+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL DERBI ARAGONÉS

La afición arropó al Zaragoza con un recibimiento masivo

Cientos de seguidores esperaron a un autocar escoltado por muchos vehículos

 

Aficionados zaragocistas saludan al paso del autocar que trasladaba a la expedición zaragocista. - ÁNGEL DE CASTRO

J. OTO
29/06/2020

Alrededor de una hora y media antes de que Díaz de Mera decretase el inicio del partido, los aledaños de La Romareda eran un clamor. En realidad, el desfile de pasiones ya había comenzado antes, cuando la expedición zaragocista emprendió el camino hacia el estadio. Desde entonces, numerosos aficionados en motos, turismos o taxis escoltaron el autocar en el que viajaban sus ilusiones y sueños. Bufandas y banderas al viento y a todo claxon, el zaragocismo empezaba a jugar el gran partido.


Cuando el autobús giró a la derecha para recorrer la recta final que le separaba del aparcamiento en el campo municipal se desató la locura. Mascarilla en ristre en la gran mayoría -no en todos- pero con escasa distancia entre corazones, cientos de aficionados esperaban a los suyos. La escena recordaba aquellos recibimientos multitudinarios que emocionaban a propios y extraños. El Zaragoza iba a jugar el partido más importante en mucho tiempo sin el calor de su gente, pero no iba a estar solo. Nunca lo estará.


Poco antes había llegado el Huesca, que ya conoce ese sudor frío que recorre el cuerpo cuando queda preso del miedo escénico. De eso se libró ayer el equipo oscense. La batalla iba a ser a puerta cerrada, pero, fuera, hacía calor. Mucho calor.