+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MALAS PRÁCTICAS COMERCIALES

Bruselas impone una multa de 570 millones de euros a Mastercard

El sistema de pagos impidió acceder a tarifas bajas a los comerciantes

 

SILVIA MARTÍNEZ BRUSELAS
23/01/2019

Golpe de Bruselas a Mastercard. La Comisión Europea ha impuesto una multa de 570,5 millones de euros al sistema de pago con tarjeta por restringir en el pasado la posibilidad de los comerciantes de beneficiarse de mejores ofertas de las entidades bancarias establecidas a lo largo y ancho del mercado único e imponerles costes artificialmente más elevados, lo que vulnera a juicio de Bruselas las reglas antimonopolio de la Unión Europea.

«Los consumidores europeos utilizan cada día tarjetas de pago para comprar alimentos o ropa o comprar en internet. Al impedir a los comerciantes beneficiarse de mejores condiciones de bancos establecidos en otros Estados miembros, las reglas impuestas por Mastercard han aumentado artificialmente los costes de pagar con tarjeta en detrimento de los consumidores y los comerciantes», denuncia la comisaria de competencia, Margrethe Vestager, sobre este sistema que juega un papel «esencial» ya que las empresas y los consumidores europeos realizan más de la mitad de sus pagos con tarjeta.

Bajo el sistema de Mastercard, que actúa como plataforma, garantiza la finalización de transacciones de pago y transfiere fondos al banco minorista, las entidades bancarias ofrecen servicios de pago con Mastercard y Maestro. Cuando un consumidor usa una tarjeta de débito o de crédito en una tienda o en internet, el banco del minorista paga una tarifa llamada «comisión de intercambio» al banco del titular de la tarjeta. La entidad adquirente transfiere este cargo al minorista que lo incluye en los precios finales para todos los consumidores, incluidos los que no utilizan tarjetas.

Las reglas de Mastercard obligaban a los bancos adquirentes a aplicar las tarifas de intercambio del país donde se encuentra el minorista. Hasta el 2015, cuando se introdujeron límites máximos a través del reglamento sobre las tarifas de intercambio, este coste variaba considerablemente de un país a otro. El resultado es que los minoristas en los países con tarifas de intercambio altas no podían beneficiarse de las tarifas de intercambio más bajas.