tiene sentido un cercanías aquí?..o se trataba de hacer otra mega obra en goya...?

07

Por ESTACIÓN DEL NORTE 16:35 - 01.02.2015

Había una estación en la margen izquierda, ahora hay un centro cívico,pero NO HAY TRENES. FALTAN URBANISTAS QUE SEPAN ORGANIZAR EL TRANSPORTE PÚBLICO EN LA REGIÓN. La margen izquierda marginada no tiene estaciones de cercanias ni se las espera. Deben organizarse con horarios de uso, pero los que diseñan no viajan nunca en cercanías ni saben hacer un estudio en condiciones.

06

Por Que lo pague Utebo 16:18 - 01.02.2015

Porque no se lo cobran a los uteberos si son los que en realidad lo utilizan? Muchos funcionarios de su ayuntamiento van a diario a trabajar en el.......

05

Por sin luces 14:02 - 01.02.2015

Y en la estación de goya una via pendiente por hacer. Hasta que no hagan los lumbreras de fomento verdaderas líneas de regionales hasta Tudela y Huesca no hay nada que hacer. Y por cierto, los solares de Miraflores y Portillo, pues quedan feos, la verdad. Igual la gente no sabe ni que un tren pueda parar ahí...

04

Por maria 13:51 - 01.02.2015

Para empezar el billete es caro.segundo el lunes pasado llegue del ave ,pregunto a un guarda jurado si pasaba un carcanias a las 2,2 minutos y no lo sabe esto ya me paso en Abril,por favor pongan una garita con personal de renfe,que ya el billete sale gratis por el billete del ave se pueda aprovechar,y no a una persona como los guardas jurados que no saben o no quieren,para saberlo tenia que pasarme toda la estacion,como va a funcionar si estamos a qui en los años 40 querido estar en el siglo 22

03

Por fabar 13:20 - 01.02.2015

"Ni las mejoras en el servicio ni el abaratamiento de precios garantizan un buen resultado en la utilización del transporte público". Perdón pero esto no lo entiendo, ni ha habido mejoras en el servicio ni han bajado los precios, al revés, han subido los precios y hay algún servicio menos (un tren menos los sábados desde Arcos, y uno desde Logroño por la mañana que ya no llega a Miraflores y acaba en Goya). Sólo con que parasen en Utebo todos los regionales que ahora no lo hacen y diesen servicio los trenes que pasan de vacío, podrían hacer más atractivo el servicio sin coste. Y por supuesto, si hubiese una tarjeta única de transporte recargable, sin caducidad, con transbordos entre todos los medios de transporte, entonces otro gallo cantaría.

02

Por puaf 11:26 - 01.02.2015

Es normal. Excepto Goya y Delicias, las otras estaciones zaragozanas, están en medio de la nada. Tampoco las bajas frecuencias de más de 30 minutos ayudan.

01

Por Asco 10:42 - 01.02.2015

Tampoco dicen que el origen del cercanías es un gigantesco pelotazo fallido, donde con fondos públicos se llegaba a cierto estadio de fútbol que nunca llegó a construirse...