+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Unidas Podemos presume de tener un programa «feminista»

Acusan a la derecha de «normalizar» la prostitución o el racismo

 

Acto de Unidas Podemos en Ejea. -

EL PERIÓDICO
26/04/2019

Unidas Podemos acusó ayer a la «derecha reaccionaria» de «normalizar» la prostitución y los vientres de alquiler, además de la «xenofobia» o el «racismo», en el penúltimo día de campaña en el que la coalición morada defendió un programa electoral «profundamente feminista».

La número dos de Unidas Podemos al Congreso por Zaragoza, Marta Abengochea y la candidata al Senado por Zaragoza, Elena García, defendieron que hay que actuar y luchar para acabar lacra de la violencia machista. «Queremos combatir la raíz de la desigualdad y todas las violencia que se generan de ella», indicó Abengochea.

Para ello, explicó que seguirán trabajando de manera organizada con el movimiento feminista de base, como han hecho durante todo el año. Criticó que el modelo patriarcal, asentado en la «desigualdad» y en el «abuso de poder», genera una precariedad laboral que absorben las mujeres, especialmente las «migradas» y las que viven en el medio rural «vaciado de servicios públicos y de empleo digno». «Se ceba en mujeres racializadas, migradas y las que viven en el medio rural, vaciado de servicios públicos y de posibilidades de empleo digno», añadió.

Por su parte, la candidata al Senado, Elena García, acusó a la «derecha reaccionaria» de normalizar «el vientre de alquiler, la prostitución, la xenofonia o el racismo». «Desde Unidas Podemos no lo vamos a consentir», aseguró, al tiempo que recordó que su programa electoral es el que incluye más medidas de apoyo al movimiento LGTBi.

«Necesitamos ganar en las urnas este domingo porque una votación de un minuto puede acabar con la lucha que llevan nuestras madres y abuelas incluso de décadas y décadas», concluyó.

García exigió que se ratifique el Convenio de Estambul y avisó de que «una votación de un minuto puede acabar con la lucha de nuestras madres y abuelas. No vamos a parar».