+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL GP DE CANADÁ DE F-1

Los muros agradecen los cumplidos de Hamilton

El inglés acabó contra las protecciones del Circuito Gilles Villeneuve un día después de pedir escapatorias menos amplias. Charles Leclerc (Ferrari) y el propio Hamilton dominaron las dos sesiones preparatorias de la carrera canadiense

 

El británico Lewis Hamilton estrelló su Mercedes en el primer día del GP de Canadá. - EFE / VALDIN CHEMA

Miguel Martínez
07/06/2019

Cinco títulos mundiales y camino del sexto. Lewis Hamilton va liquidando récords aquí y allá, igualando o superando marcas de Ayrton Senna, de Juan Manuel Fangio o de Michael Schumacher, como las siete victorias que el 'Kaiser' certificó en el GP de Canadá. El inglés suma seis --y eso que no he estado muy bien aquí en los últimos años, dice entre sonrisas-- y podría meterse en el bolsillo este fin de semana el séptimo. Dominó la primera sesión de libres, pero su exceso de confianza le llevó contra el muro en la segunda tanda.

Podria decirse que subido al portentoso Mercedes híbrido de los últimos seis años, hasta se aburre. Así que entre tanto rumor sobre el cambio de reglamento previsto para el 2021, tiene su propia receta: "Si pudiera elegir, volvería a traer los V12 aspirados, el cambio manual en hache... haría todo más complicado. Quitaría las escapatorias enormes, la dirección asistida. Deberían ser carreras que te llevaran al agotamiento físico, como un maratón", dice con añoranza.

Endurecer la F-1

"Ahora, a veces sales del coche y piensas que podrías hacer dos o tres grandes premios seguidos. Esto debería volver a ser un deporte para hombres. Ahora los adolescentes llegan y se adaptan rápidamente, explica en relación a milenials como Versatappen, Leclerc o Strolz. . Y ya que estamos en Canadá, donde los muros están más cerca, quitaría las escapatorias y pondría los muros más cerca. El hormigón del trazado levantado en la isla de Notre Dame, en mitad de río San Lorenzo, desde donde se ve una impresionante vista de la bellísima ciudad de Montreal, debió pensar ah sí? Y en la curva nueve atrajeron hacia su durísima estructura la flecha de plata del pentacampeón. Hamilton había entrado como una bestia, con el coche deslizando de las cuatro ruedas. Y zas. Dañó el buje, la suspensión, la caja de cambios, el fondo plano y pinchó el neumático. Consiguió llevar el coche a boxes y los mecánicos se afanaron en repararlo. Aún restaba más de una hora.

Romain Grosjean, Pierre Gasly o Antonio Giovinnazzi, también besaron los muros, aunque solo Max Verstappen impactó contra el muro de los campeones, ese largo trozo de hormigón que se repinta cada día en el comienzo de la recta de meta y que han visitado tantos campeones del mundo

Los mecánicos no llegaron a finalizar a tiempo el coche de Hamilton, y en ausencia del inglés, Valteri Bottas, tampoco se encontró a gusto, lo que dejó vía libre a los Ferrari donde Charles Leclerc fue otra vez más rápido que Sebastian Vettel.

Mención aparte merece el cuarto puesto de Carlos Sainz. El madrileño pilotó a lo grande, y llevó el McLaren,. con el que su compañero Lando Norris, solo pudo finalizar undécimo, a siete décimas, cerca de los muros para instalarse en terreno que casi siempre está reservado para los Mercedes, Ferrari y Red Bull.