+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DISCOS

La ansiedad de la influencia

Iggy Pop, Thom Yorke, Erza Furman, Zambujo, O’Carolan, Mosicaires, Blues Whale, 30 Years Of Real World

 

La ansiedad de la influencia -

Javier Losilla Javier Losilla
13/09/2019

«No entres dócilmente en la noche callada, que al morir la luz la vejez debería delirar y arder; odia el fin de la jornada».

En Free (Caroline / Music As Usual), su nuevo disco, el septuagenario Iggy Pop recita Do not go gentle into that good night, un perturbador poema de Dylan Thomas, We Are The People, de Lou Reed («Somos la gente sin derechos, la gente que solo ha conocido mentiras...) y el texto de The Down («Los pocos momentos que hacen la vida jodidamente buena me los echarás en cara». Y en la pieza que abre el álbum y le da título, Pop solo canta una frase, sobre un piano y una trompeta: I Wanna Be Free. O sea, que estamos ante un trabajo atípico del incombustible Iggy. Una apuesta de taxonomía difícil, oscura, crepuscular, con Reed y el Bowie último rondando por ahí. Y con los apuntes de jazz, del trompetista Leron Thomas, creando atmósferas a lo Miles Davis, con ritmos electrónicos y con guiños bailables a las películas de espías (James Bond). Iggy Pop, siempre alerta, explora y encuentra.

Y ya que estamos, demos cuenta de la reciente reedición de Zombie Birdhouse (Caroline / Music As Usual), el sexto disco en solitario de Iggy, publicado en 1982. Fue producido por Chris Stein (Blondie) y recibió críticas de todos los colores. Sí, es una propuesta rara, enloquecida, repleta de referencias y algo bizarra. Pero tiene su punto; sobre todo cuando se sitúa en terrenos cercanos a Talking Heads y XTC. La reedición contiene una versión inédita de Pain And Suffering, en la que colabora Debbie Harry.

Siendo un artefacto notable por sí mismo, Anima (XL Recordings / Everlasting), la tercera entrega en solitario de Thom Yorke (Radiohead) gana mucho con las imágenes creadas por Paul Thomas Anderson (la pieza, con parte de la música del disco, se puede ver en Netflix). Yorke ha hecho un álbum irregular, pero con algunas canciones tremendas. Distopía y ansiedad ante los algoritmos del siglo XXI son conceptos que aquí se manejan («¿Dónde está el amor que me prometiste?», interroga a la máquina). El ambiente electrónico es en ocasiones obtuso y triste. O de pérdida, con ecos de la música de Blade Runner («Desperté con un sentimiento que simplemente no podía soportar»).

Las experiencias personales, el conflicto de la identidad judía, los ricos acosadores... Todo eso, y más, señoras y señores, en Twelve Nudes (Bella Union / Pias), el nuevo niño de Erza Furman. Dice el caballero que es un disco más corporal que mental. Pues sí. Es rabioso, rocanrolero y punkarra (sobre todo, Blow). Aunque hay alguna balada, con mucha retranca (I Wanna Be Your Girlfriend). Pero no esperen nostalgia punk.

El portugués António Zambujo es un gozoso hijo artístico de Caetano Veloso. Va más allá del fado y de otros estilos populares, creando un cosmos personal que atrapa. Así lo certifica Do avesso (Universal), hermoso disco que cuenta con la Sinfonietta de Lisboa. Zambullo canta a Luisa Sobral, Arnaldo Antunes y Nascimento. Y factura espléndidamente una pieza de Jorge Drexler (con Mon Laferte) y la magnífica Arrufo («Si alguien comprende a un gato, comprende el universo»).

Versiones de temas tradicionales y una suite propia (toda una poética de la geología) dan forma a Caleidoscopio, el nuevo disco del grupo aragonés O’Carolan. Un trabajo hermoso, calado en la encrucijada del folk con acentos irlandeses y la música antigua.

Del blues crudo al blues con más swing, pasando por el country-blues, el blue grass... Eso encontramos en Four Birds (Gaztelupeko Hotsak), segundo álbum de Blues Whale, un sabroso ejercicio, desde Zaragoza, negritud ribereña. Deliciosa resulta la versión cabaretera que hace del clásico Wayfaring Stranger.

Folclore y rock, tres idiomas (castellano, aragonés y catalán) y una vigorosa reformulación de las raíces musicales aragonesas. ¿Dónde está eso? En Suenios d’un soniadó, tercer álbum del grupo Mosicaires. Jota (Ixo Rai) y La Ronda de Boltaña colaboran en este sugerente trabajo que cuenta con estupendos arreglos y destacados hallazgos.

Varios intérpretes que han estado o están en la casa pueblan Worldwide 30 Years Of Real World Music, disco con el que el sello que fundó Peter Gabriel celebra tres décadas de vida. De Papa Wemba a Aurelio, pasando por Nusrat Fateh Ali Khan. 

Agenda
Revista RedAragon

Revista RedAragon nº34 con la agenda cultural de octubre de 2019. Descárgala aquí o encuéntrala en más de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca capital.