+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA TERCERA OLA EMPIEZA A REMITIR

Simón llama a mantener las restricciones pese a la leve caída de los contagios

Además de Cataluña, Extremadura y Madrid anuncian la relajación de alguna medida aunque su incidencia sigue por las nubes. El epidemiólogo del Gobierno alerta de que la situación es aún "muy delicada y muy mala"

 

Fernando Simón, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves. - JUANJO MARTIN / EFE

MANUEL VILASERÓ
05/02/2021

Los contagios siguen a la baja en casi todas las comunidades autónomas y aunque la previsión es que el descenso siga en los próximos días, Fernando Simón ha advertido que “hay que mantener las medidas control”. Por dos razones: porque “seguimos en una situación muy delicada, muy mala, lejos de los indicadores aceptables” y por la presencia de la variante británica, más transmisible, que a finales de febrero o primeros de marzo será dominante en España.

La incidencia acumulada empezó a bajar hace una semana y este jueves se ha situado por vez primera en quince días por debajo de los 800 casos por 100.000 habitantes, 783 exactamente. El número de contagios notificados en las últimas 24 horas ha sido de 29.960, la cifra más baja desde el 12 de enero. Pero aunque la ocupación hospitalaria lleva también unos tres días la baja, las ucis siguen estancadas al en torno al 45%, con seis autonomías por encima del 50% y tres de ellas por encima del 60%. “Una barbaridad”, según el portavoz técnico del Gobierno para la pandemia, Fernando Simón. La inflexión a la baja aún no se nota en las muertes. Este jueves se han notificado 432.

Tres autonomías

Pese a esta situación general, hay dos autonomías, además de Cataluña, que han empezado a relajar las medidas en mayor o menor grado. La que ha dado el paso más importante es Extremadura. Esta comunidad había suspendido todas las actividades no esenciales y ahora permitirá reabrir el comercio de las 10 a las 18 horas los laborables y de las  10 a las 14 horas los sábados. Extremadura fue la peor comunidad al principio de la tercera ola, con una incidencia que rozó los 1.500 casos pero en dos semanas se ha situado casi a la mitad (770), gracias a un cierre casi total.

Madrid también prevé relajar sus medidas a partir del próximo sábado permitiendo que en las terrazas de los bares se puedan reunir seis personas en lugar cuatro, como está establecido desde hace dos semanas. Así lo anunció su presidenta, Isabel Díaz  Ayuso, tras reunirse con representantes de la hostelería, a los que prometió volver a retrasar el toque de queda de las 22 a las 24 horas lo antes posible.

La situación de Madrid es muy diferente a la de Extremadura. Los bares y los comercios solo han sufrido restricciones horarias y de aforos pero han seguido abiertos en todo momento. Su incidencia llegó a rozar los mil casos y en una semana sólo ha bajado alrededor de 100 casos.  Ahora esta en 888.

Ambas están muy por encima de Cataluña, que es la cuarta autonomía con  menor incidencia, con 477 casos por 100.000 habitantes según los registros de Sanidad.

Todas están, sin embargo, muy lejos de “los niveles aceptables de incidencia, ya sean los 50, 150 o 250 casos que marcan la entrada en  el nivel de riesgo muy alto”, según Simón.

La variante

A esta situación se le añade la incertidumbre añadida por la variante británica que se expande de una manera muy irregular por España. Hay una comunidad, Cantabria, en la que representa ya un 35% de los casos mientras que en otras está en 20%, un 12% o un 4%, según el director del CCAES. Aún no hay datos de todas las autonomías por lo que hacer una estimación global es muy arriesgado. El ministerio cifró en un 10% la prevalencia media en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud del pasado miércoles.

Simón esta convencido que si se mantiene las actuales restricciones al expansión de la ‘superecoronavirus’ no revertirá la actual tendencia a la baja de los contagios.

Bajan los brotes es residencias

Algo que puede empezar a reducir las hospitalizaciones y las muertes es la vacunación. Se han administrado las dos dosis que confieren la inmunidad a 580.000 personas, entre los que figuran prácticamente todos los ancianos y trabajadores de las residencias y esto ha empezado a notarse. El número de brotes detectados en estos centros ha pasado en un mes de 120 a la semana a 70, “probablemente debido a la vacunación”, según Simón.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla