+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Liga Endesa

Soñando despierto

El Tecnyconta afronta el primer partido de las semifinales ante el Barcelona en busca de la gran sorpresa

 

Fran Vázquez habla con unos niños al final del partido contra el Baskonia que clasificó al Tecnyconta para las semifinales. - JAIME GALINDO

RAQUEL MACHÍN
07/06/2019

El Tecnyconta ya ha llegado mucho más lejos de lo que cualquiera podía esperar. A una temporada de notable alto, como mínimo, ha añadido el sobresaliente de eliminar al Baskonia en cuartos de final, y por la vía rápida (2-0), siendo el único no cabeza de serie en pasar de ronda. Así que aquí está, en unas semifinales de la Liga Endesa frente al todopoderoso FC Barcelona, soñando despierto. Y a lo grande. Esta noche abre en el Palau (21.00 horas) la segunda semifinal de su historia, seis años después.

El reto es mayúsculo, mucho mayor que frente al Baskonia. Eliminar a los vitorianos fue una sorpresa. Hacer lo mismo con los azulgranas sería un sorpresón. Acceder a la final exige al Tecnyconta ganar tres partidos al conjunto de Pesic en los próximos ocho días, con cinco oportunidades para hacerlo. En los últimos diez años le ha ganado dos veces en 20 enfrentamientos. Además, el factor cancha favorece al Barcelona, que tendrá los dos primeros encuentros en el Palau (hoy y el domingo) y también el quinto en caso de ser necesario.

El equipo de Fisac no debe ver esta eliminatoria así, en global, sino vivirla como la anterior, pensando en cada partido como si fuera el último. Intentando dar lo mejor de sí mismo cada día en busca de su mejor versión, única posibilidad de tener alguna opción de victoria en alguno de los duelos. No la tuvo esta temporada en ninguno de los dos enfrentamientos de la Liga regular. En el Palau fue vapuleado por el equipo de Pesic, que se resarció ante los aragoneses tras una mala jornada europea, y en el Príncipe Felipe no hubo emoción hasta el final. Hace cinco años que el Tecnyconta no gana al Barcelona y casi nueve del triunfo en el Palau.

En su anterior experiencia, en la temporada 2012-13, no tuvo ninguna opción ante el Real Madrid, cayendo por un claro 3-0. Pero aún así disfrutó y festejó la experiencia, con numerosos aficionados desplazados a la capital para los dos primeros partidos –compartiendo AVE con los jugadores, incluso– y un Príncipe Felipe rendido a los suyos, a los que despidió al grito de «¡campeones, campeones!» en el último partido. Ese mismo espíritu presidirá esta serie porque, pase lo que pase, el Tecnyconta ya ha ganado. Ha encandilado de nuevo a sus seguidores, que han disfrutado como niños en los dos últimos partidos en casa, ha devuelto el nombre de Zaragoza a la primera línea del baloncesto nacional y ha demostrado que es un proyecto por el que merece la pena apostar. Si esto supone un impulso para el futuro podrá considerarse todo un éxito.

LAS DIFERENCIAS

A las diferencias físicas, económicas, de calidad y profundidad de plantilla que existen entre ambos se añade ahora la mayor exigencia física que estas eliminatorias suponen para un equipo como el Tecnyconta, que no está acostumbrado a tanta acumulación de partidos. Hoy estarán todos disponibles, a ver quién se quiere perder unas semifinales, aunque ayer advirtió Fisac de que McCalebb, Seibutis y Justiz han tenido diferentes problemas durante esta semana. Y Williams ha perdido todo el protagonismo en las últimas jornadas. Enfrente el Barcelona llega con todo su arsenal, con un Ante Tomic ya recuperado de sus problemas y que llega más fresco a este tramo decisivo y con un Heurtel en estado de gracia que brilló especialmente en el segundo partido ante el Joventut. Desde luego, si ha de tener alguna opción el Tecnyconta esta pasa por tener a todos sus jugadores disponibles y al máximo nivel para que el técnico pueda rotar como le gusta y mantener a todos sus muchachos en las mejores condiciones en los minutos importantes.

La lucha que le espera ahora es muy desigual, aunque si algo ha demostrado el equipo de Fisac, especialmente en los últimos meses de competición, sobre todo ante el Baskonia, es que no tiene miedo a nada, que no se rinde, que confía en sí mismo. Todo eso va a necesitar y mucho más, mucho baloncesto, mucho acierto, mucha actividad defensiva, mucha intensidad. Porque enfrente tiene a uno de los equipos más fuertes de Europa. Con un presupuesto de 36 millones, 27 de ellos de masa salarial, multiplica por diez las cantidades que maneja el Tecnyconta. Vigente campeón de Copa, aspirante a todos los títulos, es el favoritísimo de la eliminatoria. Al Tecnyconta le toca desafiar de nuevo a la lógica. Y soñar despierto.