+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La salida de la crisis

El Gobierno aprueba su reforma fiscal sin el aval de Bruselas

Rajoy impulsa una rebaja de impuestos antes de las elecciones del 2015. El Ecofin volverá a pedir a España que suba tributos indirectos

 

Draghi, Dijsselbloem y De Guindos, ayer en el Eurogrupo. - Foto: REUTERS

E. OLIVERAS / R. M. SÁNCHEZ
20/06/2014

El Gobierno aprobará hoy una reforma tributaria global, con la que pretende rebajar la presión fiscal a todos los contribuyentes en un mínimo de 5.300 millones en dos ejercicios a partir del año electoral del 2015, pero sin contar con el aval de la Comisión Europea.

A Bruselas le preocupa que la reforma fiscal deteriore aún más la capacidad de recaudación de España y comprometa la reducción del déficit público prevista para el 2015 y 2016. El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró ayer al llegar a la reunión del Eurogrupo que el Gobierno "ha comentado" con la Comisión Europea el proyecto de reforma fiscal, pero no respondió a la pregunta de si su enfoque y contenido había obtenido el respaldo del Ejecutivo comunitario. Con todo, De Guindos añadió que confiaba en que la reforma fiscal "sea bien recibida" por el Eurogrupo, al que anticipará sus principales ejes.

 

EXIGENCIAS La Comisión Europea reclamó al Gobierno de Mariano Rajoy el pasado 2 de junio que la reforma fiscal no disminuya la recaudación tributaria española --una de las más bajas porcentualmente de la Unión Europea (UE)--, que compense las pérdidas de ingresos con subidas en los impuestos sobre el consumo (IVA), los carburantes o sobre la vivienda y que concrete los ajustes presupuestarios adicionales que debe adoptar para cumplir con la reducción del déficit público al 4,2% del producto interior bruto (PIB) en el 2015 y al 2,8% en el 2016. El Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) tiene previsto respaldar hoy esas recomendaciones sobre España.

El Gobierno español, por su parte, prevé ignorar estas recomendaciones europeas. Según De Guindos, la propuesta de reforma fiscal del Gobierno ya se enmarca perfectamente en la senda de reducción del déficit público y en "los incentivos correctos desde el punto de vista del crecimiento" que demanda Bruselas. "La reforma fiscal lo que va a hacer es mejorar el tratamiento del factor trabajo, también va a mejorar el tratamiento sobre el ahorro y va a establecer incentivos vía el nuevo impuesto de sociedades a la inversión", añadió el ministro. "Es una reforma que lo que hace fundamentalmente es mejorar todos los incentivos económicos: a ahorrar, a trabajar, a invertir", insistió De Guindos.

 

GANANDO TIEMPO Sea como sea, el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) difícilmente podrá pronunciarse hoy sobre un anteproyecto que hoy mismo prevé aprobar el Consejo de Ministros y cuyos detalles, probablemente, se irán conociendo en los próximos días.

Aunque la Comisión Europea llegue a observar graves inconvenientes en la reforma fiscal de un país sometido al procedimiento de déficit excesivo (como es España), no volverá a tener ocasión de pronunciarse formalmente hasta el próximo otoño, cuando se elaboren las nuevas previsiones o se valoren los proyectos presupuestarios para el 2015 de todos los estados miembros. La interinidad de la actual Comisión Europea, pendiente de renovación en noviembre próximo, además, servirá para neutralizar posibles críticas (el incisivo comisario Olli Rehn deja ya su cargo en junio para incorporarse al Parlamento Europeo).

Mientras llega el otoño, el Gobierno confía en ganar tiempo para poder convencer a la Comisión Europea de una mejora sustancial en la recaudación de impuestos, ligada a la recuperación económica y al crecimiento del empleo. "Este momento, en el que ya hay una recuperación en España, es completamente distinto al que teníamos hace dos años y medio, y es en el que se va a producir la reforma tributaria", recalcó ayer De Guindos.

Antes del otoño, además, entrará en juego la nueva Contabilidad Nacional que dará como resultado un cálculo del producto interior bruto (PIB) bastante más elevado que el actual. Ello permitirá, de paso, presentar unos porcentajes de déficit público más bajos con lo que el Gobierno podría ganar argumentos para convencer a Bruselas de la existencia de margen para bajar impuestos.

 

 
 
3 Comentarios
03

Por felix 10:56 - 21.06.2014

Como pueden llegar a ser tan pateticos los chupaculos de bruselas se dan cuenta de que ya les qeda muy poquito para las elecciones y a comernos el tarro.Como dijo Labordeta VAYANSE A LA MIERDA

02

Por JGH, 14:34 - 20.06.2014

Y aun tendremos españoles que se estan comiendo los mocos y creeran que eso nos sera beneficioso para los no ricos . Pensemos con cabeza y con solo recordar con quien se liebero la ley del suelo es para no culgar con sus ruedas de molino . Madre mia donde estan los puestos de trabajo y la salida de la crisis que tanto nos cacarearon antes de tener la sarten por el mango . Nada de lo que cacarearon han cunplido , los no ricos cada dia perdiendo losgros sociales y estado de bienestar para que podamos vivir con dignidad . PERO ESO SI LOS RICOS MAS RICOS .

01

Por Aragonés 9:32 - 20.06.2014

Toda una operación cosmética de cara a las elecciones que, sin embargo, incide en el criterio de que pague la clase media. Nos dirán que benefician a las rentas medias y bajas pero lo cierto es que mientras que los tipos máximos de IRPF bajan del 52 al 48 % (4 puntos) el tramo mínimo baja del 24,75 % al 24% (0,75 %). Haciendo un ejercicio matemático simple observamos que una renta de 300.000 euros anuales obtendría un ahorro impositivo de 12.000 en tanto que una renta de 14.000 euros (un mileurista) se ahorrará 105 euros. En resumen, más de lo mismo. Y si por fin los productos sanitarios pasan del 10 al 21 % de IVA, redundará en un nuevo recorte presupuestario en sanidad, ya que con el mismo presupuesto los centros sanitarios deberán pagar un 11 por ciento más por los productos que compran, que volverán a las arcas del Estado para compensar las rebajas en el IRPF e Impuesto de Sociedades.