+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Objetivos de Desarrollo Sostenible

La industria 4.0 acelera la implantación de los ODS

El papel central de la digitalización en la industria, el nuevo modelo económico que implica la tecnología, el rol de la educación y formación en la sociedad digital o la posición de Aragón en la industria 4.0 son algunos de los temas abordados en el debate organizado por EL PERIÓDICO DE ARAGÓN y que ha contado con la presencia de representantes del IAF, Gobierno de Aragón, AJE y el clúster TIC de Aragón

 

EL PERIODICO
17/05/2020

En continuidad a los anteriores debates organizados por EL PERIÓDICO DE ARAGÓN para abordar la implantación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el pasado martes 12 de mayo se celebró una mesa redonda virtual con el fin de tratar el escenario actual de la industria 4.0. Los invitados al debate fueron Pilar Molinero, directora gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF); Fermín Serrano, comisionado para la Agenda 2030 en Aragón; Manuel Pérez, gerente del clúster TIC de Aragón Tecnara; y Pedro Lozano, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Aragón (AJE).

-- La crisis del covid-19 está afectando al sistema productivo, a la sociedad y ciudadanos. ¿De qué forma creen que también puede afectar y cambiar los sistemas de la sociedad de aquí a un futuro?

-- Manuel Pérez: Dentro de esta tragedia hay unos efectos colaterales positivos que pongo bajo la etiqueta de «la aceleración». Esta crisis del covid-19 nos está poniendo en marcha en varios asuntos, como en el teletrabajo. Ahora vemos qué es el teletrabajo, cuáles son los problemas que tiene y cuáles las ventajas. En cuanto a la salud, una gran parte de la atención primaria está en el camino de la telemedicina. Cosas tan sencillas como resolver consultas fáciles o tramitaciones como bajas o recetas electrónicas se han pasado ya completamente a una gestión telefónica, que dura una fracción de la gestión de tiempo que supondría la visita en un centro de atención primaria. Otro campo es la educación y formación, donde vemos que la presencia en la clase se puede remplazar por modelos donde la teleformación puede ir avanzando. También está favoreciendo el consumo local y el lanzamiento a la tecnología a sectores de la economía muy pequeños y cercanos. Podría seguir con más ejemplos pero, en definitiva, estamos haciendo un esfuerzo para correr cinco años en menos de medio año.

-- Pilar Molinero: El objetivo principal de los ODS es equilibrar las diferencias. No hay duda en que las nuevas tecnologías acortan distancias en formación o educación, como se ha visto estos días. Gracias a la tecnología se han podido continuar clases o aquellas organizaciones que estaban más digitalizadas y que no eran tan intensivas en mano de obra son las que han podido mantener la actividad a distancia. Sin duda, la llamada cuarta revolución industrial es un punto importante en los objetivos a alcanzar dentro de los ODS.

MODELO ECONÓMICO

-- Actualmente parece que las inversiones van a dar un freno si no entra la administración pública. La inercia conduce a la puesta en marcha de estos avances, pero seguramente no habrá recursos suficientes para ello. Por lo tanto, ¿de qué forma se pueden implementar estos avances?

-- Pedro Lozano: Siempre hablamos de transformación digital porque es producto de la digitalización, pero realmente lo que estamos viviendo desde hace años es una transformación social producida por la digitalización. Además, esta crisis sanitaria, como cualquier otra, supone un reseteo en la forma de hacer las cosas y plantearnos modelos en los que nos dejábamos llevar por la continuidad de los procesos. Tiene que ser un cambio cultural, así lo vemos en las empresas más jóvenes donde tenemos una estructura menor que no supone unos costes fijos tan importantes, pero el modelo de innovación continua es algo que necesitamos. Además, en la actualidad los cambios disruptivos son más rápidos. O tenemos esa cultura de innovación continua de invertir constantemente y evolucionar como empresa o estamos expuestos a que cualquier cambio disruptivo se nos lleve por delante. Esto entra dentro de la gestión de la empresa; vamos a buscar rentabilidades menores en pos de que el ciclo de vida de una empresa sea mayor.

-- Fermín Serrano: Me uno a la visión positiva que tienen las tecnologías respecto a la industrialización sostenible en el plano económico, social y ambiental. De cara a la recuperación económica y social, la digitalización tiene un papel clave para llegar más fácil al objetivo que queremos. Lo que me preocupa es, primero, no dejar a nadie atrás en esta reindustrialiazación o modernización de la industria 4.0. Y, segundo, el rol de las administraciones públicas llevado a la capacidad de inversión. En mi opinión, las administraciones públicas no tenemos que ser un mero observador o ser reactivos a las transformaciones que están pasando en el terreno industrial o social. Si no que tenemos que tener un papel relevante y apostar de forma clara por la nueva industrialización compartida, más sostenible, más competitiva y con una visión positiva. Es una oportunidad para la industria la transición hacia lo 4.0. La capacidad financiera desde lo público va a ser limitada, pero la presión social para que lleguemos a una sociedad más avanzada se ve ahora que estamos intentando correr para poder predecir la enfermedad del covid.

-- M.P: Hay una frase que me gusta lo que define pero no el nombre: la colaboración público-privada. Esto va a ser tándem en el que hay una cuestión muy importante: la administración y las empresas tienen que tirar juntos para superar la crisis. Estamos viendo unas empresas, empresarios, trabajadores, que tienen capacidades demostradas para resolver los desafíos de la crisis sanitaria y económica que estamos viviendo. ¿Necesitan que la administración sea generosa en recursos? No lo sé, puesto que no los va a haber, pero sí que la administración tiene que ser empática, comprensiva y flexible con lo que las empresas necesitan en cada momento. Olvidándonos del tic de empresas versus trabajadores y versus sociedad, según mi impresión, lo que demuestra esta crisis es que en las empresas las personas son lo primero. Frente a cualquier consideración de negocio hay que tener esa visión. Otra palabra que se está poniendo de moda es el valor compartido, es decir, el hecho de que la empresa tiene que olvidarse de otros conceptos. Y evidentemente estamos en una sociedad capitalista, pero la visión humana en la tecnología va en el sentido de crear una generación de valor por parte de todos pero que vuelve a todos. El valor es compartido. Si se genera valor en todos los ejes tenemos que repartirlo también entre todos. Esto es compromiso social, generar valor positivo en la empresa a largo plazo. Consiste en incluir a la sociedad en los modelos de este cambio económico que vivimos.

-- P.M: Yo utilizo el término colaboración público-privada y, efectivamente, a corto plazo las administraciones públicas vamos a tener menos recursos, menos masa monetaria para poner a disposición de la sociedad porque evidentemente hay que pagar la urgente factura sanitaria y social que esta crisis está generando. Sin embargo, reorganizando los recursos y poniéndolos en aquellos lugares que indique el análisis sectorial y social de donde colocarlos, estas ayudas se seguirán manteniendo. En el Departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo empresarial del Gobierno de Aragón tenemos tres tipos de ayudas que se van a continuar: las de la industria 4.0, que son las del país para pymes con una cuantía de algo más de 4.5 millones. Son ayudas para inversión, investigación industrial, desarrollo experimental, patentes y también consultoría. En el Instituto Aragonés de Fomento tenemos el Plan de Transformación Digital específico para pymes y autónomos y damos formación, acompañamiento, encuentros con empresas para intercambio de experiencias, y, por otro lado, hay ayudas a través de las asociaciones empresariales para dar ese apoyo a la digitalización. La digitalización no es una opción, es una obligación como hemos visto estos días.

CONCIENCIA COLECTIVA

Pilar Molinero, directora gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF); y Fermín Serrano, comisionado para la Agenda 2030 en Aragón
Pilar Molinero, directora gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF); y Fermín Serrano, comisionado para la Agenda 2030 en Aragón.

-¿Hace falta primeramente un cambio de mentalidad por parte de los agentes? ¿Cómo consideran que está en estos momentos Aragón para afrontar este cambio?

-- F.S: Hago una visión macro antes de llegar a Aragón. La Comisión Europea ya apostó de forma clara por el Pacto Verde Europeo y la Estrategia Europea Digital como dos de los principales factores de crecimiento para Europa y para diferenciarnos de otras economías del mundo poniendo en valor los principios europeos y la necesidad de conseguir una economía justa para todos. Celebro que de momento todo lo que ha provocado la crisis del coronavirus está afirmando estos mensajes para las ideas de reconstrucción. En Aragón estamos experimentando un cambio en el que ya había una tendencia de atrás para modernizar la relación con el ciudadano a partir de las nuevas tecnologías y cómo está cambiando la cultura entre las personas y empresas con los ciudadanos. Al final, las personas estamos en el centro en la sanidad, educación, cultura y los valores humanistas son importantes para conseguir los ODS desde lo digital.

-- P.M: Según los últimos datos, en España un tercio de la industria ya tiene un nivel avanzado en digitalización. Pero esta avanza anualmente en según que sectores en un doble dígito, comoes el caso del comercio electrónico.

BRECHA DIGITAL

-Sin embargo, con relación a los estándares de Europa en materia de digitalización, España todavía está retrasada respecto al resto de países. En este sentido, ¿en qué parcela pueden incidir las empresas?

-- P.L: Al final, la tecnología no es un fin sino un medio. Esto mismo hay que compararlo a la evolución que tenemos que hacer las personas. Esto es un cambio cultural producido por la digitalización, pero realmente llega a transformarnos como personas y debemos inculcar en nuestros valores el hecho de que vivimos en un contexto de cambio y que el paradigma del trabajo ha cambiado completamente. Esto conlleva que la comodidad que teníamos de encontrar un trabajo estable de por vida ya no va a existir, los cambios en las tareas y funciones que realizamos va a ser continua y de ahí la importancia de la formación. Esto requiere que nos transformemos desde la administración pública hasta las empresas privadas.

-- F.S: El último boletín de coyuntura económica que se encargó desde Gobierno de Aragón muestra que las empresas están utilizando de forma muy intensa ya las TIC y que empiezan a demandar servicios de la nube más avanzados. Hay que ayudar, capacitar y convencer de que no se trata solo de estar en los canales digitales sino que hay que entender de forma holística todo lo que supone lo digital para empezar una transformación dentro de cada organización. Está claro el poder que va a tener la implantación de Amazon Web Servicies para traer y movilizar una oleada de digitalización a las empresas. Y el Gobierno de Aragón ha tomado una decisión firme por capacitar y estar a la altura de esta oleada para que la transformación sea transversal.

-- M.P: La batalla de la formación es muy importante para superar la situación actual y es una batalla en tres ejes. El primero: dotar de los recursos necesarios a la gente joven que se está formando para que esa capacitación digital avance y sea eficiente. El segundo punto es la formación y atención al aprendizaje dentro de la empresa, una asignatura en la que todas las empresas de Aragón tienen que empezar a pensar como un componente necesario en la cultura de la empresa. Y, tercero, del covid-19 vamos a salir con un segmento social que si antes estaba castigado con el desempleo ahora lo va a estar mucho más. La siguiente propuesta en tema de formación va a ir por las escuelas de segunda oportunidad para las personas de más de 45 años, que van a quedar muy desconectados de la inserción de sus empleos anteriores o convencionales.

-- F.S: En el mundo de los tecnólogos falta gente con aptitudes especificas y hay un problema de formación. Pero en este punto me gusta insistir en la bidireccionalidad de las necesidades y el inconveniente de que, además de insistir en que un flujo de la población vaya a lo tecnológico, hay que insistir en que los sectores tecnológicos tengan la capacidad de absorber los saberes de personas que vienen de otros campos de formación.

MERCADO LABORAL

¿Se puede reenganchar a las personas que quizás no están conectadas con las nuevas tecnologías al mercado laboral?

-- P.M: Nosotros teníamos previsto poner en marcha en el IAF otro programa de emprendimiento silver, es decir, un programa de emprendimiento de personas de más de 45 años. Estas personas conforme vayan avanzando la edad quizás tengan cierta brecha digital, pero hay bastante experiencia aprovechable. Se trata de formar equipos multidisciplinares y multiedades. Si el estrechamiento de recursos nos lo permite poner en marcha, se iniciaría este año y sino el próximo año. Pero el objetivo es volver a poner en el mercado laboral a todas estas personas que de algún modo han sido expulsados.

-- M.P: Recuperar personas de otros sectores no es recuperarlas para transformarlas en digitales, sino que los traemos al mundo tecnológico para que aporten la visión humanista.

-- P.L: Al final es clave la importancia de los equipos multidisciplinares. Nos centramos en la parte de la digitalización y competencias tecnológicas pero la sociología y el aspecto humanista es clave. La tecnología tiene que tener un fin y ahí es determinante que demos con equipos multidisciplinares. También hemos de ser realistas, la tecnología viene para suplir las tareas más forzosas y repetitivas; la tecnología nos ayuda a mejorar procesos y, en este sentido, pone en relieve la importancia de innovar y la creatividad. De ahí la importancia de crear una cultura en la que no tengamos miedo al fracaso. Si queremos innovar no podemos estar penalizando y en España en general hay un rechazo al miedo al fracaso.

-- P.M: Respecto a la digitalización, un aspecto a tratar son las plataformas colaborativas. Durante esta crisis hemos visto como se han puesto en marcha ciudadanos para fabricar pantallas protectoras utilizando sus impresoras 3D, por ejemplo. Esto lo ha traído el mundo digital.

FORMACIÓN


Manuel Pérez, gerente del clúster TIC de Aragón Tecnara; y Pedro Lozano, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Aragón (AJE).

-¿Es la formación el mejor recurso futuro para que estas personas pudieran reciclarse?

-- P.L: La formación es universal. Vivimos un cambio de época abismal y debemos hacer hincapié en el cambio cultural porque realmente recursos ya tenemos. El año paso estuve en la conferencia de una niña que había empezado a formarse a los 13 años con vídeos de YouTube y a los 17 años ya había montado su empresa y está haciendo sus propias aplicaciones. Talento tenemos, hay que impulsarlo y favorecerlo para que desarrollen sus ideas. Hay que proteger el tejido empresarial y educar a las personas más en el cambio que en los recursos porque a día de hoy son universales y tenemos múltiples formas de formarnos.

-- M.P: Los modelos cambian y estamos descubriendo que los jóvenes que tienen interés por un tema, buscan los recursos, los encuentran, aprenden, conocen y hacen cosas. Lo que hay que hacer es prepararlos para un cambo dramático en la educación. Si vamos a la batalla por la educación, esta estaría tanto en la motivación de los alumnos hacia nuevos modelos como en el hecho de cómo realimentar un sistema que está basado en el mismo aprendizaje que tuve yo hace 40 años. Por ejemplo, en los títulos de dos años en formación profesional si los rediseñas, quitas lo que sobra y actualizas el contenido a lo mejor en un año puedes obtener los mismos rendimientos educativos. Y en la universidad, si despojo lo que no es válido, retiro lo que se ha quedado obsoleto, lo reemplazo por metodologías más activas y lo complemento con los contenidos más actualizados sin tener que cambiar los programas universitarios de cinco en cinco a lo mejor tengo un producto que es más adecuado a ese futuro que nos está arrollando.

ARAGÓN DIGITAL

-¿Cuáles son las ventajas y los factores a reforzar que tiene que poner en marcha Aragón para impulsar este avance en la industria 4.0 y alcanzar los ODS?

-- F.S: Considero que la posición de Aragón era muy buena. Estábamos apostando hacia el 2030 con una visión de Aragón social, verde y digital donde se mostraban las diferentes dimensiones; donde lo social tiene que ver con la inversión pública; donde lo verde tiene que ver con la sostenibilidad; donde lo digital viene a decir de forma natural que estamos invirtiendo y cogiendo una tendencia hacia lo que viene con el gran notición de la implantación de Amazon Web Servicies. Esta crisis tiene que poner en valor la necesidad de mantener lo que estaba funcionando, y recomponer y repensar algunos de los problemas intrínsecos.

-- P.M: Hay un punto fuerte en Aragón que a lo largo de mi experiencia en la administración pública he visto que no hay en otras partes de España y Europa: el diálogo social. La colaboración entre empresarios y sindicatos promovida por las administraciones públicas es un punto fuerte. Por ejemplo, a la hora de digitalizar o automatizar procesos en las empresas, el hecho de tener un foro en el que se pueda poner de acuerdo la forma y manera de hacerlo es un punto fuerte. Otro es la universidad; tenemos una muy buena universidad situada entre las primeras en España, prestigiosa y de la que sale gente muy bien formada. Pero tenemos que ser capaces que ese talento se pueda aprovechar en Aragón.

-- P.L: Los tres factores que destacaría en relación a Aragón son, por un lado, los valores humanos. En la era tecnológica en la que vivimos, cada vez va a ser más importante los principios humanos y ahí los aragoneses tenemos un carácter noble, la capacidad de implicarnos, la generosidad con la inteligencia colectiva comentada. El segundo, la conciencia crítica dirigida a las nuevas generaciones. Tenemos la responsabilidad de construir un mundo mejor y donde más se aprende es en la crisis y los jóvenes hemos tenido un aprendizaje vital que ojalá podamos proyectarlo en el futuro. Luego también la filosofía de pequeños gestos, grandes cambios. Parece que Aragón sea un punto pequeño o tengamos territorios pequeños pero realmente como se cambian las cosas es actuando localmente. Por eso en cada gesto hay que poner los ODS para que nos ayuden a construir una sociedad mejor.

-- M.P: A la gente que era más rectaria a empujar hacia la transformación digital, el empuje covid les ha metido cinco años de sprint. Aprovechemos eso y trabajemos sobre el refuerzo de la formación. La clave es utilizar esto para hacer un mundo centrado en las personas. Aragón tiene cosas buenas para volver hacia aquí: personas con buenas ganas para hacer proyectos en conjunto y en colaboración, la posición geográfica sigue siendo el valor de nuestra región, le añado la fuerza que tenemos en áreas como la agroalimentación o logística. Creamos que tenemos estos valores y trabajemos juntos. Solo con esto Aragón se puede consolidar como lo que ya está siendo: una región cuyo único límite es que somos pocos y pequeños.