+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BALONCESTO

El Tecnyconta cae con todos los honores en la prórroga (100-94)

 

Mateusz Ponitka pelea con Michal Michalak. - EFE

EFE
11/03/2018

El Iberostar Tenerife sacó adelante un partido complicado contra el Tecnyconta Zaragoza (100-94), un choque que se decidió tras una prórroga de cinco minutos.

Los tinerfeños reaccionaron bien en los dos últimos minutos del partido y tras ir perdiendo por 75-80 a dos minutos del final, entre el acierto de Vasileiadis y de Bassas, que anotó la canasta del empate, el equipo tinerfeño logró alcanzar la prórroga y después controlar esos cinco minutos extras.

Pero lo pasó mal a lo largo de todo el choque, el Tecnyconta Zaragoza hizo un partido muy serio, muy controlado, principalmente con los bases y acertados desde el exterior con Gary Neal y Dragovic como principales referencias, mientras que por los laguneros solo Mateusz Ponitka lograba anotar (24-28).

En el segundo cuarto, se notó más la ausencia de referentes en el equipo canario y, sobre todo falta de intensidad defensiva, un aspecto que supo aprovechar el equipo maño para dominar el marcador hasta el descanso (39-46).

El Iberostar Tenerife salió más metido en el choque tras el descanso, cuatro puntos de Fran Vázquez y un triple de Beirán acercaron el marcador a un 46-48, y es que el equipo local había subido su defensa para apretar más el ataque rival y le salió bien, ya que logró darle la vuelta al marcador 52-51.

El Tecnyconta Zaragoza se puso en zona, pero eso no fue la solución del equipo maño ante un Iberostar Tenerife en el que aparecieron ya otros jugadores como Vasileiadis, Vázquez y Bassas.

Pese a todo, el rival no bajó los brazos y junto a Neal, tanto Dragovic como Barreiro aportaron importantes canastas para mantener el tipo de su equipo y seguir vivos al término del tercer cuarto (61-63).

Intenso fue el último cuarto con dos combinados que podrían llevarse el triunfo y aunque a falta de dos minutos el marcador reflejaba un peligroso 75-80, cinco puntos de Vasileiadis y un triple de Bassas pusieron al equipo insular de nuevo en el partido (84-86). El Tecnyconta Zaragoza falló el siguiente ataque y sería Bassas quien anotaría, a un segundo para el final, la canasta que llevaría a su equipo a la prórroga.

En los cinco minutos extras fue un intercambio de canastas de tres puntos y a un minuto para el final un rebote ofensivo de Beirán con canasta suya y una nueva canasta de Vasileiadis terminó por decidir el choque 100-94.

Ficha técnica:

100. Iberostar Tenerife (24+15+22+25+14): San Miguel (-), Ponitka (18), Vasileiadis (23), Abromaitis (12), Tobey (12) -inicial-, Bassas (16), White (-), Beirán (10), Vázquez (9) y Allen (-).

94. Tecnyconta Zaragoza (28+18+17+23+8): Bellas (8), Neal (30), Barreiros (8), Suárez (5), De Jong (6) -inicial-, Stoll (-), Triguero (4), Dragovic (20), Blums (9), Michalak (4) y Mazalin (-).

Árbitros: Conde, Fernández y Zamorano. Señalaron técnica a White y a Blums (min.34).

Incidencias: Encuentro disputado en el Pabellón Insular Santiago Martín, ante 4.483 espectadores, según datos facilitados por el club. E

Fotos del Basket Zaragoza
  • Tecnyconta - Joventut

  • Entrenamiento a puerta abierta del Tecnyconta Zaragoza

  • Tecnyconta - Obradoiro

   
1 Comentario
01

Por rert 17:47 - 11.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Una vez más se pierde una ventaja amplia en el último minuto. El partido estaba prácticamente ganado a falta de poco más de 50 segundos, 5 arriba y posesión. A ningún equipo profesional se le escapan tantas oportunidades parecidas en la misma temporada. La calamidad fue ya que se agotaran los 5 segundos para sacar de banda, y el balón fue para Tenerife. De verdad que este equipo necesita un psicólogo. Y Cargol dar descanso a los jugadores clave. En los últimos minutos de partido a Neal no le llegaba el oxígeno a la cabeza.