+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA PROFESIÓN DESDE DENTRO

La mirada del árbitro

Por primera vez tres colegiados aragoneses coinciden en la ACB. Hablan acerca de su profesión, sobre la salud del arbitraje aragonés, la tecnología en el deporte y el día después de una mala actuación

 

Carlos Peruga, Xavi Torres y Roberto Lucas durante el clínic formativo de los árbitros aragoneses. - CHUS MARCHADOR

NACHO PRÁDANOS
26/02/2020

En una sala del hotel Zentral AVE de Zaragoza, Carlos Peruga, Roberto Lucas y Xavi Torres, los tres representantes del arbitraje aragonés en ACB, explican a una nueva generación de 70 árbitros aragoneses los obstáculos y complicaciones que se interponen en la profesión de árbitro. En este stage de la temporada 19-20, profesionales y principiantes comparten visiones sobre este deporte y aprenden lecciones de cómo actuar en una situación adversa. Los tres aprovechan un receso para atender a EL PERIÓDICO y dar la versión que casi nunca suele escucharse, la del árbitro. «Trabajo, constancia y sacrificio. En mis inicios, mis amigos quedaban y yo no podía porque tenía ocho o diez partidos cada fin de semana. Igual sucede con la familia. Viajas, visitas ciudades y sacrificas mucho por el baloncesto que pasa a ser una pasión», afirma Xavi Torres.

Es un deporte que ha tenido que adaptarse a todo. Los medios, el público y los equipos han pasado por buenos y malos momentos, y la afición sigue ahí. Siempre ha sido un deporte cercano y con la emoción a flor de piel. «El baloncesto es dinámico, cada año tenemos nuevas normas y alicientes. A nivel de aficionado es comprensible la crispación porque las reglas tratan de adaptarse a nuestro tiempo, pero en Aragón y en España, el aficionado al baloncesto es entendido y comprende la dificultad», afirma Peruga, que participa a menudo en competiciones internacionales.

«En Aragón se hace un gran trabajo de base en cuanto al reglamento y eso se nota. Yo cuando comencé me encontré situaciones complicadas y ahora los padres no las protestan. Esto buscamos con los más jóvenes, que sepan qué hacer en todo momento», asegura Lucas acerca de los nuevos retos del baloncesto.

El árbitro es una figura imprescindible para que pueda brindarse un buen espectáculo. Al igual que jugadores y técnicos, hay de todo tipo y para todos los gustos. «Depende mucho de la manera de ser de cada persona, es importante ser honesto con las decisiones que se toman», añade Torres antes de que Peruga le apostille. «Personalidad, si no se te van a comer. El jugador quiere ganar, el entrenador quiere ganar... y este comportamiento hay que saber llevarlo de alguna manera», afirma el aragonés y Lucas le secunda. «Es tu trabajo y cada persona es de una forma de ser en su trabajo. Tu labor es que gane el mejor, el que mejor ha jugado el partido, entonces tienes que hacerlo lo mejor posible en base a las reglas», concluye.

Ellos tampoco escapan de todas las circunstancias que rodean a un partido pero saben trazar una línea muy marcada entre la pasión y la profesión. «Yo nunca he sido aficionado de un equipo, llega un momento en el que eres profesional y no te lo planteas. ¿Si puedo disfrutar de una jugada magnífica o una táctica de final de cuarto o de partido? Sin duda, lo disfruto y a pie de pista», asegura Peruga.

La tecnología entró en el baloncesto para quedarse y conforme han pasado los años se ha convertido en un actor más. Para ellos es una herramienta ya imprescindible. «Todo lo que aplicamos en la pista es lo que nos piden. Es una necesidad, impuesta, pero imprescindible. Tenemos mucho margen de mejora y debemos estar preparados para trabajar con él. Aún así, no es infalible porque cada persona lo ve de una forma», añade el zaragozano.

Ellos no viven aislados de lo que sucede después de un mal partido pero sienten el respeto y la protección de la Federación y aficionados. «Eres consciente de cuando te has equivocado y debes a convivir con el error, en nuestro trabajo y en la vida, no debe afectarte», asiente Lucas. «Incluso durante el partido te das cuenta del error. El buen árbitro es el que se equivoca y es capaz de refrescar la mente para estar al 100% en la siguiente jugada», se sincera Peruga. «Lo importante es aprender y seguir hacia delante», algo en lo que coinciden los tres.