+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SERIAL / UN DÍA DE CAMPAÑA CON... RODRIGO GÓMEZ

El secreto del zumo de naranja

Ciudadanos combina su presencia activa en el medio rural con una carpa en el centro de Zaragoza en la que los votantes se pueden hacer fotos junto a dos Alberts Riveras a tamaño natural

 

Gómez, en la sede de cs en Calatayud. - ANGEL DE CASTRO

DAVID CHIC
24/04/2019

Más fotos

Un día de campaña con... Rodrigo Gómez.

Ver galería completa

Un día de campaña con... Rodrigo Gómez.

Ver galería completa

Un día de campaña con... Rodrigo Gómez.

Ver galería completa

El zumo de naranja es la clave la campaña de Ciudadanos en Aragón. Por eso en la plaza del Pilar de Zaragoza la formación ha instalado una gran carpa en la que junto a las dos pantallas que reproducen a Albert Rivera a tamaño real se puede tomar un vaso de vitamina Cs, que lo mismo vale para el desayuno que para la merienda. Este espacio suele ser la primera visita del día para el candidato por la provincia de Zaragoza, Rodrigo Gómez. «Tenemos muchas ganas y mucha ilusión, sobre todo con la motivación extra de unas encuestas positivas, aunque no podemos olvidar que no garantizan nada», asegura antes de comenzar una jornada que prácticamente calcará la estrategia de los naranjas en estas elecciones: un acto diario en Zaragoza, con el objetivo de sentar las bases programáticas, y después un paseo ciudadano en alguna cabecera comarcal. El partido sabe que el voto rural se le resiste y con la presencia activa de sus candidatos tratan de mantener el tirón de optimismo de los sondeos autonómicos.

El pasado lunes visitó Zaragoza la número tres de Ciudadanos en Madrid, Sara Giménez. Esta abogada gitana nació en Huesca y vuelve a Aragón para detallar las políticas en igualdad de la formación. Por cosas de los trenes, el acto empieza con bastante retraso. La carpa ciudadana se llena de adeptos, pero no acaba de atraer la atención de los paseantes. Y eso que además de zumos también regalan globos y pulseras de látex. El diputado en las Cortes de Aragón, Javier Martínez, colabora en el reparto de los folletos. El efecto del acto es extraño, pues mientras hablan los candidatos, en las dos pantallas sigue gesticulando Albert Rivera y parece que esté traduciendo las intervenciones a la lengua de signos.

La tensión electoral se vive en las redes sociales. Por eso un objetivo de campaña está en llegar a los ciudadanos más desconectados de ese mundo paralelo en el que todo son mensajes en blanco y negro. «Vivimos en una época en la que la gente tiene mucha información, la época en la que los votantes buscaban de forma activa a los políticos para conocer sus propuestas ha terminado», reconoce Gómez.

PENDIENTES DE LAS REDES

La obligación de estar permanentemente conectados se nota en el discurrir de la jornada. Hasta el acto con menor asistencia ha de ser colgado en las redes con su correspondiente foto. «Tenemos que estar todo el tiempo pendiente de lo que han dicho los demás, así como de la evolución de la campaña en el ámbito estatal, esto nos puede llevar a cambiar el enfoque de un acto en cualquier momento», señala.

El zumo de naranja evoca a la dulzura, pero uno de los episodios más agrios de esta campaña ha sido el enfrentamiento entre Gómez y el candidato de Unidas Podemos, Pablo Echenique. El pasado martes 16 el mensaje que habían previsto en Ciudadanos cambió de forma radical para escenificar el rechazo a las palabras del secretario de organización de Podemos en las que les acusaba de haber acudido a Rentería con ánimo de provocar. Unas horas después se vieron las cara en el debate a cuatro organizado por Aragón TV y allí repitió su exigencia de disculpas.

DEBATE  A CUATRO

La preparación de estos cruces es uno de los aspectos claves de la campaña electoral. «Es fundamental tener claro qué mensajes queremos lanzar en cada uno de los bloques», expresa. Para eso se analiza también la respuesta a los previsibles ataques del resto de formaciones. Ciudadanos, en este sentido, tiene muy claro el argumentario sobre el trasvase del Ebro, pues saben que siempre saltará esa crítica.

En la jornada del lunes el debate entre los candidatos por la provincia de Zaragoza vivía su segundo asalto, esta vez en la radio pública. «Mi objetivo es marcar las diferencias con el bipartidismo que encarnan tanto el PP como el PSOE», explica el diputado. Por eso rechaza las críticas que le hicieron por mostrarse duro en su aparición televisiva, con réplicas solventes tanto a Eloy Suárez como a Susana Sumelzo. «Creo que a los ciudadanos les interesa que las intervenciones sean más vivas», reflexiona.

Gómez se muestra satisfecho con el trabajo desarrollado por su partido en las últimas legislaturas, aunque lamenta que las propuestas en las que trabajan en Madrid sean difíciles de trasladar a pie de calle. Han impulsado iniciativas relacionadas con las infraestructuras, la despoblación o el avance de la industria agroecológica en la comunidad. «Las redes sociales nos sirven bastante para recordar en qué estamos trabajando, además, siempre que hemos llevado algún proyecto que tiene que ver con un colectivo determinado tratamos de involucrarles de forma directa durante toda la tramitación», expresa.

Este tipo de tareas conllevan «mucho trabajo invisible» que han obligado al diputado a dejar su casa de Zaragoza y mudarse a Madrid. La paradoja quiere que estos días de campaña la situación se invierta y que solo los días de Semana Santa haya podido volver a la capital para estar en su casa. «Son quince días de esfuerzo, pero es algo que tenemos que hacer», afirma.

En el apartado de lecturas ha comenzado con En defensa de la Ilustración, de Steven Pinker. «Voy más lento de lo que me gustaría», reconoce. La campaña electoral tampoco deja mucho tiempo ni para la televisión ni para el cine. Tiene pendiente Juego de tronos y está a la espera de La casa de papel tras un monográfico veraniego durante el embarazo de su mujer. Ahora, con la llegada de nuevos moradores, el perfil de la ficción se decantará por los contenidos infantiles.

La campaña sigue con el apoyo a las agrupaciones locales, que tratan de mantener la presencia en las calles. Es el caso de Calatayud, hasta ahora una de estas plazas duras del PP. Con mayorías del alcalde José Manuel Aranda, los mejores lugares para colocar la propaganda electoral están copados por el color azul. Algunos afiliados denuncian incluso que los carteles de Ciudadanos fueron vandalizados en las primeras horas.

ACTO EN CALATAYUD

El local electoral donde se reúnen antes de la intervención pública fue una antigua peluquería. Los responsables de comunicación del partido advierten que algunos de los logotipos naranjas están desactualizados, pero eso es lo de menos ante el trabajo voluntario que desarrollan.

Los organizadores del acto está preocupados. Organizar un mitin una víspera de festivo puede saldarse con un llamativo pinchazo. Pero no es el caso. Entre unos y otros logran llenar el salón de actos del ayuntamiento. La intervenciones del candidato a las Cortes de Aragón, Daniel Pérez Calvo, y del responsable estatal Miguel Gutierrez versan sobre funcionarios y fuerzas armadas. El tema interesa en la localidad. En la jornada de hoy Gómez seguirá con su periplo por las capitales. Toca paseo ciudadano por Daroca. Por su parte, el candidato al Congreso por la provincia de Teruel, Joaquín Moreno, estará en Alcañiz. Y la candidata por Huesca, Lourdes Guillén, hará lo propio en Huesca. Mucho zumo de naranja para llegar a todo el territorio.