+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LOS TRASPASOS MÁS COMPLICADOS

Neymar, Bale, Coutinho, James y Pogba: los culebrones del verano

Cinco de los futbolistas más caros del planeta siguen pendientes del mercado para conocer su futuro

 

Bale, Coutinho, Neymar, James y Pogba. -

JOSÉ MARÍA EXPÓSITO
11/08/2019

Lejos quedan aquellos años en los que cada equipo presentaba sus nuevos jugadores a la afición en los torneos veraniegos (hoy reservados a los turistas), los entrenadores tenían claro desde la jornada 1 cuál sería su once titular (hasta la cuarta aún seguirán llegando piezas a los vestuarios) y en las últimas páginas de los álbumes de cromos de la Liga, reservada a los 'Últimos fichajes', apenas aparecían futbolistas de relleno con la camiseta pintada en la era pre-Photoshop (el de Conte, el Tenerife, en el que se ven futbolistas de tres equipos distintos sobre el césped es antológico).

Hasta el 2 de septiembre se alarga este año el plazo para inscribir jugadores en la Liga y hasta entonces es probable que siga candente alguno de los culebrones que viene animando el verano. Los de Hazard y Griezmann se resolvieron relativamente rápido (pataleta del Atlético aparte), pero otros, con protagonistas de mucho peso, siguen generando episodio tras episodio.

Cinco casos destacan sobre el resto: Neymar, Bale, Coutinho, James y Pogba. Jugadores que en su día protagonizaron traspasos de récord (la del brasileño sigue siendo la venta más cara de la historia) pero que por una u otra razón no encajan a día de hoy en el club al que pertenecen.

Repudiados y deseados

Los motivos son variados. Los hay repudiados, como Coutinho, James y Bale, a quienes sus clubs querrían ver fuera, con mayor o menor vehemencia. Diferente es el caso de Neymar, a quien el PSG reconoció al fin (aunque es difícil saber quién dice la verdad en este folletín) que quiere traspasar pero básicamente por el empeño del futbolista en dejar París y el miedo a lo que supondría mantenerle en la grada como hizo en su día con Rabiot. Ni el jeque puede permitirse dilapidar una inversión de 222 millones. También Pogba suspira por irse del United y tiene quien le lanza cantos de sirena, pero su rebeldía no llegó al nivel de la de 'Ney' y eso parece haberle condenado a seguir en Manchester.

Curiosamente, el Real Madrid está envuelto en cuatro de estos cinco seriales. En dos de ellos (Bale y James) trata a toda costa de deshacerse de jugadores, sin éxito hasta ahora, y en otros dos (Pogba y Neymar) su objetivo es incorporarlos, aunque la llama solo parece viva en el último caso.

Habrá que esperar hasta el final, pues en los últimos años grandes traspasos se han cerrado el último día de mercado. Así llegó Rivaldo al Barça, pero el especialista en dejar las cosas para última hora es Florentino Pérez. Un 31 de agosto cerró el acuerdo con el Inter para hacerse con Ronaldo (2002), incorporó a Sergio Ramos (2005) y arrancó a Bale del Tottenham (2013). También a última hora cerró ese año el Madrid la salida de Özil rumbo al Arsenal y coló en el 2008 a Robinho en el City. No siempre sale bien: hace cuatro años el fax con el contrato de De Gea no llegó a tiempo.

Neymar (PSG)

Buscando la llave de su jaula de oro

Los insultos y las pancartas contra Neymar que se escucharon y vieron este domingo en el Parque de los Príncipes en el estreno liguero del PSG abonan las palabras de su director deportivo, Leonardo: "Las conversaciones están más avanzadas", dijo sin especificar con qué club. "Me encanta Neymar, me encantaría que siguiera, pero la realidad es que debo buscar soluciones sin él", asumió su entrenador Thomas Tuchel, en una entrevista televisiva pregrabada. Por más orgullo que tenga Al-Khelaïfi, quizá no haya una solución mejor que su marcha, pero el PSG no piensa regalar a un jugador por el que pagó 222 millones hace dos años. 'Le Parisien' afirmó este domingo que la oferta ganadora no puede bajar de 200 millones. El Madrid parece dispuesto, pero antes necesita soltar lastre (Bale, James y, en menor medida, Mariano) y hacerlo a buen precio. El Barça, que no parece necesitar al brasileño, quería abaratar la operación incluyendo a jugadores (Coutinho, Rakitic), pero ya desliza directamente que no abonará ni un euro. Mientras tanto el jugador lanza mensajes de amor a su exequipo (esas continuas referencias al 6-1), pero sin cerrarse ninguna puerta. Va para largo.

Gareth Bale (Real Madrid)

Nadie quiere al galés (ni el Madrid)

Zidane no le quiere en el equipo y se lo dejó claro desde el primer momento hasta en sala de prensa. Bale sabe que no va a jugar (aunque este domingo tuvo media hora en el amistoso contra la Roma, al que James no viajó), y sin embargo parece poner poco empeño en irse. Tampoco su representante, Jonathan Barnett, que desde que acabó el curso viene avisando de que el jugador tiene contrato y muy pocas ganas de alejarse de Madrid y sus campos de golf, donde su hándicap no deja de bajar. Mucho ha cambiado la historia en un año, cuando tras marcar dos goles en la final de la Champions contra el Liverpool el galés aguó la fiesta al insinuar que quería irse. Florentino, que sí vendió a Cristiano, no se atrevió a dejar escapar a Bale cuando tenía mercado. Tras otro año de encadenar lesiones y partidos apáticos no parece haber nadie en el planeta interesado en él. La oferta millonaria de China que por unos días dio esperanzas al madridismo acabó siendo ridícula. De hecho, es difícil saber cuál sería un precio justo, teniendo en cuenta su rendimiento, su estado físico y, sobre todo, su ficha. En el Bernabéu aún confían en vender caro para afrontar el fichaje de Ney.

Philippe Coutinho (Barcelona)

Sin la Premier no hay paraíso

Con el cierre del mercado de la Premier League, el pasado jueves el futuro de Philippe Coutinho dio un giro de 180 grados. Sin la Premier parece no haber paraíso posible para el brasileño, que tras la alegría de ganar la Copa América con Brasil este verano ha vuelto a la triste la realidad que para él esta siendo el Barça. Su bajo rendimiento el curso pasado le colocó en la diana de la afición, que le señaló con pitos en el tramo final de la temporada. Su elevada ficha hizo que en las oficinas del club se le situara el primero en la rampa de salida este verano, pero no es fácil colocar a un jugador con una ficha tan elevada y cuyo coste (120 millones más 40 en variables) todavía está por amortizar. Casi todas las esperanzas azulgranas pasaban por Inglaterra, en concreto por el Tottenham, que no lo vio claro y fichó a Lo Celso. "Claro que contamos con Coutinho", asegura Ernesto Valverde, que el sábado contra el Nápoles le dio unos minutos que están mucho más caros tras la llegada de Griezmann y De Jong (y el regreso de Sergi Roberto al centro del campo). La opción de incluirle en una operación para recuperar a Neymar se antoja hoy por hoy muy complicada.

James Rodríguez (Real Madrid)

Ancelotti y el Atlético esperan

Florentino Pérez se encaprichó de la estrella de Colombia en el Mundial del 2014 y desembolsó 80 millones al Mónaco por él. En el Madrid James Rodríguez se encontró a Carlo Ancelotti, sin saber que no era la única vez que sus caminos se cruzarían. A las órdenes del italiano James firmó un gran primer año de blanco (17 goles y 18 asistencias), pero Carletto acabó despedido y con Zidane (tras Benítez) su suerte cambió. El colombiano acabó cedido en el Bayern, donde volvió a encontarse con Ancelotti, pero el italiano saltó del banquillo y el club bávaro decidió en junio no ejercer la opción de compra de 42 millones por el colombiano, condenado a volver a entrenar en Valdebebas a la espera de destino. Zidane no lo quiere. Lleva más de 800 días sin vestir de blanco. De momento tiene dorsal, pero no fue ni convocado para el amistoso contra la Roma, al que viajó incluso Bale. El Atlético hace semanas que le espera ("depende del presidente del Madrid", dijo Gil Marín), pero el Madrid no querría ver a otro exmerengue de rojiblanco (Llorente, Morata, Hermoso y Adán). Tiene otra opción? El Nápoles de... Ancelotti, que empieza a cansarse de esperar.

Paul Pogba (Manchester United)

El sueño imposible de Zidane

Tenía todos los ingredientes para ser el culebrón del verano: un jugador asiduo a los cambios de equipo, con un representante mediático y pretendido por el Madrid. Pero a la hora de la verdad el caso Pogba se ha resuelto en favor del Manchester United sin aspavientos. Al primer desmán de Mino Raiola respondió el club inglés subiendo el precio de 160 a 200 millones. No habló más el representante. Zidane no puede estar contento, pues el centrocampista fue su única petición a la dirección deportiva del Madrid (o sea, Florentino). Y no era un deseo nuevo, ya reclamó el fichaje en su anterior etapa en el Bernabéu. Pero Solskjaer también tenía claro que no quería desprenderse del futbolista. El fichaje del hermano de Paul, Mathías, por el CD Manchego y el ofrecimiento de su gemelo, Florentin, al Albacete dio para elucubraciones con las que pasar el rato y poco más. Desde Madrid se siguió con atención el cierre del mercado inglés, esperando un fichaje del United que mostrara una disposición a trspasarle, pero no se dio. Es cierto que el United ya no puede fichar pero sí vender, pero se antoja imposible. Este domingo jugó todo el partido en el arranque liguero contra el Chelsea.