+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AUDITORIO DE ZARAGOZA

Los chikos del maíz conquistan y revolucionan a la sala Mozart

Los valencianos han recordado al «compañero Hasél» y han pedido su libertad

 

Los chikos del maíz durante su concierto en la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza. - JAIME GALINDO

Daniel Monserrat Daniel Monserrat
19/02/2021

Sin duda, no era el escenario propicio para que unos raperos (y no tranquilos) desplegaran su repertorio... ni tampoco, a priori, era una sala para el público que suelen congregar. Sin embargo, y a pesar de que llevaban meses «con la furgoneta aparcada», Nega y Toni el Sucio, es decir, Los chikos del maíz, se han adaptado perfectamente al formato que había y han conseguido hoy también que su público entrara muy pronto en el espectáculo. Prueba también de que hay muchas ganas de actuaciones en directo, tanto por parte de la gente como de los propios artistas.

Y Los chikos del maíz han conseguido conquistar a la sala haciendo lo que saben hacer. La bienvenida no ha sorprendido a nadie pero ya ha dejado bien claro dónde está el listón de este dúo: «Bienvenida Zaragoza antifascista (...) en una semana en la que han metido en prisión al compañero Hasél y hemos visto cómo se comporta la policía como no lo hicieron el otro día en el Homenaje a la División Azul». 

Y, a partir de ahí, ya sin tregua alguna, los valencianos han recorrido los principales temas de su último trabajo, Comanchería (el que lleva el título del disco, No pasarán, Senderos de gloria con un recuerdo para Javier Ibarra que canta el tema con ellos en el disco, Anatomía de un asesinato, Curar las heridas...), sin dejar de lado temas que les han hecho estar donde están como Paraísos artificiales, La estanquera de Saigón, Defensa de la alegría, Revisionismo o barbarie con una directa mención a los Reyes).

Los raperos han facturado un concierto largo, cercano a los 110 minutos de duración aunque bien es cierto que con un par de descansos en los que ha sonado la música del disc jockey, en el que han resonado con rabia los versos que no dejan títere con cabeza y en el que se les ha visto muy cómodos, quizá con la alegría de poder dar un concierto «en esta nueva normalidad que no os preocupéis porque pasará y volveremos a hacer actuaciones en condiciones».

Ha sido ya cuando han concluido la primera parte del concierto cuando han resonado los gritos de «libertad para Pablo Hasél» pero todavía quedaban los bises en los que Nega y Toni el Sucio han elevado un tono más (si es que se podía) el ritmo para acabar con Pasión de talibanes en todo lo alto... lo que era el concierto en sí pero, a continuación, el dúo ha querido hacerle un pequeño regalo a su público: «Esto ha terminado pero os queremos cantar a capela un par de canciones de lo que será nuestro nuevo EP, David Simon». Y ya sí que ha llegado el momento de la despedida con una reivindicación directa: «Libertad para Pablo Hasél y a todas las presas políticas» entre la ovación del público que ha respetado en todo momento las medidas de seguridad para demostrar una vez más que la cultura es segura. Esto son Los chikos del maíz o como ellos mismos cantan, el último despojo de la guerra fría.

Aragonario - Vocabulario básico bilingüe. Aragonés-Castellano y Castellano-Aragonés

Agenda

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla