+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TRANSPORTE AÉREO

Los pilotos holandeses de Ryanair se suman a la huelga este viernes

España tiene dos conexiones con tripulación holandesa ese día: Eindhoven-Reus y Eindhoven-Valencia

 

Un avión de Ryanair en una imagen de archivo. / - REGIS DUVIGNAU

EL PERIÓDICO
08/08/2018

Ryanair vivirá este viernes una de las peores jornadas de su historia con una huelga a la que suman los pilotos holandeses después de la decisión de sus homólogos de Alemania, Suecia, Bélgica e Irlanda anunciasen paros para ese día y tras la decisión de la compañía de cancelar un total de 400 vuelos con origen o destino esos cuatro países.

Una situación que a España previsiblemente solo le afectará en cuatro vuelos (Eindhoven-Reus y Eindhoven-Valencia de ida y vuelta) de los 18 vuelos que tiene previstos la compañía con origen o destino este país, pues son los únicos con tripulación holandesa de este viernes.

"Ryanair intenta prohibir el ataque a través de los tribunales, pero si la huelga continúa, los veraneantes holandeses probablemente no podrán partir de Schiphol, Eindhoven, Maastricht y aeropuertos como Weeze (Alemania) y Bruselas Charleroi”, anunció este miércoles el sindicato holandés VNV, y demuestra la coordinación de todos los sindicatos a nivel europeo que hasta el último momento han jugado sus cartas para provocar una mayor repercusión.

Denuncian desde este sindicato que Ryanair está intentando la vía judicial para evitar el paro por parte de los pilotos holandeses, una situación sobre la que existe jurisprudencia en la corte holandesa pues el Tribunal de Apelaciones de Amsterdam ya prohibió previamente una huelga de personal en Easyjet en Schiphol debido a que el juez consideró que el efecto sobre los viajeros sería “demasiado fuerte”.

Es la primera vez que los pilotos holandeses de Ryanair deciden ir a una huelga y lo hacen porque el año pasado la aerolínea irlandesa les prometió llegar a un acuerdo con los sindicatos, pero después de muchas reuniones este acuerdo nunca llegó, algo de lo que también se quejan otros colegas europeos como los TCPs españoles. Así como su petición de que la compañía aplique la legislación laboral de su país y no la irlandesa que les ofrece “menos protección”.

"La legislación laboral holandesa no se aplica a los pilotos holandeses: trabajan sobre la base de falsos autoempleos, tienen que trabajar por enfermedad y pueden ser transferidos de un día para otro al extranjero", explica Van Doesburg, la persona encargada por parte del sindicato de negociar con la compañía.