+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL CAMPEONATO DE ESPAÑA DE CROSS DE ZARAGOZA

Los recuerdos más gloriosos

Aragón ha acogido el Nacional de cross individual en cuatro ocasiones. En 1941 y 1950 tuvo lugar en el campo de Torrero, en 1986 en la localidad de Barbastro y hace cuatro años, en Calatayud

 

Tougane tira de Abadía y Lamdassen en el Nacional del 2016. - R. MARTÍ

R. MARTÍ
04/03/2020

Aragón acogerá este domingo por quinta vez un Nacional de cross. Será en el Parque Lineal de Plaza. Han pasado 69 años desde que se celebró por primera vez esta competición en Aragón. Era un 9 de marzo de 1941. La salida y la llegada tuvo lugar en el campo zaragozano de Torrero. Fue un gran acontecimiento y prueba de ello es que asistió el general Moscardó. «La salida se dio con toda la marcialidad que requería la presencia de Moscardó y el público le ovacionó prolongadamente. Se interpretó el himno nacional, que el público oyó brazo en alto, y seguidamente fueron alineándose los equipos frente a la tribuna», decía la prensa de la época.

Los 87 participantes dieron el saludo a Franco e iniciaron la carrera dando una vuelta por el campo de fútbol de Torrero y perdiéndose por la calle Lasierra, en dirección a los Pinares de Venecia. El equipo aragonés lo componían quince atletas, que tenían una gran rivalidad con los catalanes. El primer paso por el campo proporcionó a los espectadores la alegría de ver pasar en cabeza a los aragoneses Antón, Romeo y Ballesteros. Pero el equipo catalán obtuvo un éxito rotundo, venciendo individualmente, por federaciones y por equipos. El conjunto aragonés es el único que tuvo consistencia para disputarles el triunfo, pero era demasiado inexperto para hacer otra cosa que esforzarse con tesón. Al final ganó el catalán Andreu y el aragonés Rodolfo Antón fue el segundo. Los cuatro siguientes eran catalanes. «Los catalanes se relevaban para acuciar mi esfuerzo cuando iba primero. En Las Palmeras me desbordó Andreu, me dolían los muslos y, por mucho que me esforcé, no pude pasarle...», indicaba Antón.

Pasaron nueve años y la capital aragonesa volvió a celebrar el Nacional en el mismo escenario de Torrero. Uno de los favoritos era el turolense Pedro Sierra, un atleta fino y fibroso de la Puebla de Híjar que parecía un atleta africano. Ganó tres Nacionales de maratón, pero no fue a los Juegos, ni ganó el Nacional de cross.

Los equipos de Aragón y Cataluña eran los favoritos para el triunfo final. Pero Cataluña tuvo un éxito rotundo, ocupando los cuatro primeros lugares, mientras Sierra aguantó el tipo a los catalanes, siendo quinto. Según relata la prensa de la época, Sierra lloraba porque había equivocado su táctica. «No debí dar la batalla en el segundo kilómetro, sino en el tercero. Si hubiera tenido un compañero de equipo o Aldazábal se hubiera unido a mí para dar batalla a los catalanes». Aragón fue segunda por federaciones y venció Bartolomé.

El tercer Nacional de cross tuvo lugar en Barbastro un 9 de marzo de 1986. Habían pasado los tiempos del abrumador dominio de Mariano Haro, ganador de once Nacionales de cross. Eran los tiempos de Constantino Esparcia, Antonio Prieto y José Luis González. En chicas, Carmen Valero, triunfadora de dos Crosses de las Naciones, ganó en Barbastro el último de sus ocho Nacionales.

Carmen Valero
Valero ganó a Merche Calleja, siendo tercera la aragonesa Montse Abelló, cuarta Tere Recio y quinta Asun Sinovas. «Recuerdo que el suelo era muy seco y fue uno de los campeonatos más disputados. Barbastro era un sitio cercano a mi tierra y me tiraba más», decía Valero.
En hombres se produjo la sorpresa. Vicente Polo era un segundón y nunca había ganado una carrera importante. Pero ese día estuvo inspirado y venció a Luis Adsuara, José San Martín, Valentín Rodríguez y Francisco Sánchez. Constantino Esparcia, el favorito, terminó el decimoquinto y la figura local, el zaragozano Javier Cortés, se retiró.

Y por fin llegó un inolvidable 13 de marzo del 2016. Esa mañana en Calatayud un atleta masculino aragonés vencía por primera vez en la historia en la competición. Era Toni Abadía y hubo doblete porque en la categoría promesa se impuso la montisonense Cristina Espejo. Toni había ganado el año anterior en Alcobendas tras ser descalificado por presunto dopaje Marhum. Pero esta vez pudo disfrutar en lo más alto del podio. Todo se jugó en la última vuelta entre Abadía, Lamdassem y Tougane. Al final el local dio un terrible cambio de ritmo ganador. «Dije que íbamos a correr juntos Carlos Mayo y yo. Pero se ha lesionado y me ha sobremotivado con este día», afirmaba el ganador. 

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla