+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MUNDIAL DE MOTOGP

Márquez: "El 2020 me enseñó que hay muchas carreras, pero solo un cuerpo"

El ocho veces campeón del mundo de motociclismo se muestra optimista, reconoce "estar ya muy animado", pero asegura que aún le queda un buen tramo de rehabilitación. Márquez, que insiste en que "el doctor Mir sigue siendo mi médico de cabecera y acudiré a él en cuanto me pase algo", afirma que, cuando regrese, seguirá siendo igual de agresivo

 

Marc Márquez y Pol Espargaró. - REPSOL HONDA MEDIA

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
22/02/2021

"¿Qué he aprendido de esta experiencia?, que carreras hay muchas, pero cuerpo solo uno. Y eso ya lo tengo bien metidito en mi cabeza para futuros momentos. Lo que no significa que no vaya a aceptar el riesgo de correr en moto como corría, con mi estilo agresivo y habitual, pues, si aceptase eso, no podría volver a subirme a una moto de carreras. Por eso les he dicho a los doctores que solo quiero que me den el OK para volver a correr cuando ellos sepan que mi brazo, mi hueso, mi húmero, está preparado para soportar otra caída".

Marc Márquez Alenta, el campeonísimo de Cervera (Lérida), el gran ausente del Mundial-2020 de MotoGP, que ganó el mallorquín Joan Mir (Suzuki), ha ofrecido hoy, en la presentación oficial del equipo Repsol Honda, junto al también catalán Pol Espargaró (“esta es la oportunidad soñada por mí y me voy a agarrar a ella con todas mis fuerzas”), todo tipo de explicaciones, no solo sobre su caída, regreso precipitado (“otras veces volví igual de rápido y, como salió bien, todo el mundo, incluidos los médicos, fueron manteados, pero esta vez ha salido mal, mala suerte”) sino sobre sus operaciones, su rehabilitación (“ahora cada visita a los doctores son buenas noticias y eso me hace estar animado”) y, también, sobre su excelente relación con el doctor Xavier Mir, “mi médico de confianza, me médico de cabecera, con el que hablo continuamente y al que acudiré en cuanto me vuelva a pasar cualquier cosa, ¡claro que sí!”.

Siempre tuvo esperanza

Márquez ha reconocido haberlo pasado muy mal, “especialmente en los meses de septiembre y octubre cuando la lesión no evolucionaba”. Eso sí, tanto cuando fue tratado por el equipo del doctor Xavier Mir como, finalmente, cuando fue operado, por tercera vez en su húmero derecho, por el equipo del doctor Samuel Antuña, jefe de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Ruber Internacional, de Madrid, tuvo el convencimiento que saldría adelante “porque era, me contaban ellos, cosa de hueso, no había dañado nervio ni musculo alguno y, por tanto, lo que había que tener era paciencia”.

Márquez, que no ha querido opinar demasiado sobre todo el ruido que ha existido a lo largo de su mal momento y, muy especialmente, sobre la decisiones médicas que se han ido tomando, asegura que ahora ya está, en efecto, en la recta final de su rehabilitación, aunque aún le queda mucho tiempo para volver a ser el piloto de antes. “Fui a mi segunda revisión y, pese a las buenas noticias de que el húmero se estaba consolidando, el doctor Antuña me dijo que ni hablar de pensar en el test de Catar. Me lo quite de la cabeza, aunque me hacía ilusión. Ahora, a mitad de marzo, iré a la tercera revisión y veremos si me dice que puedo correr en el primer GP de Catar (28 de marzo), sino pensaré en el segundo, sino en Portimao, sino en Jerez…y así me iré ilusionando”.

No piensa que sea el favorito

Eso sí, Márquez asegura que, cuando los médicos le den el OK, aún le quedará muchísimo trabajo por hacer. “Hace poco que me atreví a pasear, ni siquiera fue entrenamiento, por Cervera con la bicicleta de carretera, así que, luego, vendrán más cosas. Debo recuperar toda la movilidad del hombro y del brazo derecho, que casi ya está. Debo aumentar mi masa muscular, que es muy diferente a la del brazo izquierdo. Debo ganar fuerza, pues pilotar una MotoGP no es cosa fácil”, siguió explicando el ocho veces campeón del mundo, que reconoció sorprenderse “porque, en estas condiciones, ya leo y oigo que mis compañeros de parrilla me dan como principal favorito al título de este año, lo que es un elogio para mí pero, de momento, no tiene demasiado sentido, la verdad, pues en estas condiciones yo creo que hay varios favoritos y, el primero, claro, el nuevo campeón, Joan Mir, que deberá intentar repetir título”.

Márquez insistió en que el error de volver pronto a correr en Jerez, fue un error compartido por todos. “No podemos poner nombre y apellido a ese error. Todos decidimos que podía volver y, sí, la última decisión, la última palabra, fue mía, claro, pero salió mal. Muchas, muchísimas veces, he vuelto antes de tiempo y todo el mundo ha sido manteado. Era cuando se decía, bueno, aún se comenta, que no somos humanos y que hacemos milagros. No, nos mueve la pasión y, cuando vuelves, es porque todo el mundo te ha dado el OK. Puede, repito, que, ahora, en momentos de gran dificultad y duda, pediré más opiniones médicos pero, repito, sigo confiando en el doctor Mir, que tantas y tantas veces me ha curado y me ha ayudado a volver a correr y a ganar”.

Márquez reconoció que aún no se ha subido a una moto. Es más, que él no pilota la Honda RC213V, con el nº 93, realizado para el video de presentación del equipo. “Soy optimista, sí, claro, pero he de oír a mi cuerpo, he de hacer caso a los médicos y he de ir paso a paso. ¿Cuáles son los pasos? Primero, contar con el permiso médico. Luego, aumentar el entrenamiento y la rehabilitación. A continuación, subirme a una moto. Más tarde, subirme a una moto de carreras. Luego, divertirme sobre ella y, solo al final, solo en la recta final de esa aproximación a las carreras, soñar con hacer podios o ganar. Es decir, el camino que me queda es largo y duro. Y, sí, todo tiene como objetivo volver a ser el Marc Márquez Alentá de antes

El piloto de Cervera insistió en que la gente, la afición, los periodistas, los rivales no pueden olvidar que lleva más de siete meses sin subirse a una moto, ni siquiera de calle. “No lo he pasado nada bien durante estos meses pues, además, todos hemos vivido, perdón, estamos viviendo, momentos durísimos con nuestras familias por esta maldita pandemia. No podía venir nadie a casa y yo suerte he tenido de mi hermano Alex, de su estupendo Mundial, y, claro, también de los miembros de mi equipo, que han estado todo el tiempo pendientes de mí y animándome mucho. Les he encontrado a faltar mucho y espero recuperar ese ambiente pronto, pues ellos, como he contado siempre, son mi familia en los circuitos y buena parte de mis victorias”.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla