+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA MONTAÑA EN ARAGÓN

El premio gordo de la FAM

Montañeros de Aragón ha sido galardonado por la territorial con el Trofeo Federación por su proyecto de ‘90 cimas’ y la actividad se ha realizado en el 90 aniversario del club zaragozano

 

Componentes de Montañeros de Aragón en la cima del Aneto. - SERVICIO ESPECIAL

R. MARTÍ
18/10/2019

A Montañeros de Aragón le ha caído el gordo en la XXIV Cena de la Montaña que se celebra el próximo viernes en Zaragoza. Entre tantos premiados, la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM) se ha querido acordar de la entidad zaragozana y por ello decidió otorgarle en el noventa aniversario de su creación el premio más prestigioso de toda la noche. Es el Trofeo Federación por su proyecto de las '90 cimas'.

Fue Luis Masgrau, el presidente del la FAM, el que le dio de primera mano la noticia a Ramón Tejedor, el máximo reponsable de Montañeros de Aragón. «Es una satisfacción que nuestra federación reconozca la trayectoria histórica del club decano del montañismo aragonés con el reto formidable de ascender 90 cumbres diseminadas por las tres provincias aragonesas», explica Tejedor.

La primera que se ascendió fue Peña Cancías, cerca de Sabiñánigo. Se eligió puesto que su altura de 1.929 metros coincidía con el año de la fundación del club. Desde ese momentos se ascendieron cumbres tan famosas como el Aneto, el Monte Perdido, el Posets, el Gran Vignemale, Balaitous, Infiernos, Cotiella, Peña Telera, Collarada, Bisaurín, Aspe, Mesa de los Tres Reyes, Tozal de Guara, Peña Oroel, Gratal, Moncayo, Peñarroya, Javalambre y cumbres tan desconocidas como Tiacuto, San Pablo, Artigas, Cerro Corralejo, La Gotera, Bandera, Modorra...

La idea surgió de Blanca Latorre, una veterana socia del club. «Era un reto muy atractivo. Lo propuse a la junta directiva y les pareció bien. Lo importante era el número 90 del año del aniversario, desde las cimas más exigentes a las más accesibles. Hice un decálogo para autentificar que habíamos llegado a la cima. Tenían que ir un mínimo de tres personas que fuesen socios y se podría incorporar la gente que quisiera», dice Manuel Calvo, vicepresidente deportivo y uno de los impulsores de esta actividad.

La comisión

Se formó una comisión de las '90 cimas'. La componían Alberto Martínez, responsable de la comisión del 90 aniversario, Manuel Calvo, Blanca Latorre, Alfredo Barberán, Jesús Gayán, Isabel Ezquerra y Miguel Ángel. «Se cerrará el 27 de octubre con el Pico Javalambre, que tiene 2.019 metros, el año actual. Quedan otros dos por hacer. Son la Llena del Bozo y el Cerro de Castillera, el más bajo de la lista con 1.039 metros», indica Calvo. Siempre se ha intentado subir por vías normales. «Que no hubiera ningún problema porque no sabes quién se puede apuntar. No queríamos innovar en rutas», explica.

Ramón Tejedor eligió como reto la Mesa de los Tres Reyes. «Para incorporar al mayor número de socios al proyecto 90 cimas sugeríamos que cada un eligiera un reto concreto. En mi caso fue la ascensión a la Mesa de los Tres Reyes. Subí el 10 de agosto acompañado de mis dos hijos, obviamente socios de Montañeros de Aragón», apunta Tejedor.

Manuel Calvo ascendió al Aneto. «Fue un día excepcional para todo los que fuimos a subir el 'Monarca' del Pirineo con nieve desde el refugio de La Renclusa. Subir el Aneto con calor con todo el pedregal es duro y en invierno se hace más fácil. El glaciar es un sendero. Al llegar al Collado de Coronas pega el aire y hasta llegar a la cima es más complicado. Colocamos una cuerda en el Paso de Mahoma y todo el mundo fue con su arnés». Subieron 16 montañeros a los 3.404 metros. «Si vamos muchos, se compromete la seguridad. Ese número era una buena referencia. Fuimos con crampones, piolet y casco. Estuvimos durmiendo en La Renclusa en una noche compartida».

En la cima del Moncayo realizaron un acto institucional. «Subimos champán a la cumbre. Estaríamos un autobús entero y subimos desde Cueva de Ágreda hasta la cima y bajamos hasta el santuario. El autobús nos recogió en la Fuente de los Frailes y nos llevó a comer a San Martín del Moncayo. Les dimos un premio al más joven y al mayor que subieron», afirma Calvo. Alfredo Barberán ha sido el socio que más cimas ha hecho. «Ha echado mucha mano en cimas complicadas», añade.

Para Calvo, la cima más complicada fue el Balaitous. «La subimos por la Brecha de Latour. Arriba la climatología era muy adversa. Había que hacer una trepada con rachas de 80 kilómetros por horas. La cuerda para rapelar se hacía un gran lío, con las manos frías...», apunta. 

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla