+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA 20ª JORNADA DE PRIMERA

Messi decide en la primera gran noche de Dembélé

El argentino entró a falta de media hora e intervino en los dos goles de la victoria

 

EL PERIÓDICO
21/01/2019

La que tenía que ser la primera gran noche de Ousmane Dembélé como barcelonista acabó con una nueva exhibición de Leo Messi, que tuvo suficiente con media hora para dinamitar el partido, intervenir en el 2-1 y marcar el 3-1 frente al Leganés. Messi vio los primeros 66 minutos del partido desde el banquillo. En la grada, la mirada impaciente de un espectador, que con una gran foto del astro argentino y la frase: «Viajé 5.000 millas para ver esta leyenda», no podía creer su mala suerte.

Pero todo cambió, salió Leo y el Barça remontó frente a un combativo Leganés que le puso las cosas muy difíciles a los catalanes. Hasta entonces, Ousmane Dembélé había sido el protagonista del partido. Dembélé ahora es otro tipo. De aquel futbolista desubicado, que llegaba tarde a los entrenamientos, que se rumoreaba que cuidaba poco su alimentación y que se había quedado alguna vez fuera de la lista del entrenador, no queda nada.

Ahora brilla con luz propia, se siente poderoso, como ese elegante cambio de ritmo con el que supera rivales, uno tras otro, y emula al correcaminos y aquel mic, mic con el que avisaba cada vez que se rifaba a su antagonista. Ayer Dembélé, con Messi en el banquillo, se echó el equipo a la espalda y desde el primer minuto se sintió poderoso. El francés, desde la banda derecha, fue la punta de lanza del ataque de los barcelonistas, en un partido en el que, por una vez y acosado por el duro calendario, Ernesto Valverde, decidió imponer rotaciones y el Camp Nou y el fútbol de su equipo se lo agradeció, al menos en el primer tiempo.

Se quedaron en el banquillo de salida no solo Messi, también Rakitic y Arturo Vidal, todos ellos titulares. Vermaelen, como acompañante de Piqué; Aleña, junto con la pareja Busquets y Arthur; y Coutinho, junto con Suárez y Dembélé, fueron las novedades. Y el Barça se sintió muy bien. Presionó y tuvo paciencia ante un Leganés que puso su único empeño en defender; que acumuló futbolistas atrás y que buscó que, ante la falta de recursos, el tiempo volara. Destacó Dembélé, pero también Carles Aleñá, que en su primera titularidad liguera, mostró de lo que es capaz. Jugador de esos que llevan el balón pegado a la bota izquierda, Aleñá mostró su descaro y se erigió en uno de los destacados.