+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA MONTAÑA EN ARAGÓN

Un horno en el Pirineo

Una histórica ola de calor ha castigado la montaña dejándola con muy escaso manto nivoso H «Es más peligroso que haya poca nieve para los senderistas», explica el guarda del Ángel Orús

 

Grandes panoramas 8 El Balneario de Panticosa, con las Argualas y Garmo Negro al fondo, esta semana. - JORGE GARCÍA DIhiNX

R. MARTÍ
06/07/2019

Chema Grau, el guarda del refugio del Ángel Orús con Fernando Román, no había visto nada similar en los 22 años que lleva trabajando en esta instalación. «Este año ha habido picos de récord de 26 grados y eso no se había visto aquí en la vida. Ha sido el año más caluroso, pero se avecinan nuevas olas de calor», dice el guarda montisonense.

El Pirineo se ha convertido en un horno. «La poca nieve que había está desapareciendo muy deprisa. Además estamos en la vertiente sur y hay menos nieve». El refugio se encuentra a 2.148 metros, en la cabecera del valle de Eriste. Pese a estas circunstancias favorables para los senderistas, Grau afirma que «es más peligroso que haya poca nieve. Los heleros los tenemos en la Canal Fonda, subiendo al Posets y en el collado de Eriste. El problema es que el final de la nieve no es más nieve, sino piedras, y se producen más lesiones. Recomendamos llevar crampones y piolets para pasar los heleros», indica.

Este fin de semana el refugio estará lleno. El 95% de los que pernoctan suben al Posets. Grau reconoce que desde que es guarda del refugio la concienciación y la preparación de los excursionistas es peor. «Este fin de semana habrá masificación en el Posets. La cosa va a peor. Cada vez llega más gente menos preparada y con menos conciencia de los riesgos. A eso ayudan las carreras por montaña. Están protegidas, hay controles, helicópteros para el rescate. Pero el montañismo no es competición. Es vencer a una montaña, disfrutar del paisaje, la amistad de los compañeros...», indica.

La influencia de los guardas sobre los montañeros es limitada. «Nosotros como guardas tenemos que aconsejar. Pero tratas con personas adultas y al final hacen lo que quieren. Los guardas somos partícipes de la campaña ‘Montañas Seguras’ y es un contrapeso. De lo contrario esto se nos iría de las manos», afirma.

El Gran Trail

Dentro de tres fines de semana el refugio será paso del Gran Trail Aneto-Posets. Estará ubicado en el kilómetro 73 de los 105 de la carrera. «Es un tema que nos han acoplado, pero no me gusta nada. Hay gente que lo hace en nueve horas. Quedará muy bien, será un éxito para ellos, saldrán en los periódicos. Pero es una forma de vivir la montaña que no entiendo. Hay muy pocos preparados, los primeros y la carrera es una invitación al accidente. Para mí es una animalada y no pasan más cosas hasta el día que pasen», reconoce.

En La Renclusa, al pie del Aneto, la situación es similar al Ángel Orús. «El 90% como poco de los que pernoctan en el refugio irán a la cima del Aneto. Para ascender hay que emplear material invernal, piolet, crampones, bastones y casco. Se encuentra la nieve a partir de los 2.700 metros y el manto es continuo por el glaciar hasta el Paso de Mahoma». Toca diana en el refugio a las cinco de la mañana. «Llegan a la cima al mediodía y a las cinco están de vuelta». El guarda confiesa que «pocas cosas pasan para la cantidad de gente que sube. Hay gente que no está capacitada ni técnica, ni físicamente para subir. El que no conozca el terreno o no esté capacitado, se tiene que preparar o contratar un guía». Para el guarda, el accidente típico en julio es el «el resbalón en el glaciar por no saber utilizar el material invernal. Como no te frenes, puedes tener cualquier lesión».

Javier Abajo es otro veterano guarda de refugios aragoneses. Lleva 26 años en Respomuso, a la sombra del Balaitous. «Se cometen bastantes negligencias. La gente se piensa que pesan mucho los crampones y el piolet y son indispensables en esta época del año. Mi consejo es que los lleven porque son necesarios. Pero la decisión última es de ellos», dice. Como en Eriste, nunca habían pasado tanto calor. «Estamos desde 1993 y hemos llegado a los 25 grados la semana pasada». Los montañeros se reparten en múltiples excursiones. «La gente sube el Balaitous, la Cresta del Diablo, la Gran Facha, los Infiernos, Cristales, Musales, Llana Cantal y travesías en las que hay que pisar algo de nieve», concluye.

NOTICIA PATROCINADA

Cámara oculta a Joselu Mato, jugador del Deportivo Alavés

Pacheco y Manu García del Deportivo Alavés han gastado una broma con cámara oculta a su nuevo compañero de equipo, Joselu ...