+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REAL ZARAGOZA

Una defensa muy movida

Whalley y Fernández son los únicos que han repetido en las seis jornadas en una zaga que parece encontrar forma

 

Mario y Vallejo. - ÁNGEL DE CASTRO

EL PERIÓDICO
29/09/2014

La mayor parte de las líneas del Real Zaragoza han sufrido la inestabilidad provocada por la formación de un equipo renovado con urgencia, a última hora y con grandes restricciones económicas. La defensa se ha visto muy agitada, en gran parte por las lesiones de Diego Rico y Vallejo. También por decisiones tácticas del entrenador, que buscó la pareja ideal para el eje primero con Cabrera junto a Vallejo y ya en el segundo partido con un Mario que se ha convertido en fijo en los planes del técnico.

En tres encuentros, contra Osasuna, Barcelona B y Sabadell, Víctor hizo coincidir a los mismos en una retaguardia que parecía ser la de su gusto. Whalley, Fernández, Vallejo, Mario y Rico. La lesión del lateral izquierdo hizo que situara sobre la marcha a Cabrera en esa posición, un puesto del que será muy complicado desplazar al uruguayo después de sus notables actuaciones ante Alavés y Llagostera.

La joya de la corona, Vallejo, ha sobrevolado la inexperiena de sus 17 años con una gran personalidad. No ha podido, sin embargo, esquivar la enfermería. Frente al Llagostera, Rubén fue el elegido para cubrir su ausencia. En total nueve jugadores han pasado por la titularidad en la defensa, y solo dos, Whalley y Fernández, han participado en las seis jornadas.

 
 
2 Comentarios
02

Por SACHER 15:30 - 30.09.2014

Pues yo no vería descabellado probar a Diogo un partido en vez de Fernández, los carriles con los dos uruguayos, al menos aguerridos y centrados. Para la segunda división no vienen mal. A Rico y a Fernández los veo más de interiores, por si a Álamo se le va la bola, y Eldin juega mejor pegado a la punta.

01

Por kabauter 12:24 - 29.09.2014

Rubén jugó muy bien en Llagostera, siempre bien colocado e insuperable por alto. El que se tiene que poner las pilas en defensa es Fernández, que se mire en el espejo de Cabrera