+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Turismo

Casi un millón de viajes del Imserso en el aire

Los hoteleros recurren los pliegos del contrato para suspender la licitación de este año por lo bajos precios. Las agencias de viajes se quejan de la baja rentabilidad y advierten de que alguna puede dejar el programa

 

Jubilados del Imserso, en un balneario de Caldes de Malavella. -

SARA LEDO
12/05/2019

Casi un millón de jubilados viajan entre los meses de septiembre y junio del año siguiente gracias a los viajes del Imserso, un programa vigente desde los años 80 que este año ha hecho saltar la señal de alarma. Después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) advirtiese sobre la baja participación de empresas en el contrato, los hoteleros se quejan del bajo precio de las habitaciones e impugnan los pliegos y las agencias de viajes dejan la puerta abierta a dejar de ofrecer el programa.

Los viajes del Imserso fueron diseñados con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas mayores y, a su vez, potenciar el desarrollo económico del sector turístico, reduciendo la estacionalidad. El Gobierno licita de forma anual o bianual estos contratos públicos con un presupuesto que este año ronda los 1.200 millones de euros y del que se benefician casi un millón de personas mayores de 65 años –el programa está financiado parcialmente-, más de 350 hoteles y 12.000 trabajadores cada temporada.

Sin embargo, el contrato de este año está en el limbo. La Confederación Española de Hoteles y Apartamentos Turísticos (Cehat) ha solicitado por primera vez la anulación de los pliegos licitados por el Ejecutivo, aludiendo a la baja rentabilidad, lo que podría retrasar todo el proceso. Si el recurso no se admite a trámite, las empresas tienen hasta el 17 de mayo para presentar las ofertas al programa y empezar en septiembre-octubre con los viajes. Pero si es admitido, el problema podría ser complejo.

CUESTIÓN DE PRECIO

Los hoteleros se quejan del precio por persona, que se sitúa en el entorno de los 22 euros y piden elevarlo hasta los 25. Según Cehat, el precio actual no contempla "ningún incremento", ni en el montante que paga el Estado ni en el de venta de precio al público, respecto a otros años. Y critican que no se contabiliza el "esfuerzo inversor" de los hoteles en reformas ni la subida de los salarios (los hoteleros están obligados a tener un trabajador por cada 7,5 plazas).

"Es un despropósito", apunta el presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm y la Costa Blanca (Hosbec), Antonio Mayor, quien asegura que no piden que ese dinero lo ponga el Estado, sino que sean los usuarios quienes paguen dos euros más al día. Y reconoce sin tapujos: "Preferimos que el programa se vaya al garete a seguir así, es insostenible".

MÁS PROTECCIÓN AL VIAJERO

Pero no solo los hoteleros se quejan, también las agencias de viajes, encargada de ofrecer los programas, tienen lo suyo y amenazan con no ofertar el programa. En 2018 entró en vigor la nueva ley de viajes combinados que traspone una directiva europea en la que se otorga una mayor protección para el viajero a través de seguros que deben costear las propias agencias.

Según la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave), la nueva protección tendrá un coste estimado por la Comisión Europea de entre 9 y 11 euros, cuando la comisión de la agencia por vender los viajes del Imserso es de 9,90 euros más IVA (12 euros brutos). "Nos pagan lo mismo pero tenemos más costes", apunta el presidente de la asociación, César Gutiérrez Calvo. En su caso también valoraron la posibilidad de recurrir los pliegos, pero desecharon esta posibilidad.

"Nosotros hemos optado por que sea cada agencia quien decida si quiere vender el programa o no, en base a su rentanbilidad. Si venden muy pocos viajes de este tipo, el coste será mayor, pero las que están muy especializadas en el Imserso, tendrán un coste más bajo", apunta Gutiérrez. Y lanza una idea para los hoteleros: si el tribunal no admite el recurso,"que sea cada hotel el que decida si quiere o no ofertar el Imserso".