+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La 14ª jornada de la Liga Endesa

A las puertas del cielo

Un CAI Zaragoza brillante en defensa rozó el triunfo ante el Real Madrid pero cayó en los últimos instantes

 

Jonathan Tabu se lamenta del error que hubiera permitido al CAI acercarse en el último minuto. - Foto: JAIME GALINDO

RAQUEL MACHÍN
05/01/2014

Más fotos

Fotogalería: CAI Zaragoza- Real Madrid.

Ver galería completa

Fotogalería: CAI Zaragoza- Real Madrid.

Ver galería completa

Fotogalería: CAI Zaragoza- Real Madrid.

Ver galería completa

Tan lejos y tan cerca. El CAI Zaragoza rozó la proeza, se quedó a las puertas del cielo para acabar cayendo por cuestión de detalles ante un Real Madrid que sufrió para sumar su vigesimo séptima victoria seguida de la temporada. Ocho puntos seguidos de Rudy en el último cuarto y una pérdida de Tabu en una contra con el CAI cuatro por debajo y menos de un minuto por jugarse dieron al traste con las opciones aragonesas en un partido jugado de igual a igual, en el que el CAI lo hizo casi todo, y casi todo bien, capturó más rebotes, repartió más asistencias, menos llevarse el triunfo.

Nadie ha ganado aún al equipo de Pablo Laso, ni en España ni en Europa. Para conseguirlo hace falta el partido perfecto y el CAI se quedó en el casi, suficiente ante cualquiera, insuficiente ante el líder de la ACB. El CAI entendió que sus opciones de victoria deberían cimentarse en la defensa y el plan funcionó durante muchos minutos. José Luis Abós tejió una maraña que obligó al Real Madrid a agotar y agotar posesiones sin ver claro por dónde salir. En algunas ocasiones se comió el balón. En otras, se lo encontró Borousis solo en la línea de tres y únicamente se atrevió a lanzar, sin éxito, una vez. El Real Madrid es una máquina de jugar y anotar y ayer el CAI atascó esa máquina. Tabu no se despegó de Sergio Rodríguez y no hubo magia del Chacho. Tampoco brilló Carroll, ni Mirotic. El Madrid anotaba con cuentagotas y no lograba despegarse del CAI. Fueron Reyes y Rudy quienes se echaron el equipo a la espalda.

La duda era comprobar si el conjunto zaragozano sería capaz de mantener ese ritmo, esa intensidad, durante los 40 minutos. Porque de ser así, el CAI iba a tener opciones de triunfo. Shermadini comenzó barriendo en la pintura, la buena defensa del equipo permitió además al CAI controlar el rebote. Echó de menos el equipo aragonés algo de su acierto desde el perímetro pero, en general, el CAI ejecutó su plan con orden y criterio. Rebajó el ritmo de partido, buscó ataques largos no solo para trabajar mejores opciones de tiro sino también para desgastar a su rival atrás.

 

LA ÚLTIMA El CAI Zaragoza exploró sus límites y comprobó que son amplios y pueden llevarle lejos. Aguantó 30 minutos sin que el Madrid lograra una ventaja superior a los cuatro puntos, mantuvo intactas sus opciones ante un rival con un fondo de banquillo ilimitado, con muchos más recursos, con más capacidad de reacción y de variación de un partido. Fue además una de esas tardes grandes, con el pabellón a reventar, el público implicado, empujando a su equipo.

A falta de diez minutos, el partido estaba igualado a 54. Rudy, intocable para los árbitros (y Arteaga por el medio, para variar), siempre a medio camino entre la genialidad y el histrionismo, más pendiente de todo lo que sucede alrededor que del propio juego, se sacó de la chistera dos triples imposibles para la mayoría de los mortales y el Madrid se despegó por primera vez lo justo como para entrar al tramo decisivo sin ponerse nervioso.

Con el 57-67 a falta de cinco minutos llegaron los peores errores del CAI en ataque que, aun así, no se rindió nunca. El Madrid se puso más serio en defensa y a los aragoneses les costó encontrar el aro. Rudez desde el 6,75 dio la última esperanza al CAI, solo cuatro de desventaja con un minuto por jugarse (64-68). Entonces Llompart robó un balón y lanzó una contra para Tabu que, buscando a Rudez solo bajo el aro, echó el balón fuera y, con él, todas las esperanzas aragonesas. La grada se fue a casa orgullosa de su equipo. El equipo se fue satisfecho pero lamentando la gran oportunidad perdida. El mejor CAI de la temporada sucumbió ante el equipo que solo sabe ganar.

 

 

 
 
1 Comentario
01

Por javier 17:16 - 05.01.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El CAI tiene que cortar a Tabu y traer una base que complemente, ayude y de descanso a Pedro Llompart. Ayer otro ejemplo, de otro muy mal partido de Tabu, no es un base consistente, solo es un buen - regular tirador, no defiende, no es un buen pasador, no sabe llevar el tiempo del partido y sobre todo pierde muchos balones y en momentos muy importantes, ayer un gran ejemplo, en la jugada que puede hacer de todo menos tirarla fuera, que nos pudo poner a 2 puntos.Hizo dos personales en nada, sin criterio, no defendió ni a Lluc, ni a Sergio Rodríguez. EL CAI necesita otro base, hay que buscarlo y cortar a este y si no hay presupuesto, más minutos a Javier Marín, que por lo menos defiende y no pierde tantos balones, eso sí tira menos.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla