+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

HITO DEL ZARAGOCISMO

«Nadie ha vuelto a meterle seis al Barcelona»

El 13 de febrero de 1994 La Romareda vivió una de sus noches más mágicas. 25 años después EL PERIÓDICO reúne a Xavi Aguado, Santi Aragón, Andoni Cedrún y Jesús Solana para recordar el 6-3 al Barça de Cruyff.

 

Aguado, Aragón, Cedrún y Solana, con la portada de EL PERIÓDICO. - JAIME GALINDO

Nayim y Aguado, felices tras la goleada. - JAIME GALINDO

RAQUEL MACHÍN / JORGE OTO
10/02/2019

– Aguado: Lo que más recuerdo es la enorme repercusión que tuvo porque no era un Barcelona cualquiera. Antes habíamos tenido otras goleadas, como el 6-2 al Tenerife, pero aquí ganamos a todo un Dream Team y teniendo nosotros la pelota.

– Solana: Sí, es lo que más recuerdo también, que se sacó el VHS del partido y todo.

– Aguado: Y un pin.

– Solana: Y el pin del 6-3 de EL PERIÓDICO porque claro, ganarle a ese equipo como se le ganó, jugando bien, metiendo seis goles... Lo que recuerdo mentalmente y lo que he recordado viendo los resúmenes que hay por ahí es lo que disfrutó La Romareda aquel día, lo bien que nos lo pasamos dentro y fuera del campo. Que se cayó una valla además.

– Aragón: Hubo varias personas afectadas.

– Cedrún: Eso fue detrás de mi portería y con el partido yo no me enteré de nada.

– Aguado: Yo tampoco.

– Solana: Vi que se cayó pero poco más.

– Aguado: Fue después del partido cuando nos enteramos.

– Solana: Pero fue la manera de ganarles, porque a un grande le puedes meter un gol y encerrarte atrás, pero nosotros les ganamos de tú a tú, a ver quién metía más goles. Como éramos nosotros entonces. A tumba abierta. Hasta el Negro Cáceres metió un gol.

– Aguado: Desde esa fecha nadie le ha metido seis goles al Barça.

– Cedrún: Y a partir de ahí no perdió un partido.

– Aguado: Ganó la Liga.

– Aragón: A Víctor Fernández le gustaba jugarle de tú a tú a los equipos grandes.

– Solana: No hay más que ver la alineación, jugábamos a lo que jugábamos, a atacar.

Cedrún: Aquí los cabrones me dejaban solo atrás.

– Aguado: El inicio no fue muy bueno, calentamos en el vestuario, antes hubo un homenaje a Juliá, el sol pegaba de pleno y no veíamos nada. Sales a calentar sin haber tocado la pelota y los inicios recuerdo que fueron un poco dubitativos. El sol perjudicaba a los defensas.

– Solana: Calentábamos siempre dentro, era una manía que teníamos. José Luis Arjol nos activaba y luego saliamos a tocar el balón un poco en el césped. Y nos pasaba algunos partidos, que si luego el campo estaba rápido o lento te costaba coger el toque.

– Cedrún: Pero esa semana solo se hablaba del gol que me habían metido en Albacete.

– Solana: No me acordaba, ¿ese es el gol tuyo contra el Albacete?

– Cedrún: Fue una semana dándome hostias por todos lados, que no tenía que jugar…

– Solana: Hace poco estuve en Albacete y les pregunté, ¿os acordáis del gol de Cedrún? Sí, sí, claro (risas).

– Aguado: Y el taxista, ¿te acuerdas? Cogimos un taxi en Albacete y le dice, ¡tú eres Andoni Cedrún! Vaya gol te metió Rommel Fernández desde el cielo (risas) ¿Te acuerdas o no? Y Andoni lo quería matar.

– Aragón: Me acuerdo de Kabir (el masajista) en el autocar dando vueltas por el pasillo.

– Aguado: Pero nadie dijo nada en Albacete, reconócelo.

– Cedrún: Estaban discutiendo.

– Aguado: No discutía nadie, entraste el último en el vestuario, estábamos callados y dijiste, perdonad que ha sido una cagada.

– Cedrún: Estaban discutiendo Poyet con Víctor, llegué el último y dije, por favor, callaos porque he perdido el partido yo, ha sido una cagada. Fuera. Y así fue, esa semana se calentó el tema y se ganó 6-3. Por eso hice lo de Albacete (risas).

– Solana: Aún te comiste tres.

– Cedrún: Estaba convencido. Cáceres se escapa en el minuto cinco, Chucho era más defensivo, pero Fleki (Belsué) era más ofensivo... ¿qué haces? Si vienen y pegan al muñeco, pues bien, y si no, para dentro.

– Aguado: ¿Cómo que al muñeco? ¡Tú las parabas!

– Cedrún: Sí, pero en un partido de esos de ida y vuelta podía haber sido 7-10. Veías al Negro por ahí, al otro también, al otro... era robo la pelota y toma, a ver quién pega más. ¿Te acuerdas del último gol que me metió Romario? Una que controla de un pase largo y le mete con la izquierda al otro lado.

– Aguado: Creo que fue el 5-3, que cogió el balón en el centro del campo y el Negro y yo detrás y no lo pillamos. Él con balón y nosotros detrás y no lo cogimos. Era rapidísimo.

– Cedrún: A Zubi le meto caña con el gol de Paquete.

– Aragón: Es que el último gol fue muy bueno, le meó.

– Cedrún: La vaselina que le mete Paquete.

– Aguado: Que se lo dedicó a Juliá, que estaba en la grada.

– Aragón: Yo es que no me acuerdo, no he visto el partido. Recuerdo el primer gol del Negro, que tira a Amor por el camino.

– Aguado: Se lo quita de en medio como si fuera una mosca.

– Solana: De todas formas, menos los primeros luego todos los goles fueron pases a la espalda porque ellos jugaban muy adelantados. El de Paquete por encima, el de Esnáider que Koeman cae como un saco...

– Aragón: A ver, voy a verlos. (Saca el móvil y pone el resumen). Esta es la jugada del Paquete, que lo hace de puta madre.

– Aguado: Se la da Esnáider y este a Cáceres.

– Aragón: Paquete es que era muy bueno. Mira la gente cómo disfrutaba.

– Aguado: Fue el último partido que hubo 45.000 personas, lleno, porque la temporada siguiente pusieron los asientos y la capacidad se redujo a 35.000. Salimos al campo, que habíamos calentado dentro, y esa sensación, ‘está lleno, como nos metan estos una goleada...’ porque el año anterior nos había ganado 1-6.

– Aragón: Aquí se cruza Romario, se tira y pide penalti. Le dices que se levante.

– Aguado: Hay un palo de Gay también.

– Solana: Yo creo que hasta el árbitro se lo pasó bien.

– Aguado: Tampoco hubo jugadas polémicas que puedas decir que el árbitro influyera. Romario me acuerdo que criticaba mucho a su defensa. ‘No puede ser que nos hagan goles con tanta facilidad’, decía. No le dije nada, pero siendo un equipo tan ofensivo era normal.

– Solana: Éramos un equipo al que nos tenían respeto porque metíamos muchos goles.

– Aguado: Tenía relación con Charly Reixach y antes del partido baja con Cruyff y me dice, en catalán, ‘Xavi, suave, suave...’ Me lo dijo así y le dije, ¡suave, vosotros! (risas). Guardiola aún se acuerda. Me dice, es el único equipo que nos ha quitado la pelota.

– Aragón: Estábamos tan contentos que no recuerdo qué hicimos después.

– Cedrún: Tampoco era una cosa… era una alegría contenida, nos estábamos codeando con ellos.

– Aguado: Pasa un poco como con la Recopa, con el paso de los años te vas dando cuenta del valor que tiene. En aquel momento no le das tanta importancia como ahora.

– Solana: La verdad es que nos salió todo. Para meterle seis al Barcelona te tiene que salir todo.

– Aragón: Tuvimos ocho o nueve ocasiones y metimos seis.

– Solana: Lo normal es que el Barcelona te meta dos o tres, como nos metió, lo raro es hacerle seis.

– Aguado: Ahí está la clave. Cuando estás en la vorágine no le das tanta importancia. Ahora han pasado 25 años y ningún equipo ha sido capaz de meterle seis goles. Y antes habría que tirar mucho para atrás. Todo el mundo que estuvo en el campo lo recordará.

– Solana: Esos partidos te dan la seguridad de que eres capaz. Porque luego puede venir el Oviedo y ganarte, pero si le ganas a un grande tienes la sensación de que en un momento dado le puedes ganar a cualquiera.

– Aguado: Cada vez el fútbol se va modernizando pero en aquella época todo lo de posesión, control de juego, ya se llevaba. Ahora hay jugadores más rápidos.

– Aragón: Ahora es más físico, por el tema de gimnasio. Veo a los jugadores muy atletas. Nosotros no íbamos mucho al gimnasio.

– Solana: No sé si es otro fútbol pero nosotros jugábamos como ahora, 4-3-3.

– Aguado: El ritmo del juego creo que era muy parecido, generar juego a base de combinaciones. Los métodos de preparación física han mejorado pero a nivel futbolístico ya se podría asemejar. Ves el partido ahora y la pelota circula con una velocidad muy parecida a la de ahora.

– Cedrún: Y había talento como lo puede haber ahora. Los jugadores que había en esa época podrían jugar perfectamente ahora. El juego es el mismo, los sistemas también.

– Solana: Evoluciona todo, el jugador cambia, pero en cuanto a sistemas no. Nosotros éramos muy modernos, salíamos a ganar siempre, sobre todo en casa. A los 20 minutos íbamos siempre uno o dos a cero.

– Aragón: Es que si a los 15 minutos no habíamos tirado a puerta ya nos pitaban. O se escuchaba el runrún. Pero es que Víctor era más de mirar al equipo que al rival. Siempre se ha caracterizado por mirar las virtudes de su equipo y potenciarlas.

– Aguado: Antes no se utilizaba tanto el 4-3-3.

– Solana: Solo el Barcelona y nosotros.

– Aguado: Aparte, era un 4-3-3 con Santi, Nayim o Gay y Poyet.

– Aragón: Víctor jugaba así y, si faltaba alguno de los de arriba, te metía otro centrocampista para un 4-4-2.

– Cedrún: Con Darío era otra cosica, estaba más tranquilo.

– Aguado: La mejor defensa es tener la pelota y no perderla en zona de creación.

– Aragón: Aurelio (Gay) tiene una buena anécdota del partido. En el descanso le salió la vena de entrenador y le dijo a Víctor, tenemos que quitar un delantero y meter un centrocampista más. Íbamos 4-1 al descanso.

– Aguado: Cuando nos meten el 4-2 dice, ¡ya lo decía yo! (risas). Al descanso había miedo, respeto. Decías, vamos 4-1 pero para, para, que estos...

– Aragón: Te podían meter mano en cualquier momento.

– Aguado: El equipo tenía confianza. Al fin y al cabo llevábamos buenos registros y teníamos confianza con el balón.

– Aragón: ¿Íbamos terceros, no?

– Cedrún: Quedamos terceros.

– Aragón: Ahora, a la Champions.

– Cedrún: Cuando dicen ahora hay que apostar por el rombo, por la filosofía de la Ciudad Deportiva, como la Recopa…

– Aguado: Un sistema no puede condicionarlo todo. En aquella época Víctor se adaptaba a lo que tenía, no creía en un sistema. Si tienes a estos jugadores ¿cómo tienes que jugar? De esta forma.

– Solana: Cómo puedo jugar para poner a los jugadores buenos que tengo, los tengo que encajar. No puedes dejar a Paquete, a Miguel o al que sea fuera del equipo, hay que encajarlos. Y si tienes que jugar con tres arriba pues... A Santi, a Nayim, a Gustavo, no los puedes dejar fuera.

– Cedrún: Es que nosotros no sabíamos jugar atrás.

– Solana: Es que no sabíamos.

– Cedrún: No sabíamos defender.

– Solana: No he vuelto a ver el partido, no sé si nos metimos atrás o no.

– Cedrún: En el descanso no se dijo, vamos atrás a esperar a que vengan... el equipo salió igual.

– Solana: Pero cómo vamos a esperar a que vengan, cómo le vamos a decir a Paquete y a Miguel que bajen a defender, cómo nos vamos a meter atrás, imposible.

– Cedrún: El único Gustavo, que le ayudaba a Santi.

– Aragón: Gustavo me ayudaba con el juego aéreo.

– Solana: Aurelio era de área a área.

– Aguado: Había ese matiz, eran distitnto perfil Nayim y Gay, Aurelio tenía más recorrido.

– Solana: Aurelio era de los de banda antiguos, de área a área. No sé si a nivel individual pero sí que se notaba en la ciudad mucha más alegría. Y creo que éramos más conocidos que ahora, estábamos más tiempo en el equipo y nos conocía todo el mundo.

– Aguado: Eso es clave, que en aquel equipo la mayoría llevábamos ya cuatro o cinco años, había una referencia. El equipo no se cambiaba cada año, se conocía.

– Solana: La gente conocía el once, a los doce o trece jugadores que salíamos siempre.

– Aragón: Y la gente todavía se acuerda de muchas cosas, ese es el mejor reconocimiento.

– Cedrún: Ese es el tema, que aunque ahora estemos en el infierno rememorar esas cosas a toda la gente le hace sentir orgullosa. Esto que estamos haciendo es muy bueno para el hijo y para el nieto, que su padre le ha dicho, mira, ese Zaragoza metió seis.

– Aguado: Es difícil que los chavales de ahora se lo crean, los de diez quince años. Mi hijo tiene 18, en Segunda llevamos seis, el proceso de que tengan conciencia de que el Zaragoza estuvo arriba no les llega a los menores de 18 años.

– Solana: El problema es que cuando hablamos de esto mucha gente dice ya están los abuelos con la batallita. Y es una putada porque al estar en Segunda División tenemos que recordar esto, pero lo bueno sería recordarlo en Primera. Que dijéramos hace tiempo le ganamos 6-3 al Barcelona, pues ahora le hemos ganado 5-0 al Madrid, así que tampoco hicisteis nada del otro mundo. Pero ahora no sé si va a ser posible volver a hacer un Zaragoza como aquél.

– Aguado: Parte del éxito de esa generación es el ambiente que había. Y sigue existiendo.

– Cedrún: No había divos.

– Solana: Éramos un buen grupo y todos jugábamos a lo mismo, todos entendíamos el fútbol de la misma manera. Ninguno iba a su bola.

– Cedrún: Es que no había un divo que marcara diferencias en la plantilla. Y si había alguno le dejábamos ahí tranquilo que se relajara, como a Gardel (Esnáider). Y la gente veterana hacíamos un trabajo con los que venían para ayudarles en todo.

– Aragón: Parece una tontería, pero ahora todo eso te lo dan hecho desde el club.

– Aguado: Lillo decía que es más difícil ganar a once amigos que a once buenos jugadores. Y es la realidad.

Destacamos

Galerías de fotos

La Gala del Deporte de Zaragoza

Trofeo Ibercaja Ciudad de Zaragoza

Entrenamiento del Real Zaragoza (22-1-2019)