+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CAMINO DE LAS URNAS

Rivera se asoma al abismo tras una estrategia errática

Cs pone fin a la campaña confiando en un vuelco: "Huele a remontada". Los naranjas achacan su debacle a un electorado sin una ideología clara

 

El candidato de Cs, Albert Rivera, junto al secretario general del partido, José Manuel Villegas, durante el mitin de final de campaña en Barcelona. - EFE / ANDREU DALMAU

IOLANDA MÁRMOL / JULIA REGUÉ
08/11/2019

"Albert Rivera estaba llamado a ser el vicepresidente perfecto con el PSOE o el PP, pero se empeñó en ser presidente". La reflexión, de un alto cargo del Gobierno, resume la oportunidad perdida de Ciudadanos, el error estratégico de un partido que llega a las urnas empeñado en apelar a una remontada eclipsada por los presagios de debacle. Si los pronósticos se cumplen, pueden pasar de los 57 escaños conquistados en las generales de abril a la irrelevancia. El sistema electoral penaliza drásticamente a las fuerzas por debajo del 15% del voto, lo que puede dejar a Rivera temblando en una horquilla de entre 10 y 20 escaños.

Los análisis del comportamiento electoral de sus votantes apuntan a varios errores fatales para llegar a esta situación. En primer lugar, el cordón sanitario a Pedro Sánchez tras los comicios de primavera, porque aunque aparentemente ese veto recibió el aplauso de sus simpatizantes, la repetición electoral se le volvió en contra, puesto que los votantes sintieron que Rivera había contribuido al bloqueo.

(EL PERIÓDICO DE ARAGÓN ofrece este domingo una cobertura informativa especial con motivo de las elecciones generales 10-N).

En segundo lugar, no tener en cuenta la composición de su electorado. Los estudios demuestran que se trata de personas desideologizadas, poco interesadas en la política, que no se sienten identificadas en la izquierda o la derecha, y que vieron en Cs un partido funcional para inyectar al sistema valores como la regeneración al viejo bipartidismo. La dirección de Cs, renuente a la autocrítica, señala a un electorado sin ideología. Los politólogos responden que el error es no crear identificación con las siglas, un sentimiento de pertenencia, en lugar de enredarse en la obsesión de superar al PP.

El tercer error, ya en la deriva de los dos últimos meses, apostar por el discurso de mano dura en Cataluña. Los estudios propios indican que la mayoría de aquellos que les votaron el 29-A no mostraban interés por el conflicto territorial tras el verano.

Otro elemento de reflexión son los pactos a los que llegó con el PP y Vox tras las municipales y autonómicas de mayo, por los que entregó los gobiernos de Murcia, Castilla-León y Madrid a los conservadores. En el partido quedó la sensación de que se había negociado mal y su electorado constató que se había abandonado la bandera de la regeneración.

Las alarmas comenzaron a sonar en verano, cuando Rivera todavía estaba inmerso en el pulso con Casado y esas señales de peligro propiciaron el intento, en septiembre, cuando ya expiraba el tiempo de negociación, de buscar una rendija para evitar la repetición electoral levantando el veto a Sánchez. La maniobra fue vista como un bandazo de desesperación.

Tras el cúmulo de errores, Cs llega a las urnas con el grueso de su electorado sumido en la abstención. Es cierto que el PSOE no ha logrado, como pretendía, conquistar a la mayoría de esos votantes, pero todas las encuestas concluyen que Rivera se ha demostrado incapaz de recuperarlos. Están en la apatía.

Patriotismo

Conscientes de los malos presagios, las primeras espadas de Cs repitieron este viernes el mismo mensaje en el cierre de campaña en Barcelona: "Con solo dos puntos porcentuales de voto más a Cs podemos sacar hasta 20 escaños más". Trataron de convencer así a los suyos de una remontada "histórica" a contra reloj: "A alguien se le va a atragantar la cena del domingo y este empieza por Pedro y acaba por Sánchez", lanzó la número uno por Barcelona, Inés Arrimadas.

Entre un mar de banderas, Rivera sentenció que "huele a remontada, porque nacimos como los salmones, remontando el río". Sacó pecho de la obra de gobierno en la Junta de Andalucía y espetó que los españoles "no se merecen gobiernos donde roben o se gasten el dinero en putas" para tratar de desgastar en las últimas horas de campaña al PP y al PSOE. "Los españoles se merecen sacar a los chorizos ibéricos para poner a los liberales ibéricos", apuntaló.

Rivera buscó un amarre y censuró que "lo verdaderamente patriótico es votar a un partido que quiere unir a los españoles", en una intervención que dijo dirigir a los votantes de "centro", pero que se leyó como un guiño a los que cavilan apoyar a Vox. Puso el colofón al mitin ondeando una gran bandera española.