+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ciclismo // la vuelta a españa

Soler salva a Valverde de un mal día bajo la niebla de La Cubilla

El líder Roglic tampoco anduvo fino y el danés Fuglsang se llevó el triunfo en la etapa

 

Fuglsang celebra la victoria de etapa al llegar a la meta. - AFP / ANDER GILLENEA

SERGI LÓPEZ-EGEA
10/09/2019

La niebla se cerró en la cima de La Cubilla justo cuando los primeros de la clasificación general atravesaron la línea de llegada. Era como si se apagasen los focos del escenario de la Vuelta, como si no se quisiera alargar un día en que parte de la compañía tuvo una mala actuación. No siempre se puede estar brillante. Hasta los mejores actores, los que se llevan los grandes premios internacionales, tienen un papel malo. Y Alejandro Valverde no iba a ser la excepción, en una jornada que despidió Asturias y en la que Primoz Roglic también supo sufrir, sin mostrar la gallardía exhibida en etapas anteriores. Una vez más, el aragonés Fernando Barceló (Euskadi Murias) estuvo en la escapada del día, pero se descolgó tras comenzar el puerto final.

Fue la jornada en la que quienes brillaron en El Acebo mostraron alguna debilidad y los que tuvieron que conformarse con ver el domingo en la distancia el ataque de Valverde mostraron en La Cubilla la satisfacción de la venganza. Superman tuvo otra vez la capa perfectamente adosada al cuerpo y Tadej Pogacar, 20 años (nunca hay que cansarse de escribir y recordar su edad), de nuevo subió a una cima de la Vuelta demostrando que le esperan muchos pero muchos días de gloria en un deporte en el que rueda impulsado para convertirse en una estrella de enorme magnitud. Amenaza la segunda plaza en la general de Valverde, se reafirma en el podio de la Vuelta y no se sabe cómo y de qué manera reaccionará en las dos etapas de intensidad máxima que restan; el jueves en la Sierra de Guadarrama y el sábado en la de Gredos.

Sobre el papel la despedida asturiana en La Cubilla no era la mejor etapa que tenía Valverde en esta Vuelta a España. Los puertos largos, de casi 20 kilómetros como los que presentaba esta cima inédita en la historia de la carrera, siempre han sido los que peor se le han dado, tanto aquí como en el Tour de Francia. Él prefiere subidas más cortas y explosivas, como las que se había encontrado hasta la aparición de la Cubilla. La Sierra de Guadarrama es diferente, ninguna de las cuestas que allí le aguardan superan los 13 kilómetros y el penúltimo día en Gredos es cuestión de resistir o de atacar, según se encuentre el guion de la prueba a un solo día para Madrid.

BARCELÓ, EN FUGA

Parecía que con una fuga establecida que solo hacía que sumar minutos, que rodaba por Asturias con la libertad del pelotón por bandera y Barceló allí, el grupo de los favoritos que siempre se movía bajo la batuta del Jumbo de Roglic ya pensaba en la jornada de descanso burgalesa. Pero, de repente, Omar Fraile, convertido en gregario de Superman, desenterró el hacha de guerra. Los que más sufrían, se descolgaban, entre ellos un Nairo Quintana que va de más a menos, y en unos pocos metros se quedaban solos los primeros de la general.

Fue entonces cuando a 4 kilómetros para la cima Superman pasó a la acción con el Pogacar a rueda. ¿Y dónde estaban Roglic y Valverde? «No ha sido ni mi día peor ni el más brillante pero hasta Roglic ha mostrado debilidad», justificó el campeón del mundo. Solo cedió 23 segundos en la cumbre de La Cubilla. ¿Tuvo Roglic instantes de debilidad en la despedida asturiana? «Yo estaba pendiente de Valverde cuando atacó Superman, así que cuando vi que perdía algo de terreno fui a cerrar el hueco con López (Superman) y Pogacar», defendió. La función en La Cubilla acabó con triunfo en solitario de Jakob Fuglsang. Hoy descansa la compañía.