+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«Ha sido el primer partido que no competimos en nuestro estadio»

Etxeita y Moi Gómez hicieron autocrítica y reconocieron que fueron inferiores

 

A. B. L.
21/01/2019

El primer paso para crecer suele ser reconocer los errores propios. En el Huesca tienen claro que ante el Atlético de Madrid no jugaron bien y que apenas tuvieron opciones de rascar algo positivo ante los colchoneros salvando el buen inicio del partido. Ese no es el camino a seguir si el equipo altoaragonés quiere continuar creyendo en la permanencia en Primera División.

«Nos han ganado merecidamente. Este ha sido el único partido que no hemos competido en nuestro estadio de tú a tú al rival. Tuvimos alguna opción al principio que no aprovechamos y al final han sido superiores», dijo Etxeita sin pelos en la lengua.

De todos modos, uno de los capitanes del equipo oscense recalcó que «todavía queda mucho» y que tanto él como sus compañeros «vamos a luchar hasta el final aunque estamos en una situación difícil». Aun así, no pierde la perspectiva: «En todos los partidos estamos cerca. En esta ocasión no. Está claro que es difícil encajar una derrota tan dura y sobre todo en casa, pero somos suficientemente maduros para saber que estamos en una situación difícil pero que podemos salir de ahí abajo», afirmó el defensa.

También Moi Gómez resaltó que la derrota contra el equipo rojiblanco fue «justa» y apeló a la falta de acierto en las dos áreas como la clave de la derrota: «Ha sido un partido igualado. Ellos se han llevado la victoria porque han estado más acertados en las áreas y es verdad que en la segunda parte han estado un poco mejor por lo que ha sido justa la victoria», comentó tras el duelo el alicantino.

Habló también de que el vestuario terminó «tocado» en lo anímico porque deseaba mantener la buena línea en casa y sumar la segunda victoria consecutiva, pero también «sabíamos que era un grandísimo rival y no hemos estado contundentes en las dos áreas». «Ellos arriba tienen grandísimos jugadores, nos han creado mucho peligro y al final se han llevado el partido», explicó el centrocampista del equipo oscense.

Gran parte de la culpa la tuvo el factor psicológico para el bajón en la segunda mitad, en la que el Atlético fue muy superior a un Huesca incapaz de inquietar a Oblak y a la defensa colchonera. Eso no es excusa porque la situación es «delicada» y cada partido «es una final», pero no queda otra que levantarse y «seguir trabajando».

Mirar al pasado sirve de poco, aunque sí debe valerle al Huesca para no repetir los errores de los últimos partidos. Los duelos ante el Betis, Valencia, Levante o Getafe, aunque con resultados dispares y con poca cosecha de puntos, deben ser el espejo en el que mirarse si quiere salir de abajo sumando de tres en tres y no quedarse hundido y sin posibilidades antes de tiempo.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla