+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN MAELLA

De vacaciones y desaparecido

La Guardia Civil estuvo buscando a un turista holandés que se perdió cuando daba una vuelta con una motocicleta que le habían dejado

 

Un agente de la Guardia Civil. - EL PERIÓDICO

L. M. G.
18/04/2019

Un ciudadano holandés y su esposa nunca olvidarán sus vacaciones en Maella, un municipio perteneciente a la comarca del Bajo Aragón-Caspe. El hombre salió con una moto que le habían dejado y acabó perdiéndose.

Durante 17 horas estuvo la Guardia Civil buscando a este hombre por la localidad zaragozana y alrededores. La última vez que le había visto su esposa y un amigo había sido a las 15.00 horas. Había cogido prestada una moto marca AJP, modelo PR5250 Enduro, para dar una vuelta por las proximidades de la vivienda en la que estaban alojados. No llevaba dinero, ni ropa de abrigo ni teléfono móvil con el poder comunicarse.

Pasaban las horas, había anochecido y este hombre de 57 años no aparecía por casa. Ante ello, su esposa decidió personarse, sobre las 21.30 horas, en el puesto del instituto armado en Maella para explicar lo ocurrido e interponer una denuncia de desaparición. No necesitaba medicación. La única buena noticia que les dio la mujer a unos agentes que rápidamente activaron un operativo de búsqueda.

Responde al nombre de Eduard, mide 1,75 de altura, pesa 93 kilos, es un ciudadano de origen holandés y tiene todas las extremidades tatuadas. Viste una camiseta de manga corta negra de Harley Davidson, pantalones negros y unas deportivas de la marca Adidas de ese mismo color. Una descripción que fue transmitida a todos los agentes participantes en el dispositivo, así como al resto de agentes de la Guardia Civil por si podía ser identificado en otro lugar. Finalmente, a las 08.30 horas, este hombre fue localizado sano y salvo. Estaba en un chamizo en los alrededores del paraje Val de las Eras de Maella.

Esta propia persona reconoció a los agentes que se había perdido con la moto y que al no saber cómo volver decidió resguardarse en el interior de esta especie de caseta de campo y no pasar frío por la noche. Durante todo ese tiempo no había podido beber agua ni comer. A pesar de todo ello, estaba en perfecto estado de salud, si bien, tal y como parca el protocolo, fue trasladado a un centro sanitario para ser evaluado. Las primeras horas en una desaparición son fundamentales.