+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Celia Cruz deja ´Regalos del alma´ en su último adiós

  •  El disco póstumo de la cantante, con salseras alusiones a su final, sale a la venta en agosto


  •  

    Flores y cirios sobre la estrella de la fama de Celia Cruz en la Pequeña Habana de Miami. - Foto:EFE / HUGO PERALTA

    N. CRUZ / I. NOAIN NUEVA YORKN. CRUZ / I. NOAIN NUEVA YORK 18/07/2003

    Celia Cruz dejó grabado un nuevo disco, Regalos del alma , cuya edición está prevista en Estados Unidos el 5 de agosto y en España el 5 de septiembre. La cantante cubana, que falleció en su casa de Fort Lee (Nueva Jersey) el miércoles tras una larga lucha contra el cáncer, puso voz a 10 nuevas canciones entre febrero y marzo. Su precario estado de salud le impidió grabar más piezas. Alguno de los títulos, como Diagnóstico , Pena, penita, pena y No estés amargao , pueden dar pie a dobles lecturas sobre un incierto futuro que no restó un ápice de vitalidad a su forma de ser y de cantar.

    Es el primer single de Regalos del alma el que da una idea más certera de cómo se había tomado la reina de la salsa su anunciado final, que los medios hispanos de Miami parecían empeñados en adelantar al anunciarlo tres veces antes del miércoles. Ríe y llora es una desenfadada celebración del presente, sea cual tenga que ser el futuro. "Ríe, llora, que a cada cual le llega su hora. Ríe, llora, vive tu vida y gózala toda", canta Celia Cruz sobre uno de los ritmos más veraniegos y verbeneros de su refrescante trayectoria. Hay otro estribillo aún más profético: "Ríe, ríe, ríe: ahora. Llora, llora: ha llegado la hora".

    Celia Cruz había dicho que "la inactividad es el cáncer del alma" y ha sido absolutamente consecuente con su pensamiento. "Siempre he pensado que me retiraré el día que Dios apague mis facultades", comentaba. Mientras el mundo despide a la reina de la salsa , la delegación española de su compañía discográfica valora la posibilidad de adelantar al 5 de agosto el lanzamiento del disco. Y ella, como si nada, sigue cantando: "Ríe, llora: esta negrita no pasa de moda".

    UNA JOYA ETERNA

    La idea de una Cruz eterna es la que dominó en las emocionadas despedidas que muchos artistas e instituciones le rindieron en Estados Unidos, donde la conmoción fue especialmente intensa entre la comunidad latina. "Su colorido espíritu, animada música y pasión inspiradora vivirán por siempre", escribieron en un comunicado la Academia de la Música de EEUU y su gemela latina.

    "Su espíritu pervivirá en las memorias de quienes la quisimos y la amamos", dijo Marc Anthony, que aseguró que "la música nunca será la misma". "Será difícil imaginar el mundo sin Celia Cruz", aseguró a la agencia Efe Willie Colón, mientras algunos, como Rubén Blades, se niegan a pensar en que nunca volverá al escenario. "No la veo como alguien que se ha ido. Simplemente está en un sitio diferente, pero vivirá para siempre", dijo.

    Pese al legado, el vacío en el mundo de la salsa creció innegablemente el miércoles. "Cuando Tito Puente murió, la música murió. Con Celia muerta, no queda nada. Es el fin de una era", lamentó el historiador musical Joe Conzo. Otro clásico como Israel López Cachao la elevó al olimpo musical. "Nunca podrá haber otra Celia Cruz. Nadie tiene su gracia, su estilo, su voz... Como Benny Moré, nació para ser una leyenda".

    Incluso los políticos de EEUU --donde Bill Clinton le concedió la Medalla de las Artes y donde Hollywood le puso una estrella en su paseo de la Fama-- lloraron la pérdida. "Durante décadas Celia Cruz ha sido un icono en la comunidad hispana, fuente de inspiración y admiración para millones de personas", dijo el gobernador de Nueva York, George Pataki. El actor Edward James Olmos le dedicó el Festival de Cine Latino.

    En The Miami Herald , mientras, el adiós a Cruz sirvió para recordar la posición política de una gran parte de los 700.000 exiliados cubanos. "Su muerte representa todas las esperanzas vapuleadas de cada abuelo y abuela que rezaron para vivir lo suficiente como para ver la muerte de Fidel Castro".