+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPORTAJE

Dos amigos en apuros

  •  
  •  

    S. P.S. P. 09/11/2004

    Quién les iba a decir a ellos que un día lluvioso de noviembre del año 2004 se iban a encontrar en una pequeña isla al otro lado del Atlántico. Los caminos de John Brown y Steven Edwards se volverán a cruzar hoy en la pista del pabellón Miraflores. El pívot del CAI y el alero de La Palma, uña y carne en su etapa del instituto en Miami, amigos íntimos a pesar de la distancia y el paso del tiempo junto con Devin Davis (ex del Breogán), se verán de nuevo las caras en una cancha de baloncesto, con una pelota y unas canastas de por medio. "Es uno de mis mejores amigos", revela John Brown cuando se refiere a Steven Edwards. "Tiene mucha calidad. Era de los mejores en Miami", añade. Y lo sigue siendo. El alero de La Palma es un jugador talentoso, muy atlético y brillante anotador (este año promedia 19 puntos con un mal porcentaje del 32% de dos y un magnífico 43% de tres).

    Sin embargo, su equipo está en apuros por su mala clasificación. Una situación personal similar a la que atraviesa John Brown, cuya figura está muy cuestionada en el club por actitud deficiente, por sus constantes faltas disciplinarias y, sobre todo, por su pobre rendimiento en la pista, donde ha dado otro paso atrás en su línea descendente de las últimas cinco temporadas.

    Rendimiento descendente

    Desde que Brown jugó en Australia en el West Sydney en la temporada 2000-2001 y firmó 19,5 puntos y 8,1 rebotes de media, sus números han ido cayendo de manera lenta y regresiva en las cinco campañas posteriores. En Chipre (2001-2002), en el Limassol, su rendimiento ya fue inferior (18,3 y 7,7), y así lo ha seguido siendo hasta su llegada al CAI. En el Buducnost (2002-2003) aportó 15,3 puntos y 6,7 capturas, en el Ricoh Manresa de la ACB bajó hasta los 12,6 y 6 aunque en una Liga superior y de mayor entidad, y la caída libre de sus estadísticas ha llegado hasta Zaragoza, donde acredita 11,4 puntos y 5,6 rebotes.

    Por ello, y como ya sucedió contra el Murcia, el CAI lo sigue examinando con lupa, hasta el más mínimo detalle, y ya no descarta cortarle . Esta noche, la del reencuentro de dos grandes amigos en apuros, Brown tendrá enfrente a John Floyd, un viejo guerrero ex del Menorca, y a Mathias Brigitha, el ala-pívot de las Antillas holandesas que ha llegado en sustitución de Jure Lozancic para reforzar el juego interior canario.