+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

JAVIER MORO, ESCRITOR

«Conchita Montenegro nunca se dejó pisar»

 

Javier Moro, ayer, en Zaragoza. - jaime galindo

IVÁN TRIGO
08/05/2018

Mi pecado es el nuevo libro de Javier Moro, con el que logró el premio Primavera de Novela. Esta novela, que ayer presentó en El Corte Inglés, se basa en la historia de Conchita Montenegro, la primera española que consiguió hacerse notar en Hollywood. Moro ha relatado la vida de una joven actriz que viajó a la meca del cine y tuvo que volver a una España en plena posguerra. Fue amiga de Greta Garbo y amante de Leslie Hogward; una relación que influyó en el curso de la segunda guerra mundial.

–¿Por qué decidió escribir sobre Conchita Montenegro?

–José Rey Ximena, amigo mío fue el último en entrevistarla y recibir sus confidencias en el año 2007. Él escribió un libro sobre la muerte de Leslie Howard y consiguió, no sé cómo, hablar con ella, porque no concedía una entrevista desde el año 43. Años después, Cristina Morató me dijo que este personaje me podía interesar, y es ahí donde hice click.

–Después de escribir el libro, ¿quién fue para usted Conchita Montenegro?

–Fue una mujer adelantada a su tiempo. Era una mujer libre en tiempos de muy poca libertad. Cuando ella volvió a España, volvió a un país que había salido de la guerra civil, por lo que se tuvo que plegar a las exigencias de la moralidad de entonces para encontrar su hueco y su felicidad. Tuvo que destruir su pasado para construir su futuro.

–¿Cuál es la relación entre la ficción y la realidad en su novela?

–Todo ocurrió y yo lo he novelado. Obviamente los diálogos son míos, pero los he escrito observando muy de cerca lo que han sido los hechos, y todas las anécdotas que aparecen en el libro son realidad, como que la mejor amiga de Conchita murió atropellada por el escritor John Huston.

–Al final, a través de un personaje ha descrito toda una época. 

–Sí, todo un mundo. Conchita me ha servido para poder contar el Hollywood de los años 30, el Madrid de la posguerra, la segunda guerra mundial desde el punto de vista de los actores... Leslie Hogward por ejemplo, pasó de ser actor, un tipo preocupado por su carrera y su dinero, a ser un hombre totalmente por la causa de Churchill en la guerra. Él era judío y fue de los primeros en enterarse de lo que estaban haciendo los nazis.

– En este momento de la historia de Hollywood ya ocurrían cosas que hoy en día se denuncian, como el acoso sexual.

–Eso ha ocurrido siempre, porque el acoso está íntimamente ligado al abuso del poderoso. En Hollywood hay mucho poder en muy pocas manos y, en el otro lado, tienes gente dispuesta a todo con tal de tener una carrera y conseguir la fama. Aún así, Conchita Montenegro no se dejó pisar los pies. Sin ir más lejos, en Hollywood era conocida por dar un tortazo a Clark Gable en la primera prueba que realizó.

– Entonces, ¿en qué ha cambiado Hollywood desde entonces?

–La forma de hacer películas es diferente, pero la esencia no ha cambiado. Es una sociedad tremendamente jerarquizada en la que vales lo que vale tu última película. En Los Ángeles nadie es lo que quiere ser. Si preguntas, un portero de hotel te dirá que en realidad es guionista y una camarera, que está trabajando para salir adelante pero que por la tarde tiene una audición para probar suerte.

Agenda

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla