+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El desempleo cae en Aragón al nivel más bajo desde el año 2008

La reducción en el conjunto del país fue inferior a la prevista por el Gobierno de Mariano Rajoy. La comunidad lideró en 2017 el descenso del paro en España, pero lo hizo a base de recortar activos

 

El desempleo cae en Aragón al nivel más bajo desde el año 2008 -

R. LÓPEZ / M. JANSA
26/01/2018

Aragón cerró el 2017 con menos parados y más ocupados que el año anterior, aunque el 2016 fue más positivo para la comunidad en materia de empleo. Sobre todo en lo referente a la ocupación: la región ganó el pasado ejercicio 4.900 trabajadores, frente a los 12.600 que sumó en el 2016. Por su parte, el desempleo se situó en su nivel más bajo desde finales del 2008. En concreto, la tasa de paro descendió hasta el 11,37%, dos puntos menos que al cierre del 2016 y muy lejos del 22,5% de principios del 2013. Se trata de la tercera tasa más baja de todo el país, solo superada por Navarra y País Vasco. Así las cosas, Aragón cerró el 2017 con 72.600 desempleados, a años luz de los 148.700 que llegó a contabilizar en el 2013.

Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocidos ayer, en el conjunto de España, el paro bajó en 471.000 personas y la cifra total quedó en 3,76 millones de desempleados. Por otra parte el país sumó 490.300 ocupados, un 2,65% más (frente al 0,87% registrado en Aragón).

La comunidad lideró la caída del paro en el 2017, aunque esta bajada es engañosa, ya que se debió exclusivamente a la pérdida de población activa. De hecho, Aragón perdió 10.300 personas «disponibles y en condiciones de incorporarse» al mercado laboral, un 1,59% (la segunda mayor caída de todo el país). El dato es preocupante porque demuestra que muchos aragoneses han decidido desengancharse del mercado laboral.

Respecto al tercer trimestre del 2017, el paro subió en Aragón en 5.700 personas. En el último trimestre del 2017 también bajó la ocupación respecto a las cifras registradas entre julio y septiembre en 4.500 personas, un 0,79% menos, lo que dejó en número total de ocupados en 565.700 (aún lejos del máximo del tercer trimestre del 2008: 632.400).

Uno de los datos más positivos es que la ocupación creció el año pasado en la comunidad sobre todo en la industria, mientras que servicios y agricultura perdieron trabajadores.

Con todo, gran parte del nuevo empleo creado fue de baja calidad, como demuestra el hecho de que subieran los contratos temporales y a tiempo parcial. En este sentido, la consejera de Economía de la DGA, Marta Gastón, advirtió de que hay que seguir esforzándose por conseguir empleos a tiempo completo, dignos y estables.

A este respecto, los sindicatos exigieron un cambio de políticas para favorecer el empleo de calidad, mientras que las patronales aragonesas pidieron medidas orientadas a facilitar la internacionalización y la innovación.

POR DEBAJO DE LAS EXPECTATIVAS

Aunque el 2017 fue un buen año para el empleo en el conjunto del país, las expectativas del Gobierno español no se cumplieron, en parte porque el último trimestre registró un frenazo del mercado de laboral con una caída de la población activa y un aumento del paro pese a incluir la campaña de Navidad. En el balance anual quedan más difuminados estos aspectos negativos porque creció el empleo, bajó el paro y subió el trabajo a tiempo completo, pero nada puede ocultar la alta tasa de temporalidad que se resiste a bajar. La reducción del paro, no obstante, fue inferior a la de años precedentes. La tasa se situó en el 16,55%, el nivel más bajo desde el 2008.