+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

AYUNTAMIENTO

Zaragoza aprueba el proyecto de ordenanza de contaminación acústica

El Consistorio ha reconocido que los problemas derivados del ocio nocturno son una de las principales preocupaciones en algunas áreas de la ciudad

 

Jóvenes de fiesta en la calle Moncasi. - EL PERIÓDICO/ ARCHIVO

EFE
31/01/2019

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado hoy el proyecto de ordenanza de contaminación acústica con el derecho a la salud y el descanso como ejes transversales y que va acompañada de un protocolo de evaluación de molestia por el ruido.

La responsable municipal de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, ha señalado que el texto ya elaborado ha recibido 170 aportaciones durante la consulta pública, aunque muchas de ellas no han sido tenidas en cuenta por no estar relacionadas directamente con el ruido.

Ha reconocido que los problemas derivados del ocio nocturno son una de las principales preocupaciones en algunas áreas de la ciudad y, en ese sentido, el proyecto de ordenanza divide Zaragoza en tres zonas: saturadas, con superación de los objetivos de acústica y de transición acústica.

El Ayuntamiento llevará a cabo campañas oficiales de medición de ruido y desarrollará mapas de ruido y ocio que servirán de base para declarar estos tres tipos de zona y, en consecuencia, desarrollar en ellas planes acústicos.

También se ha elaborado un protocolo de evaluación de molestia por contaminación acústica cuyo objetivo es dar solución a problemas derivados a situaciones en las que es imposible realizar mediciones.

Del mismo modo, el texto aprobado hoy también recoge la mediación como mecanismo para favorecer la buena convivencia ciudadana en contraposición al sistema de denuncias.

Por último, en el ámbito de la prevención, la normativa contempla la puesta en marcha de programas voluntarios de buenas prácticas incentivados por el Ayuntamiento.

Por otro lado, el Gobierno también ha aprobado el convenio de gestión para materializar los aprovechamientos urbanísticos derivados del cambio de uso del antiguo edificio de Telefónica situado en el Paseo Independencia.

Así, el Consistorio recibe cerca de un millón de euros que se invertirán en el Plan Echeandía de rehabilitación de una zona "bastante degradada" en la trasera de la calle Boggiero y de la calle Echeandía, en el barrio de San Pablo, ha informado el consejero de Urbanismo, Pablo Muñoz.

El plan contempla una actuación en una superficie de 1.645 metros cuadrados con la construcción de hasta 40 viviendas de protección oficial, un local para equipamiento municipal y una plaza de 400 metros cuadrados.

Para ello, será necesario negociar durante este año las correspondientes expropiaciones, al tratarse de una zona con muchos pequeños propietarios.

Muñoz ha dado cuenta también de la salida a concurso de los 19 puestos que permanecen vacantes en el nuevo Mercado Central -cuatro de carnes, cuatro de frutas y verduras, seis de pescados y congelados, tres de pollería, uno de charcutería y uno de alimentación variada y menuceles-.

Según los criterios de valoración, tendrán preferencia aquellos que soliciten dos puestos.

Los nuevos concesionarios se incorporarán ya al mercado definitivo en diciembre de 2019 y la fecha de finalización de las concesiones será la misma que para el resto de puestos ya adjudicados, el 13 de abril de 2068.

El Gobierno de la ciudad ha sacado también a licitación el pliego de condiciones para la construcción de las 77 viviendas libres en el entorno del Parque Pignatelli, que financiarán la reforma de toda la zona.

El importe es de 10,9 millones de euros y los pliegos indican que la construcción de estas viviendas deberá cumplir con los criterios de máxima eficiencia energética y comportamientos bioclimáticos.

Asimismo, Muñoz ha explicado que el licitador tendrá la obligación de construir la ampliación del parque, que estaría concluido a finales de 2020, mientras que la otra mitad del montante total irá destinada a pagar los equipamientos previstos en la zona.

Por último, el Gobierno de Zaragoza ha dado el último paso para la construcción de un nuevo colegio en el barrio rural de Casetas, mediante la cesión de una parcela de 4.776 metros cuadrados ubicados en la calle Baleares.

Ha recordado que la inestabilidad del actual colegio Ricardo Mur obligó al Gobierno de Aragón a pedir una nueva parcela al Consistorio, en este caso un suelo dedicado a zona verde, por lo que fue necesaria una permuta entre ambas administraciones.

Con esta cesión, la DGA ya puede iniciar el proceso para comenzar las obras del nuevo centro educativo.

También se ha solicitado al Servicio Provincial de Educación que acepte la propuesta del consejo escolar del Colegio Valdespartera III para que pase a denominarse "El Mago de los Sueños".