+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FINAL FEMENINA

Barty, del cricket a campeona de Roland Garros

 

Barty besa la copa de Roland Garros. - EL PERIÓDICO

JAUME PUJOL-GALCERAN
08/06/2019

Dos años atrás Ashleigh Barty estaba en la playa pescando con sus amigos en Ipswich (Queensland), donde nació hace 23 años y ayer abrazaba la Copa Suzanne Lenglen como campeona de Roland Garros después de imponerse en la final a la checa, también debutante, Marketa Vondrousova por 6-1 y 6-3.

Australiana, con antepasados aborígenes, de 1,65 metros de altura, Barty es la nueva reina de París, sucediendo a la rumana Simona Halep y convirtiéndose en la primera australiana que inscribe su nombre en el palmarés del torneo desde que lo hiciera en 1973, su compatriota Margaret Court (1973), ganadora de 12 Grand Slams.

Este sábado Barty ha dominado en 70 minutos a la joven talento checo de 19 años, Vondrousova, a la que los nervios de jugar la final le han impedido hacer frente a la australiana. Barty había tenido su momento de pánico en las semifinales ante la estadounidense Amanda Anisimova que estuvo 6-3 y 3-0 arriba. La australiana ganó 10 juegos seguidos y su plaza en la final. "He jugado un partido perfecto. Estoy muy emocionada por ganar este título", aseguró en la central. Sus padres no llegaron a tiempo de verla. Estaban de viaje desde Australia.

NÚMERO 2 MUNDIAL

Barty había dejado el tenis con 19 años, cansada de la presión, tras haber ganado solo con 15 años el torneo júnior de Wimbledon (2011) y el Abierto de Australia (2012). Durante dos años, deprimida, decidió guardar las raquetas para estudiar farmacia y dedicarse a pescar y disfrutar con los amigos en la playa y de noche en los pubs. Se apuntó a jugar al crícket en un equipo de la Big Bash Ligue, el máximo campeonato femenino australiano de este deporte. Posiblemente no habría vuelto al tenis si Casey Dellaqua, su compañera de dobles, un día no la hubiese convencido para pelotear de nuevo en una solitaria pista de Ipswich.

Al inicio del 2017 Barty era la 326 del mundo y este año aterrizó en París ya como número 8 mundial, tras ganar el torneo de Miami y se marchará de Roland Garros con un premio de 2.300.000 euros y como número 2 mundial, a solo 136 puntos de la japonesa Naomi Osaka, actual número 1 mundial y ganadora del Abierto de EEUU (2018) y el Abierto de Australia (2019).