+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA INFLUENCIA DEL NORTEAMERICANO EN EL JUEGO DEL CONJUNTO ARAGONÉS

La vida sin Bo, una vida peor

McCalebb es el termómetro del Tecnyconta y el equipo aragonés empeora con Santana y Alocén

 

Relevo 8 Fabio Santana, junto a Bo McCalebb. - JAIME GALINDO

A. BOBED
29/01/2019

Bo McCalebb dio el susto en Gipuzkoa pasados los seis minutos de partido y tuvo que retirarse del choque sin poder volver a la pista para ayudar a sus compañeros. El base estadoundense está a la espera de las pruebas médicas, pero su concurso en el decisivo partido ante el Breogán de este sábado en el Príncipe Felipe es más que dudoso ya que, a priori, no tiene buena pinta la lesión.

Al Tecnyconta, en caso de confirmarse su baja, le surge un problema importante, porque el equipo aragonés baila al ritmo de McCalebb. Si el base está bien, el equipo lo está. Es el termómetro del grupo y, con él enchufado, las posibilidades de victoria aumentan exponencialmente. Sin embargo, desde que logró el MVP de la 10ª jornada tras la aplastante victoria ante el Joventut, ha desaparecido y es una sombra del jugador que maravilló hasta aquel encuentro contra los catalanes.

Además, Fabio Santana y Alocén, de momento, no están siendo unos sustitutos de garantías para McCalebb. El canario no está logrando grandes números, mientras que el canterano acaba de cumplir 18 años, está en pleno proceso de crecimiento y alterna, como es lógico, partidos buenos y malos. Nada que extrañe y que se salga de la norma siendo un jugador tan joven todavía.

McCalebb ha pegado un gran bajón desde el Joventut en cuanto a sus estadísticas, pero no ha bajado sus minutos, un claro síntoma de que Porfirio Fisac sigue confiando en él y poco en sus dos reservas. Hasta el choque en el que fue MVP venía jugando 25 minutos de media por encuentro, anotaba 12,7 puntos por choque y promediaba 15,6 de valoración. De hecho, fue el más destacado del Tecnyconta en cuatro encuentros (Burgos, Barcelona, Fuenlabrada y Joventut), el segundo contra el Baskonia, el tercero ante el Breogán y el cuarto ante Unicaja y Tenerife.

Sin embargo, después se ha diluido. Solo ha superado la decena de puntos (11) en un duelo de los siete sucesivos sin contar el del Gipuzkoa, su aportación anotadora ha pasado de 12,7 a 6,85 puntos por encuentro y ha bajado a un tercio su valoración: de 15,6 a 5,2. Todo ello sin bajar sus minutos en pista. Está mal, pero Fisac sigue confiando en él ya que ha pasado de 25 a 23 minutos. Una diferencia mínima.

Los suplentes

La aportación de Santana y Alocén no se acerca a la de McCalebb. El canario promedia 10 minutos por encuentro, 3 puntos, 2 asistencias y 3 de valoración. Ha estado seis partidos de 17 sin anotar ni un punto y, el que falta para llegar a los 18, el del UCAM Murcia, no lo jugó. En once encuentros no ha pasado de los 5 de valoración y solo en cinco choques su +/- ha sido positivo. Su influencia en el juego es poca y le cuesta responder ante la necesidad de responsablidad. Si se confirma la baja de McCalebb tendrá una oportunidad de reivindicarse.

Por su parte, el chico maravilla Carlos Alocén sigue con su progresión paulatina. Es normal que combine partidos de sobresaliente con otros de suspenso ya que es su proceso de evolución natural en una Liga tan exigente. Promedia 12 minutos, 4 puntos y 4 de valoración por encuentro. En tres choques hizo buenos registros anotadores (8, 9 y 15 puntos) y, en el resto, ha estado más desaparecido. Si el estadounidense no está tendrá más galones. El Tecnyconta necesita un líder en el puesto de base y una vida sin Bo es una vida peor.