+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

la capital sigue en fase 2 estricta

Zaragoza se despeja ante la llegada del agosto más incierto

Muchos vecinos se van de vacaciones y otros deciden los planes a última hora

 

Una mujer, paseando por el pasaje cercano a la plaza del Pilar. - ÁNGEL DE CASTRO

En las calles ha quedado mucho hueco libre para aparcar. - ÁNGEL DE CASTRO

IVÁN TRIGO
02/08/2020

Si es uno de los zaragozanos que, ante la llegada del mes de agosto, no se ha marchado de la ciudad, habrá notado que las calles están más vacías. Los aparcamientos subterráneos de los edificios se han quedado a medias. Y los comercios ya no saben dónde buscar clientes. La recomendación del Gobierno de Aragón de no salir ni entrar de la capital sigue vigente, pero ante la llegada del calor muchos no se han resistido a coger la carretera y pasar sus vacaciones lejos de su hogar.

Una vuelta por la plaza del Pilar este fin de semana servía para darse cuenta de ello. Y eso que ayer domingo, con las temperaturas más soportables, el ágora zaragozana estaba algo más animado. «Hay mucha gente paseando, pero está todo muy tranquilo. Mira cómo tengo el bar», decía la dueña de un restaurante cercano, en el que no había nadie.

Paseando estaban Charo y sus dos hijas, Sara y Marta. Ellas son de las que han optado por quedarse en la ciudad. «No recuerdo el último agosto que me quedé en Zaragoza. En cuanto teníamos vacaciones nos íbamos», explica una de las jóvenes. Con «mucha resignación», este año han decidido ir «sobre la marcha». «Haremos alguna excursión en el día y ya. Nos íbamos a ir, eh –aclara la misma hija–, pero en vista del panorama...». Ellas, por cierto, llevaban sin pisar la plaza del Pilar desde enero.

Tanto para entrar en la basílica como en la Lonja había filas para entrar, pero en la oficina de turismo reinaba la tranquilidad. «No hay nadie de fuera. Casi no hay turistas y de los que son de aquí muchos están en ERTE o sin trabajo. El que pueda aguantar aguantará, pero habrá muchos que echen la persiana», comentaba la dueña de la tienda de recuerdos El Torico, en la calle Don Jaime I. Justo al acabar su sentencia, dos turistas entraron por la puerta. Venían desde Madrid y se dirigían a Irún, donde residen. Ella decía desconocer las malas cifras de contagiados que está registrando la ciudad. «He estado muy desconectada. Si lo llego a saber no paro aquí», reía. «Yo sí lo sabía, pero bueno, la cosa está mal en todos los lados. La verdad que para ser una capital grande la ciudad está muerta», espetaba. Entonces la vendedora de souvenirs miraba y asentía.

Por el Tubo la imagen era desoladora a la hora del vermú. Ni un bar abierto en la calle Libertad. Y en Puerta Cinegia muy pocas mesas estaban ocupadas. Pocos camareros querían responder a nada. La resignación se ha apoderado del sector.

Solo el 7% no cerrarán

«Agosto nunca ha sido un mes muy bueno en la ciudad, pero este año va a ser desastroso. Con las normas de la fase 2 a muchos no les sale rentable el negocio. Y la gente o se ha ido o tiene menos dinero para gastar. Hay miedo», explicaba José María Marteles, el presidente de la asociación Cafés y Bares.

En la actualidad, la hostelería puede abrir con la mitad del aforo en las terrazas y con un 40% en el interior, lo que no da para mantener la persiana subida. Según un sondeo de esta entidad, solo el 7% de los establecimientos podrá llegar hasta final de año si se mantienen estas condiciones. Si las administraciones no nos rescatan van a ser unas Navidades muy duras», aseguraba Marteles.

En la calle Cinegio un matrimonio y su hijo aprovechaban la sombra de una terraza para picar algo. Ella, de nombre Sonia, es de Sabiñánigo, y cuando puedan se marcharán para allá. «Llevamos ya un par de semanas sin ir a la piscinas con el pequeño ni nada. Hemos ido a ver museos y eso, pero nada más. Teníamos reservadas las vacaciones en San Sebastián, pero las hemos cancelado. Iremos al pueblo y ya», asumía.

En lo que respecta al comercio la situación no mejora. Incluso empeora. Este año se va a dar la «paradoja» de que muchas tiendas van a permanecer abiertas para tratar de recuperar «los meses perdidos», pero después de los rebrotes el pesimismo se ha hecho con muchos empresarios. «La situación actual no anima a gastar dinero. Nuestras expectativas pasaban porque el turismo nacional nos ayudara a salvar el verano, pero ahora ya ni eso», decía Alejandro Aznar, de la asociación de comerciantes Zaragoza Centro y de Don Jaime. 

¿Y después de agosto qué? «Pues ni idea. Hay mucha incertidumbre. Estamos todos deseando que todo esto acabe. Pero nos estamos preparando para afrontarlo», contaba Aznar. Desde Zaragoza Centro están desarrollando planes de acompañamiento y formación para que, a partir de septiembre, la digitalización del comercio les ayude a sobrellevar el bache, que más que bache ya es una grieta bien profunda. «Habrá que aguantar el chaparrón», decía.

Y si esto ocurre en la capital aragonesa, habrá que ver lo que sucede en algunos de los destinos vacacionales de los zaragozanos. En Jaca, su alcalde, Juan Manuel Ramón, asegura que tienen constancia de que las segundas residencias están «muy ocupadas», lo que no se traduce, por el momento, en una mayor afluencia en las calles de la capital jacetana. «Todas las actividades que hacemos se llenan y las visitas guiadas están funcionando, pero la ciudad está muy tranquila. Esa es la sensación que tenemos», decía. «Sí que hay casos puntuales en los que hay familias que suelen venir de Zaragoza que este año han venido antes y se irán más tarde, pero no pasan de la anécdota».

Y en Salou, el destino por excelencia de muchos aragoneses para el agosto, presumen de «normalidad». El año pasado constaban en el registro casi 5.000 propietarios de la comunidad con inmuebles en esta ciudad de la Costa Dorada. Y en cuanto a ocupación hotelera, los últimos datos disponibles (de la primera quincena de julio) estimaban que el 54,9% de las plazas estaban disponibles.

Las playas y el paseo marítimo se ven con más vida que las avenidas zaragozanas, aunque por supuesto no al nivel de años anteriores. De todas formas, desde el consistorio insisten en que llevan meses preparándose para acoger a los turistas, y que el covid está teniendo muy poca incidencia. El alcalde de la localidad costera, Pere Granados, insiste: «Somos un destino seguro. Animamos a los visitantes aragoneses a que vengan porque van a encontrarse con un Salou mejor que nunca». Agosto ya está aquí y con él la operación salida. Ya depende de cada uno quedarse o huir.

Método láser pionero para el tratamiento del dolor lumbar en Zaragoza

Láser frío de baja intensidad, un procedimiento indoloro y sin efectos secundarios que ofrece la clínica de la doctora Carmen Moral...

La Diputación de Zaragoza invita a recorrer el entorno de Veruela por doce caminos con historia

La institución ha editado un folleto con rutas para disfrutar de los paisajes de la zona en familia, a pie o en bicicleta...

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
1 Comentario
01

Por el manchonero 10:37 - 03.08.2020

Pues menuda la que nos espera en los pueblos que no hay policía. Los que más predican en las redes todos sin mascarillas, ya no he vuelto a sentarme en ningún velador.