+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El sector financiero español

La concentración bancaria salta de baja a moderada

El nivel todavía no es alarmante en general para la competencia, pero sí en decenas de provincias. El índice más usado por las autoridades se ha disparado con la crisis, aunque desde cotas bajas

 

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. - REUTERS / INTS KALNINS

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. - REUTERS / INTS KALNINS

PABLO ALLENDESALAZAR
09/06/2019

El fantasma de un oligopolio de los grandes bancos pende sobre el sistema financiero español desde hace años. La concentración en el sector se ha disparado desde el estallido de la crisis en el 2007 con una fuerza solo superada en la Unión Europea de los 27 por Chipre, Letonia y Lituania. El nivel de partida era tan bajo, con todo, que la posibilidad de que perjudicase a la competencia y por tanto a los clientes era limitada. Sin embargo, el año pasado la concentración ha pasado por primera vez de un nivel «bajo» a «moderado» a ojos del Banco Central Europeo (BCE), un salto de nivel impensable hace una década.

La subida de escalón se deriva del índice de Herfindahl e Hirschman (HHI por sus siglas en inglés), la medida de concentración utilizada por los principales organismos de defensa de la competencia del mundo para analizar la situación de un mercado y aprobar o no operaciones de fusión. Se calcula elevando al cuadrado la cuota de mercado que cada empresa posee y sumando esas cantidades, con lo que se da más peso a las compañías más grandes. Un valor máximo de 10.000 implica que se produce un monopolio.

Como regla general, el BCE estima que un nivel de menos de 1.000 implica baja concentración, mientras que entre 1.000 y 1.800 la considera media, y por encima de 1.800 la ve alta. En 1997, primer año del que el banco central ofrece datos, el sector español presentaba una muy baja cota de 277, que en la década siguiente creció de forma moderada hasta los 459 del 2007. La crisis financiera y la consiguiente desaparición de decenas de entidades absorbidas por otras más fuertes (se ha pasado de 45 a 12 bancos relevantes) ha disparado el índice hasta los 1.138 del 2018, por primera vez por encima del umbral de los 1.000.

Otro indicador que sigue la autoridad bancaria es la cuota de mercado de las cinco principales entidades. En 1997 apenas era del 31,4% y en el 2007 solo había subido al 41%, pero según los últimos datos que el organismo presidido por Mario Draghi ha publicado esta semana, el año pasado Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell ya copaban el 68,5% de los activos bancarios en el país.

La duda, por tanto, es si este nivel de creciente concentración, pese a ser todavía moderado, puede estar afectando a la competencia. Las autoridades bancarias y las entidades lo niegan, pero los expertos lo matizan. «El nivel actual corresponde en España a un mercado moderadamente concentrado pero que ha aumentado con intensidad en poco tiempo debido a la intensa reestructuración con fusiones y absorciones. Pero la visión cambia cuando el ámbito geográfico de referencia es el regional.

REALIDAD COMPETITIVA

Cuando la concentración se mide en provincias, en muchos casos los índices son de excesiva concentración y eso puede tener implicaciones sobre la rivalidad competitiva», advierte Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia e investigador del Ivie.

En un estudio que realizó para el Banco de España en el 2016 a partir de datos de oficinas, el académico ya señaló que en 21 de las 50 provincias se superaba el umbral de los 1.800 (alta concentración). La peor situación se daba en Teruel (3.576 puntos), Huesca (2.663), Zamora (2.410) y Tarragona (2.365).

Pese a ello, las autoridades bancarias europeas y españolas llevan años instando a las entidades a protagonizar nuevas fusiones. La explicación es que los bancos más pequeños van a tener problemas para cumplir los nuevos requisitos regulatorios en un contexto de escasa rentabilidad por los tipos bajos, y al mismo tiempo que el nivel de concentración está por debajo de la cota que el BCE considera preocupante.

También la normativa de competencia europea del 2004 considera que un nivel inferior a 2.000 no es alarmante. Así, apunta que «es improbable que la Comisión encuentre problemas de competencia» en una fusión que dé lugar a un nivel de entre 1.000 y 2.000 con un incremento del índice inferior a 250 o de más de 2.000 con un aumento de menos de 150.

«Con estos valores a nivel nacional, hay margen dado que el mercado no supera el umbral de los 1.800 puntos. Por eso el BCE anima a mas fusiones. Dado el problema de viabilidad que presenta el negocio bancario por los bajos tipos de interés de referencia, hay que preguntarse si conviene que haya que tolerar una cierta relajación de la competencia. En cualquier caso, es importante que cada nueva propuesta de fusión vaya acompañada de un riguroso análisis de sus implicaciones sobre la concentración en los mercados regionales», dice Maudos.