+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Nuestra perversa clase dirigente

 

Bolea
23/09/2013

El statu quo ha elevado perversamente la casta política a la categoría de clase dirigente en España, cuando en absoluto debería de ser así.

La falta de preparación de nuestros políticos, en general y, en particular, de algunos presidente de Gobierno o de Comunidades Autónomas, más alcaldes, diputados, senadores y concejales, desmiente con rotundidad ese jerárquico privilegio.

Siguiendo la doctrina de Sócrates, nuestros dirigentes no deberían ser los algarrobos y tozoloneros de los partidos, sino nuestros filósofos, intelectuales, pensadores, científicos. Esos que no tienen escaño ni voto y que nunca salen en la televisión.

Pero, nos guste o no, son los políticos y los banqueros quienes mandan en España, sin que se haya hecho suficiente crítica de sus carencias y corruptelas.

En otras épocas, sin embargo, los más preclaros autores sí se ocuparon de radiografiar a sus clases dirigentes.

Un caso paradigmático podría ser el del escritor Chèjov con su decimonónica Rusia.

En una maravillosa novela, titulada Extraña confesión y lujosamente publicada por Rey Lear, Chèjov, con tan sólo veinticuatro años, trazó un diagnóstico demoledor de la aristocracia rusa. Asimismo, de las estructuras de poder de la época, la venalidad de los jueces, el ocio de los grandes propietarios y rentistas, la ignorancia de las clases bajas, el alcoholismo generalizado, la ausencia de objetivos, estructuras, conciencias o doctrinas morales susceptibles de impulsar aquellas inmensas poblaciones hacia un horizonte de progreso, como el que las naciones vecinas, Prusia, Austria, Inglaterra, Francia, comenzaban a experimentar... Y dibujando igualmente una serie de personajes inolvidables, funcionarios dispuestos a poner la mano, administradores venales, muchachas invariablemente ligeras de cascos y condes solitarios, varados en sus propiedades sin otra cosa que hacer que templarse con vodka... o cometer un crimen.

Porque Extraña confesión, además de un poderoso e impactante cuadro naturalista, expresionista, casi, es también una novela policíaca pionera en el género negro, con muchos de los ingredientes imprescindibles para mantener la concentración del lector e ilustrar su crítica con el acero de las buenas plumas.

 
 
1 Comentario
01

Por Jose S. 17:39 - 23.09.2013

El examen que hace el señor Bolea de 'Extraña confesión' de Chèjov es tan oportuna como real es lo que comenta el columnista con referencia a la simpleza de la clase política española actual. Quien entiende y sabe más que uno de la historia reciente española--¡casi todo el mundo!--, tiende a pensar que nunca antes habíamos tenido políticos tan poco preparados de acuerdo con la línea argumentativa de Juan Bolea; y tema central de esta bonita revista literaria. El otro día, el cronista nos hablaba de Pi i Margall, gran pensador, político y escritor español del siglo XIX y su Primera República. La Segunda República española tampoco se queda corta de talento erudito-- don Manuel Azaña viene a la mente en seguida, por ejemplo. Ahora, muchos de nuestros políticos profesionales sólo parecen haber elegido su profesión por motivos nada coherentes con el servicio a la sociedad, que es para lo único que tienen 'arte' de verdad. Son eruditos a la violeta, ¡qué algo es algo! Pero sería bueno que todos nosotros siguiéramos las enseñanzas del bueno de Sócrates, y su doctrina recurrente principal: hay que desafiar y recelar de los que nos gobieran. Algo por lo que Socrátes pagó con su ejecución sin que el pueblo al que tanto defendió se inmutase. De ahí que tengamos lo que nos merecemos pues. Aunque duela reconocerlo. Buen trabajo. Saludos.