+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MENSAJES CONTRADICTORIOS

El Gobierno convierte la derogación de la reforma laboral en un nuevo lío interno

La ministra Calviño defiende que sería "absurdo" realizar cambios ahora e Iglesias afirma que la legislación se anulará en breve

 

Iglesias y Calviño, en la bancada del Gobierno en el Congreso. - EFE / BALLESTEROS

JUAN RUIZ SIERRA / MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ
21/05/2020

El Gobierno tiene una enorme capacidad para convertir sus anuncios estrella en marañas internas. Ocurrió recientemente con la autorización para que los niños pudieran pisar la calle, tras casi mes y medio de confinamiento estricto, cuando el Ejecutivo dijo primero que los menores solo podrían a hacer las compras con sus padres y después rectificó, permitiendo que diesen paseos con sus juguetes. Ahora ha vuelto a pasar con la derogación de la reforma laboral, solo que este nuevo enredo tiene consecuencias políticas y sociales mucho mayores, comenzando por el choque entre Pablo Iglesias, partidario de derogar la ley cuanto antes, y la vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, que, en un intento por zanjar la polémica, ha sentenciando este jueves que es "absurdo y contraproducente" abrir este debate dadas las circunstancias actuales. Según la titular de Economía semejantes cambios no se harían sin el consenso de los agentes sociales. 

Pero antes del puñetazo encima de la mesa de Calviño, el enredo dentro del Gobierno ya había provocado malestar en los sindicatos y los partidos aliados del Ejecutivo (como el PNV), un portazo de la patronal e incomprensión en las filas socialistas.   

El embrollo comenzó a última hora de la tarde del miércoles, el PSOE y Unidas Podemos llegaron a un acuerdo con EH Bildu para derogar de "manera íntegra", y antes de que decaigan las medidas sociales y económicas frente al coronavirus, la legislación que el PP aprobó en el 2012, que despojaba de derechos a los trabajadores y abarataba el despido. El anuncio, a cambio de que no los aberzales no votaran en contra de la prórroga de alarma hasta el próximo 7 de junio, causó sorpresa. No solo por el concurso de EH Bildu (cuya abstención no fue indispensable para extender el régimen excepcional), sino también por el alcance y los plazos para la modificación legislativa. Los socialistas han mantenido tradicionalmente que la derogación no podría ser total, sino solo de sus aspectos más lesivos, porque de lo contrario se entraría en un vacío legal. Así quedó reflejado, aunque con una fórmula vaga, en el acuerdo firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para el Gobierno de coalición.

Casi cuatro horas después del anuncio explosivo del pacto, al filo de la medianoche, llegó la rectificación por parte del PSOE. En un comunicado, el partido de Sánchez aclaró que quedaba anulada la parte del pacto con Bildu y Podemos que prometía la derogación "íntegra", siendo sustituida por un enunciado más ambiguo,  que habla de tumbar (sin etiquetas ni plazos temporales) la reforma, y en concreto dejar sin efecto cuanto antes sus aspectos más lesivos: el despido por baja médica (que por otra parte ya no está en vigor), las limitaciones temporales de los convenios colectivos y la prioridad de los convenios de empresa sobre los sectoriales. En realidad el nuevo enunciado obedecía a un 'corta y pega' de uno de los párrafos del acuerdo de coalición entre PSOE y UP.

La rectificación

Fuentes de la dirección socialista justifican el cambio así: "Aceptamos incluir el término derogación íntegra porque entendíamos que era lo que decía nuestro pacto con Podemos: los aspectos más lesivos. Pero después nos dimos cuenta de que estaba dando lugar a equívocos. Por eso matizamos". Equívocos, entre otros, del PNV, un aliado fundamental para el Gobierno. También de los sindicatos y de la patronal CEOE, que exigen devolver la negociación de la contrarreforma al diálogo social. "La derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral tiene que ser pactada con los empresarios y sindicatos", ha intentando tranquilizar la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, en La Sexta.  Su mensaje no ha tenido ningún éxito. Poco después, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha decidido suspender el diálogo social. "Que no sigan contando con nosotros", ha dicho en RNE. 

Fuentes cercanas a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ofrecen otra versión sobre lo ocurrido, informa Rosa Sánchez. Fue Calviño quien forzó la "matización" al conocer el pacto. Este jueves, en la 36 Reunió del Cercle d'Economia, ha tratado de poner negro sobre blanco. "Sería absurdo y contraproducente abrir un debate de esta naturaleza y generar la más mínima inseguirdad jurídica en este momento", ha recalcado. Además, hizo referencia a que las circunstancias actuales no son las mismas que en enero, cuando se firmó el acuerdo de coalición con los morados y que toda modificación requerirá el aval de los agentes sociales.  

Las diferencias

No obstante, horas antes, el vicepresidente segundo ha vuelto este jueves a la casilla de salida, desmintiendo al PSOE: la derogación será "íntegra", porque lo válido es lo firmado con Bildu, no la aclaración de los socialistas. "'Pacta sunt servanda' [expresión en latín para dejar claro que lo pactado obliga]. En el acuerdo de Unidas Podemos con el PSOE para la legislatura y la investidura y el Gobierno de coalición no se habla de derogación parcial. Se habla de la derogación de la reforma laboral, y eso es un acuerdo de Gobierno de coalición. En el pacto que se firmó ayer, que firman los máximos responsables de los tres grupos parlamentarios, ese es el acuerdo", ha señalado Iglesias en Catalunya Ràdio.

Sus palabras contrastan con la posición que ha mantenido hasta el momento la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, integrante de Unidas Podemos y muy cercana al vicepresidente segundo. "Técnicamente no es derogable toda la reforma laboral. Sería irresponsable hacerlo", dijo Díaz a finales de enero en una entrevista con 'El País'. Pero sobre todo, las manifestaciones de Iglesias chocan con la parte socialista del Gobierno, empezando por el propio presidente.

Casi a la misma hora en la que el líder morado aseguraba que la derogación sería íntegra, el ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, uno de los dirigentes con más peso político dentro del Ejecutivo, decía lo contrario. El acuerdo alcanzado con EH Bildu, ha explicado en Onda Cero, es solo para tumbar los "aspectos más lesivos" de la reforma laboral.

Los aberzales, por último, han restado importancia a la polémica. El pacto, ha dicho en RNE su portavoz parlamentaria, Mertxe Aizpurua, "sigue vigente", porque la rectificación del PSOE es solo una "matización terminológica".

La confusión

Mientras tanto, la incomprensión por cómo se ha gestado este anuncio crece dentro de las filas del PSOE: en el grupo parlamentario y entre los barones.  "La sorpresa es generalizada", reconoce un importante diputado. "No sé a qué obedece ahora ese acuerdo innecesario e inconveniente con Bildu", señala un miembro de la ejecutiva socialista. Fuentes cercanas al presidente de Castilla-la Mancha, Emiliano García-Page, explican que este se siente "dolido y perplejo" ante lo ocurrido.   

El desconcierto entre los socialistas no solo se refiere a que en el pacto con morados y aberzales apareciese la palabra "íntegra", alejándose de la doctrina del partido. También incluye la presunta necesidad de pactar con Bildu. No tanto por el pasado de la formación vasca (heredera de Batasuna), aunque el acuerdo sirviese para que Pablo Casado, líder del PP, acusara el miércoles a Sánchez de "convertir el estado de alarma en una subasta con separatistas y proetarras". La confusión se dirige en especial a motivos de pura aritmética parlamentaria.

La prórroga de la alarma hubiera sido aprobada por el Congreso aunque los cinco diputados de Bildu hubiesen votado en contra. Obtuvo 177 apoyos, 162 rechazos y 11 abstenciones. Y por otro lado, si lo que se pretendía era acelerar la derogación de la reforma laboral en los términos suscritos por Sánchez e Iglesias cuando sellaron la coalición, al Gobierno le hubiera bastado llevar la iniciativa a la Cámara baja. "Hubiera salido adelante sin problemas, con los mismos votos de la investidura. Incluso con alguno más, porque ERC y Bildu, que se abstuvieron entonces, habrían votado a favor", reflexiona otro parlamentario.

Ábalos ha ligado el pacto con los aberzales a la actitud de Casado, que rechazó la prórroga. "Si el PP se instala en la negación, tendremos que recurrir a las otras formaciones políticas apelando a más responsabilidad", ha dicho el ministro de Transportes. En el mismo sentido, fuentes de la cúpula del PSOE explican que comenzaron a buscar apoyos en cuanto los conservadores anunciaron que votarían en contra, y que se selló ese pacto con Bildu ante el riesgo de que otros posibles aliados (como Cs y el PNV, que acabaron apoyando) se descolgasen. 

También Unidas Podemos ha situado el acuerdo con Bildu en los términos de la negociación para extender el estado de alarma. Intentando disipar la tormenta, fuentes de su grupo parlamentario han explicado que la "relación personal" de Adriana Lastra y Pablo Echenique (portavoces en el Congreso de los dos partidos que forman la coalición y firmantes del pacto de la discordia) es "excelente", y que el entendimiento con Bildu obedeció a la necesidad de aprobar la prórroga. Sin entrar en si la derogación será total o parcial, los morados explican que el entendimiento con Bildu "clarifica los plazos" de esta iniciativa, porque señala que deberá llevarse a cabo "antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno ante la crisis originada por el Covid-19".

El calendario

Aquí hay discrepancias entre los calendarios de la política y del diálogo social. En principio, las "medidas extraordinarias" de las que habla el acuerdo terminan el próximo 30 de junio, precisamente la fecha pactada por empresarios y sindicatos para retomar la negociación sobre la reforma laboral, suspendida por el coronavirus. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, no ha ocultado su malestar. "No teníamos conocimiento del texto del acuerdo, si se le puede llamar texto a esos tres párrafos –ha dicho en Radiocable-. En los temas que tienen que ver con la reforma laboral, el Parlamento decide en último extremo, pero creo que ya hay demasiadas promesas incumplidas como para hacer ninguna más".

 

Apúntate a nuestra Newsletter

Desescalada en Aragón

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
10 Comentarios
10

Por LIA 12:47 - 22.05.2020

ESTA CLARO QUE EN LOS PAISES CON DEMOCRACIA SOBRAN DENTRO DE LOS GOBIERNOS POPULISTAS SEAN DE DERECHAS RADICAL O DE IZQUIERDA RADICAL. OJO QUE ESOS CUANDO ENTRAN LA DICTADURA QUEDA INSTALADA . ES TAN SENCILLO COMO MIRAR COMO ESTAN LOS CIUDADANOS DE LOS PAISES CON GOBIERNOS RADICALES SEAN DERECHA RADICAL O DE IZQUIERDA RADICAL.

09

Por el sherif 12:30 - 22.05.2020

Pillaron cacho en el Gobierno, los esgarramantas de Potemos, y ya van montando líos. Pedrito, la cagaste metiendo a los de nueva casta. ( Pronto se han acomodado a la buena vida ) Quien te ha visto y quien te vé, sr, marqués y cía.

08

Por carlos ferrero 10:01 - 22.05.2020

Viva el vino y las mu ...como decía Don Manolo Escobar,y que pasen los días PSOE podemos bildu y

07

Por Viriato L 18:26 - 21.05.2020

Aquellos que critican la reforma laboral deberían saber que creó 3 millones de empleos y gracias a la cual hoy 4 millones de españoles pueden acogerse a los ERTE. Tenemos lo que nos merecemos, aquellos que votaron por un gobierno con etarras, que os aproveche, y ahora seguid repitiendo como ovejas que la culpa es de la supermegaultraderecha

06

Por VALIUM 17:11 - 21.05.2020

ZARAGO, ¿no es lio interno?... es más que eso. Es una casa de reinas del toreo en la que el puñetero coletas está destrozando nuestro país y el muerdealmohadas del fake Sanchez está poniendo una y otra vez el culo... Esto es una pequeña dictadura en la que nuestra democracia se está convirtiendo en una república bananera de las peores, incluso peor que la de Venezuela. Somos la risa del mundo. Los españoles tenemos ya además del Covid otra preocupación más y es este insulto de Gobierno que para colmo hemos elegido nosotros. ¿TODO VALE?... al final a hostias acabaremos.

05

Por Sánches 16:24 - 21.05.2020

Si es que aquí el Gobierno no pinta nada. Esto ha sido un pacto entre EHBildu y Unidas Podemos donde el PSOE sólo tiene el papel de invitado colaborador necesario. Y ahora se acuerda de leer lo que ha firmado.

04

Por juan100 15:56 - 21.05.2020

La Improvisación y la incongruencia de siempre típico del buenismo.

03

Por rala 15:11 - 21.05.2020

Ya es hora de que las reformas laborales, piensen un poco en los obreros y no solo en favorecer los intereses de los empresarios

02

Por LIA 13:34 - 21.05.2020

Un 15 de Mayo del 20015 dimos la oportunidad de que podemos metiesen la cabeza en la gran empresa de la política ,y toma la primera vez que tenían que arrimar el hombro no lo arrimaron por no les concedían el poder que querían , y toma en las segundas elecciones como les dieron el poder que querían coño entonces sí que arrimaron el hombro . Pero qué ganas tengo de verlos fuera del gobierno . Y que quede claro España hoy es una democracia . Por eso ni en broma un gobierno de dechas radical ni de izquierdas radical . Solo ver cómo están el los países gobernados por una de las dos IDELOGIAS da miedo ya que la dictadura la tienen instalada .

01

Por Zarago 13:21 - 21.05.2020

No es lio interno, es que en la IZQUIERDA , todos pueden hablar y opinar, no bajar la cabeza y decir SI a todo lo que impongan los de arriba