+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL PROGRAMA EXPOSITIVO DEL CDAN

Carbón y justicia social

El museo oscense ha prorrogado hasta abril la exposición ‘Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra’ en la que se lanza una mirada diferente a la naturaleza y la tecnología

 

El director del CDAN, el madrileño Juan Guardiola. - JAIME GALINDO

Daniel Monserrat Daniel Monserrat
18/01/2020

«Es imposible descarbonizar sin justicia social». Así de contundente inicia Juan Guardiola su explicación sobre la exposición Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra que actualmente se puede visitar en el Centro de Arte y Naturaleza. «El Ruhr en Alemania fue el primero que invitó a autores a intervenir artísticamente en sus minas abandonadas. ¿Cuál fue el resultado? El artista descubrió que Alemania seguía consumiendo carbón pero ahora venía de Sudamérica. Todo lleva a la justicia climática». El director del CDAN introduce esta reflexión en el primer espacio de la muestra coronado por carbón en el suelo que da paso a una gran exposición en la que «la contradicción» prácticamente es la norma.

Una treintena de artistas

Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra es una muestra que reúne más de treinta artistas y un número similar de obras agrupadas en torno a seis secciones temáticas (Historia, Proceso, Humano, Minas, canteras y graveras, Reconversión y Materia), junto a un caso de estudio dedicado a las Cuencas Mineras de Teruel (Andorra). El objetivo es «intentar ofrecer una mirada poliédrica, diversa, múltiple y, a veces, antagónica en los contenidos de unas obras que reflexionan sobre la relación entre la naturaleza y la tecnología, la ecología y la ciencia o el pasado y el futuro».
Así, durante el recorrido de la muestra el visitante se encuentra a menudo con esa dicotomía de la denuncia por el paisaje artificial que ha creado el ser humano y por el supuestamente puro. «La realidad es que el ser humano siempre ha modificado el paisaje… incluso en este apartado que dedicamos a las Cuencas Mineras de Teruel se ve claro. La ley obliga ahora a que cuando se abandona una mina se restaure el paisaje, como se ve en estas dos fotografías de antes y después pero es que el nuevo paisaje también es artificial», señala Guardiola que antes de llegar a este tramo final de la exposición ha ido repasando las obras que conforman una muestra a través de las secciones antes comentadas.

A través de ellas se repasan aspectos cómo los trabajadores que se han invisibilizado en las minas, esos propios espacios utilizados como estudios para los creadores o incluso la contradicción de volar un paisaje para protegerlo: «Las cicatrices están por todas partes aunque en las minas que no son a cielo abierto parezca que el paisaje es puro», indica Guardiola.

Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra se puede visitar hasta el próximo 12 de abril (el centro abre de jueves a domingo) y se completa con una instalación en la sala 2 del centro en la que Ignacio Acosta, Louise Purbrick y Xavier Ribas han estudiado el salitre chileno y su transformación. El resultado es una instalación que ocupa una pared completa de la sala y a la que el espectador se puede acercar también a través de una tablet en la que se pueden contemplar todas las obras que conforman el proyecto.

Noticias relacionadas
Agenda

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla