+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EXPANSIÓN DE LA FÁBRICA DE COMIDA PARA MASCOTAS

Bynsa compra una parcela de casi dos hectáreas en El Burgo de Ebro

La empresa duplica los terrenos de su actual factoría para futuras ampliaciones. El interproveedor de Mercadona facturó 89 millones en el 2015 y suma 136 empleos

 

JORGE HERAS PASTOR
10/03/2016

El grupo Bynsa Mascotas, dedicado a la producción de comida seca y snacks para perros y gatos, ha adquirido una parcela de 18.000 metros cuadrados (1,8 hectáreas) anexa a su actual planta en el polígono industrial La Noria-El Vadillo de El Burgo de Ebro. De esta manera, la empresa duplica la superficie de sus terrenos hasta 36.000 metros cuadrados, 21.000 de ellos construidos (7.300 en la nueva finca). Lo hace en previsión de desarrollar futuras ampliaciones de las instalaciones fabriles y logísticas, aunque no cuenta de momento con ningún proyecto concreto, explicaron a este diario fuentes de la compañía.

Bynsa es un interproveedor de Mercadona, al que destina casi todo lo que fabrica bajo las marcas comerciales Compy, Lucy y Bobby. Es líder nacional en el segmento de alimentación seca para perros y gatos, con una cuota de mercado del 30% (el 40% en grandes superficies). Ha alcanzado y consolidado esta posición tras una década de fuertes inversiones que, a su vez, han catapultado sus cifras en cuanto a producción, ventas y empleo.

Al cierre del 2015, contaba con una plantilla de 112 trabajadores (136 incluyendo eventuales), un 47% más que en el 2011 (76 personas) y casi el triple que en el 2007 (44), cuando se inició la transformación de la empresa.

NUEVA PLANTA

El mayor proyecto de la etapa reciente fue la construcción en el 2014 de una nueva planta de 5.000 metros cuadrados para fabricar snacks, una gama que hasta entonces no abarcaba. La inversión superó los 10 millones de euros. Al mismo tiempo, Bynsa ha seguido modernizando su fábrica de pienso para perros y gatos, con el desembolso el pasado año de 3 millones con el objetivo de prepararse para el lanzamiento de una línea de producto premium.

La facturación de Bynsa ascendió a 89,10 millones de euros en el 2015, lo que supuso un leve crecimiento del 1,8% respecto al año anterior. El volumen comercializado se elevó a 116.350 toneladas. Desde el 2013, la propiedad de la firma está en manos del empresario de origen holandés Roger Mohr, que es también el director general.

Especial sector bancario

Monográfico publicado el viernes 16 de marzo de 2018.